Check the new version here

Popular channels

Federer pasó a cuartos; Djokovic volvió a quedar eliminado

Cara y ceca para los dos grandes favoritos en Cincinnati. Roger Federer venció a Gael Monfils por 6-4, 4-6 y 6-3 y avanzó a cuartos de final en el Masters 1000 que más veces festejó, ya que logró cinco títulos. En cambio, Novak Djokovic vivió otra frustración en Ohio, porque se despidió rápido al caer en octavos de final y se le sigue negando el único certamen de este nivel que le falta en sus vitrinas. Por eso, al perder con Tommy Robredo por 7-6 (6) y 7-5 deberá esperar otro año en busca de cerrar el "Golden Masters" de carrera. A su vez, Andy Murray sorteó dos match points en contra y venció a John Isner en el tie break del tercer set. Stanislas Wawrinka, Milos Raonic y Fabio Fognini, entre los ocho mejores.




Un día después de establecer un nuevo récord en su magistral trayectoria, con 300 victorias en los Masters 1000, Federer ratificó su nivel en alza en esta temporada, con altibajos, pero con mucha calidad. Así fue que eliminó a Monfils, ex Top 10, y se ilusiona con obtener su 22ª corona en estos campeonatos.

Precisamente, en 2012, el suizo consiguió el último torneo de esta categoría y fue en Cincinnati, como antesala del US Open. Con su triunfo sobre Monfils, el helvético lidera ahora por 7-2 ese duelo personal, con parcial de 3-2 en canchas duras.

En el set inicial, Federer comenzó perdiendo su saque y rápidamente Monfils se adelantó 2-0. El suizo recuperó el quiebre en el cuarto game, aprovechando algunos fallos del galo, y hasta llegó a quedar 3-2. Es más: logró otra rotura para 4-2, resuelto con otra doble falta del francés. En lugar de poder mantener el propio, el helvético cedió su servicio con doble falta y quedó 4-3. En el décimo juego llegó otro quiebre para Federer y le puso el moño a un trámite cambiante en todo sentido.

Por momentos dominó el ex Nº 1 del mundo y actual 3º con su derecha y salió de apuros al ser forzado mucho sobre su revés. En el balance, el ganador fue más equilibrado y arriesgó más, siendo firme mentalmente en los momentos definitorios y eso fue clave. No tuvo, asimismo, el pulso necesario en el desenlace del segundo capítulo, al ceder el saque en el noveno game, contra un rival que se soltó y empezó a ser más agresivo.

Así se fueron al tercer y crucial set. Sufrió un poco el suizo, levantó una posibilidad de rotura en el primer juego y una chance de 15-40 en el tercero. Pero siguió tomando riesgos, acortó los puntos, atacó y tuvo variantes, para no darle casi opciones al rival. Y llegó su momento esperado cuando concretó otro quiebre, en el octavo juego. Fue lapidario en el siguiente y selló un triunfo duro y merecido.

Federer, el jugador con más triunfos este año, con 46, jugará el viernes ante Murray, que salió adelante en una dura batalla ante Isner, finalista en este certamen en 2013. El escocés soportó estar set abajo, igualó las cifras en el segundo y, tras sacar dos puntos de partido en el 6-5, se impuso por 6-7 (3), 6-4 y 7-6 (2).

El británico, ya con Amelie Mauresmo confirmada en su banco a largo plazo, soportó 21 saques directos de Isner, pero como contrapunto no fue quebrado en ninguna oportunidad (en tres situaciones de riesgo) en las dos horas y 23 minutos de acción.

Murray, dos veces campeón en Ohio (2008 y 2011), ahora espera por el ganador de Roger Federer y Gael Monfils en los cuartos de final. El escocés irá en busca de su tercera semifinal del año, con la intención de acceder a una final en el circuito por primera vez desde su título de Wimbledon 2013.

Dubitativo, con errores inusuales y falta de confianza. Novak Djokovic no entregó buenos síntomas en su segunda presentación en el séptimo Masters 1000 del año, único que falta en sus vitrinas, y se quedó con las manos vacías. Robredo, con un juego con pocas fisuras, a pesar de los nervios para cerrar cada uno de los sets, sacó un enorme provecho de las oportunidades y se anotó un enorme triunfo.

El serbio siempre corrió desde atrás y pocas veces tuvo el control de las acciones. Ni siquiera cuando logró remontar en el octavo game, cuando quebró para el 4-4, y logró salvar dos chances de break point antes de ponerse al frente en el marcador. Es cierto, dominaba en el score, pero el español se veía mejor. Y así fue. La historia se trasladó hasta el desempate y allí, luego de dejar correr tres set points (dos con su saque), Robredo logró adueñarse de la primera manga.

Djokovic no pareció encontrar la brújula nunca. Se mantuvo con su saque, pero jamás contó con ocasiones con su devolución, uno de los puntos fuerte de su juego. Sólo ganó cuatro puntos en el segundo set frente al servicio de Robredo. Así se le hizo difícil. El cuatro veces finalista de Cincinnati (2008, 2009, 2011 y 2012) estuvo al límite en el décimo game, pero, entre virtudes propias y nervios de su rival -dos errores a la red-, extendió la agonía por dos gams. No hubo caso poco después: Cincinnati seguirá en la lista de espera.

Robredo, de esta manera, consiguió su segunda victoria ante un N°1 del mundo (la otra, ante Lleyton Hewitt en Roland Garros 2003) y también su segunda ante Djokovic (2-6). Ahora espera por su compatriota David Ferrer, sexto favorito, quien le ganó a Mikhail Youzhny, verdugo en primera ronda del francés Jo-Wilfried Tsonga, campeón en Canadá.

Otro que ya sacó su boleto entre los últimos ocho de Cincinnati es Wawrinka. El campeón de Australia arrancó torcido ante Marin Cilic, con desventaja inicial de 0-3 y un set que ya no pudo remontar, pero luego se llevó por delante al croata y acabó venciendo con parciales de 3-6, 6-0 y 6-1. Julian Benneteau, próximo rival.

En el restante cruce de cuartos de final se verán las caras el canadiense Milos Raonic y el italiano Fabio Fognini.
0
0
0
0No comments yet