Check the new version here

Popular channels

¡Felíz Cumpleños Virrey!




Felíz Cumpleaños Carlos Bianchi.




Carlos Bianchi forma parte de la historia viva del fútbol mundial. Nació en la Capital Federal el 26 de abril de 1949. Se crió en Villa Real y trabajó como canillita en el kiosco de su padre, Amor.En 1967 debutó en la Primera División de Vélez Sarsfield como delantero, en un partido contra Boca Juniors cuyo resultado fue 1 a 1. Este club salió campeón en 1968, año en el que convirtió su primer gol: 7 de Julio de 1968, Argentinos Juniors 2 - Vélez Sarsfield 4, a los 23 'ST a López.En 1972 se casó con Margarita María Pilla, con quien tuvo a sus dos hijos Mauro Carlos y Brenda. Sus goles le facilitaron un ascenso meteórico y en 1973 fue transferido al Reims de Francia, en donde jugó hasta 1977. Luego pasó al Paris Saint-Germain hasta que en 1979 fue comprado por el Racing de Estrasburgo.






En Francia fue 5 veces goleador del año; además obtuvo 2 veces el Botín de Plata y 1 el de Bronce del continente. Es el octavo goleador de la historia del fútbol mundial y el técnico más ganador de la historia del fútbol argentino. Después volvió a Vélez Sarsfield, club en el que permaneció cuatro años para posteriormente retornar a Francia, más precisamente al Reims, institución en la cual se retiró como jugador. Es el octavo goleador de la historia del fútbol mundial. Como técnico dirigió al Stade Reims (1984-88), Niza (1989-90) y Paris Football Club (1991-92), todos de Francia.






En 1993 volvió a Vélez, esta vez para conducir al equipo. Allí fue donde comenzó su increíble carrera ganadora como entrenador: ganó los torneos Clausura 93 y 96, el Apertura 95, la Copa Libertadores 94, la Intercontinental 94 y la Copa Interamericana 96. Después de cerrar un ciclo brillante en el club de Liniers, fue contratado por la Roma de Italia. Allí dirigió 10 meses hasta que, por problemas internos en la entidad, prefirió dar un paso al costado.
Por su gran capacidad conceptual, en 1998 fue contratado por la empresa Torneos y Competencias para comentar el Mundial por televisión. Cuando su nombre figuraba entre los candidatos a dirigir la Selección Argentina, Bianchi firmó con Boca Juniors. En nuestro club tuvo dos ciclos: El 1º, 1998/2001 y el 2º, 2003/2004






Su último cotejo dirigido en Boca fue el 1º de julio de 2004, cuando perdimos la final de la Copa Libertadores contra Once Caldas de Colombia (fue 2-0 en los penales).
Estuvo sin dirigir hasta el 7 de junio de 2005, día en que firmó contrato con el club español, Atlético de Madrid. En dicha entidad fue despedido a fin del mismo año en que se hizo cargo, debido a no conseguir los resultados esperados por los directivos.






"A los hinchas de Boca les agradezco todo el apoyo que me brindaron en mi gestión como director deportivo donde trate de aportar un plus pero los resultados no acompañaron

Por tal motivo doy un paso al costado para dejar a los dirigentes que siempre confiaron en mi poder llevar adelante su gestión sin problema alguno.

No descarto volver a trabajar algún día en Boca Juniors y lo haría con mucho placer con aquellos dirigentes que suman y no con los que restan.

Igualmente los momentos que he vivido los llevare siempre conmigo

Le deseo lo mejor a este GRAN CLUB."

Carlos Bianchi






Carlos Bianchi es uno de los directores técnicos de fútbol más ganadores del mundo, pero su vitrina de trofeos quizá no exhibe su credencial mayor, aquella de la que se valió para conquistar el reconocimiento unánime: su habilidad para conducir, motivar y conseguir buenos resultados.
No es un gurú del management ni un especialista en recursos humanos. Sin embargo, en una charla realizada, en el Paseo La Plaza, unos 450 dirigentes de empresas lo escucharon con veneración, cautivados ante sus definiciones sencillas, concisas, llenas de sentido común y, fiel a su manera de ser, cargadas de buen humor.




