Check the new version here

Popular channels

Farinella: "Haciendo tiempo Orion desde el minuto 0"





_De Frente de River:

Lunes, 6 de Octubre 2014, 00.07

LEO FARINELLA - [email protected]
El peor rival que podíamos tener
River perdió por orden del Altísimo la ventaja que nos hacía esperar este clásico con una mirada diferente, incluso con moderado optimismo. Como ustedes saben, River es un equipo que intenta jugar bien al fútbol y muchas veces lo consigue. Pero debido a la impiadosa lluvia, ayer el Monumental fue testigo de un clásico de waterfútbol. No era fútbol eso, no se podía jugar por abajo, no se podía jugar directamente. No se debió jugar. Pero se jugó igual por esas cosas que hacen que nuestro fútbol sea un poco peor de lo que debería ser. Y en ese deporte Boca fue muy bueno. Especialista diríamos. Haciendo tiempo Orion desde el minuto 0 con su conocido oficio y la complicidad arbitral, demorando cada saque de arco o cada tiro libre hasta la exasperación, tratando de tirar la pelota al área desde cualquier lugar. Cuando se pusieron arriba, directamente fue esperar el final. Así lo manejaron. La estrategia de jugar lo menos posible le fue quedando como anillo al dedo. Esto puede ser considerado una crítica, pero en realidad es un elogio a la practicidad, a la lectura de una situación compleja. No se podía jugar el partido. Y Boca entendió, tal vez lo aprendió por jugar un partido parecido hace muy poco contra Racing, cuál era el negocio en un piso así. Lo extraño del caso es que Boca no lo haya ganado, que no se haya quedado con el invicto de River y con la ilusión de pelear el campeonato renovada. Porque después del penal y expulsión de Gago, estaba en el aire que si Mora lo empataba el clásico hubiera dado un vuelco psicológico. Como también quedó clarísimo que fallar el penal significó un golpe al mentón para un equipo que no podía desarrollar su juego como lo intentó siempre a lo largo de este torneo, por las dificultades ya comentadas. Antes y después de la gran polémica de la noche, Vigliano (como el 99% de los árbitros) cobró todo para los que no querían jugar, incluido un gol anulado de Teo por un offside que no fue. Pero ésa es cuestión del árbitro: tuvo un partido pésimo, pobre.

En la adversidad total se vio la mano del técnico. Gallardo hizo los cambios que tenía que hacer para que River le buscara la vuelta. Pezzella lo pudo empatar y Boyé lo debió ganar de cabeza. El defensor demostró que cuando va a buscarlo lo hace con fe. Exactamente lo que le faltó al pibe. No pudo ser. Pero era casi todo timba. También lo pudimos perder en alguna contra de Chávez o esa patinada estremecedora de Barovero, que estuvo cerca de ser el bloopper del siglo.

Pero ya estaba todo empapado. El juego sagrado que intenta River había perdido por goleada contra el diluvio y la inexplicable decisión de arruinar el mejor partido de nuestro fútbol.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New