La Clave del Éxito según Carlos.






La Gente.

"Lo más importante es tener gente inteligente, y este concepto abarca a todos los demás, porque el tipo inteligente piensa siempre primero en el grupo antes que en él. Ser inteligente es dejar de lado el ego personal, es dar el ejemplo y respetar a todos por igual. Es ser el primero en empezar a trabajar y el último en irse. Una vez, como técnico, en Italia, un jugador apareció un día con una moto Harley Davidson, al día siguiente con un Mercedes-Benz y al otro con una Ferrari. ¿Qué le podía decir yo a alguien así?"






La Motivación.

"El solo hecho de ser profesionales nos tiene que alcanzar para motivarnos. Pero cuando le hablamos a nuestra gente tenemos que utilizar las palabras justas y tomar conciencia de que nuestros nervios y responsabilidades se contagian. Hay veces en que hay adrenalina suficiente y no hace falta motivar".






Trabajo en Grupo.

"Lo imprescindible en un grupo es que tenga actitud positiva. Hay que hacerle comprender al grupo que todos son importantes. Cuando les hacemos sentir a todos que son valiosos, ahí se obtienen los resultados. Hay privilegiados, pero son pocos, tal vez el que hace los goles o el que los evita, pero es fundamental que todos sientan que no hay tratos diferentes, desde el pibe que acaba de ascender al plantel superior a la estrella mejor paga"






El Líder.

"Hay tres clases: el pasivo, que tiene demasiado respeto por sus pares -así era yo como futbolista- y no dice todo lo que piensa; el negativo, que siembra maldad para imponerse y siempre está descontento, y el positivo, que discute lo mejor para todos y llega siempre primero. Ahora bien, el líder sabe que tiene el poder, pero el poder no lo tiene que hacer equivocar. Hay que ser muy medido con el poder. Se debe respetar a todos por igual y no infundir respeto a través del miedo. El jugador o las personas que ustedes dirigen deben poder expresarse, pero sin desubicarse, ahí está la frontera. Una vez un jugador se me largó a llorar antes de una final. Yo lo respeté"






Las Situaciones Críticas.

"Si las cosas no van bien, el líder no debe hacerlas más negras. El ambiente debe ser siempre el mismo. Es quien dirige quien crea el clima de trabajo. Si nos va mal no nos tenemos que poner pesimistas, la vida sigue. Yo soy de sonreír y sonreír hace envejecer más tarde. Si en una oficina dos o tres empleados no se hablan, las cosas no pueden salir bien".






La Comunicación.

"Hay que hacerle comprender al jugador que uno es sincero, que no le miente. Hay que ir de frente, que no desconfíe. No hay que darle la posibilidad de que nos reproche nada".







¿Les Grita a Sus Dirigidos?

"Hay que gritar sólo cuando es necesario. Recuerdo que me enojé mucho una vez. Habíamos ganado 6 a 2 a Huracán en cancha de Boca, pero los jugadores los sobraron haciéndoles "ole". Les faltamos el respeto y eso no corresponde. Entonces, me encerré en el vestuario y ahí sí me escucharon (risas)".







El Rival.

"Nunca hay que provocar al competidor, porque generamos que le salgan el orgullo y la bronca de adentro con más fuerza que antes. Si respetamos al adversario, ganamos puntos. Si lo menospreciamos, lo ponemos de pie".
Antes de la ovación final, dejó expuesto no sólo su criterio como conductor sino también su calidad humana. Dijo que si uno de sus dirigidos tiene una adicción o pasa un mal momento psicológico "haría lo posible para sacarlo y hacer que vuelva a creer en sus capacidades". Que los objetivos de su vida son llegar a los 80 años de edad con su mujer, Margarita, hacer bien su trabajo y ver a sus nietos casarse.









Con Juan, abuelo paterno, en el hospital, tras operarse de meniscos a los 20 años. Juan era un anarquista romántico que vino de Italia a los 14 años como polizonte. Como odiaba los nombres tradicionales, a sus hijos les puso Vir (por virilidad), Cholo, Luz, Amor, Alba y Porvenir.






Amor con Carlos, vendiendo diarios en el triciclo. En realidad, Amor quiso ponerle su mismo nombre, pero como en el Reqistro no lo dejaron, optó por Carlos, como su ídolo, Gardel. En un principio, Carlitos "hondeaba" los diarios, en el 171 o en el 111. "El día que se fue lllia vendí 250 diarios en media hora", contó alquna vez. Amor murió en 1997.






En el potrero de la calle Yriqoyen, en Ver-salles.Ahí practicaba en la semana con los chicos del barrio para después juqar en Unión y Paz y en El Ciclón de Jonte, sus dos equipos de baby.






Con look extraño: qorrito y bigote. Heriberto Correa, Miguel Reguera (compañeros de Vélez) y el doctor Roberto Avanzi (abajo) junto a él. Fue una promesa que hicieron antes de jugar con San Lorenzo en 1971: si ganaban, se dejaban los bigotes. Y ganaron 6-1.






La humilde casa de la infancia, en la esquina de Tinogasta y Bruselas, en Villa Real. Osvaldo Ardizzone la describió: "Calle de tierra. Casa baja,con el frente cargado de años y de llagas". Están los hermanos Eduardo y María Alicia, papá Amor,mamá Julia Nélida (de allí el nombre del restaurante Giulia) y la abuela.






En el vestuario de Vélez, tras debutar en Primera. Fue el 23/7/1967 en Vélez 1-Boca 1. El Gráfico le puso 5 puntos.






Abrazando a su hijo Mauro, en la despedida del fútbol argentino, el 1/7/1984, en Vélez 1-Boca 2. Otra vez Boca. Tenía 35 años y se iba al Reims a terminar su carrera "Carlitos ejemplo, Carlitos gol, Carlitos talento, Carlitos corazón", decía el tablero."Al irse, la hinchada de Boca también lo despidió con una ovación", contó El Gráfico




Gritos y Susurros.





La despedida que le hicieron sus compañeros de Vélez a fines de 1971, cuando se anunció su venta al Cruz Azul, junto a la del Gato Marín, aunque al final la operación se cayó. Un auténtico descamisado, Carlitos.






Haciéndole la reverencia al arquero brasileño Félix, por la Copa Roca, en cancha de River. En la Selección, Bianchi jugó 14 partidos y metió 7 goles.







Recreando su infancia con el padre Anselmo, su primer DT del Colegio San Rafael, donde Bianchi hizo la primaria. "Terminé primero en goles y en amonestaciones", admitiría ya más grande. En la secundaria se anotó en un comercial. No terminó primer año porgue, en el medio de una guerra de tizas, el chiquitín tiró el borrador y le dio en la cabeza al cura. Llegó al límite de amonestaciones. La mamá fue llorando al colegio a pedir clemencia. "Señora, su hijo tiene una pelota en la cabeza", la consoló el cura Román.







"Este me va a poner", parece decir Bianchi de Menotti. El Gráfico los juntó en París, en noviembre de 1977, con Astor Piazzolla, el pintor Jorge Román y la tenista Elvira Weinserberger.







De Francia con Amor.





Con un look similar al cantante del grupo La Mosca, Bianchi sale de comprar su clásica baquette en la Patisserie.







"Yo me quiero casar, ¿y usted?", parece carqarlo a Roberto Galán en la Cena de los Campeones orqanizada por El Gráfico a fines de 1971, con un peinado llamativamente lacio y un vestuario que haría las delicias de cualquier tanquero de la época.








La salida al cine, con Marqarita, la hermana de Marqarita y el novio de la hermana de Marqarita, que no es otro que el Toti Veqlio, su ayudante de campo. La moda de los 70 a pleno: cabellos largos, faldas cortas, botamangas anchas.







Luciendo el Botín de Plata Adidas, ganado en la temporada 1977/78 por ser el segundo mejor goleador de Europa, detrás del austríaco Hans Krankl. A su lado, Horst Dassler, el director propietario de la marca de las Tres tiras. Ya había obtenido otro de plata y uno de bronce. Su campaña en Francia está repleta de hitos. En los 7 años que despleqó su tremenda potencia goleadora por los campos de juegos franceses, entre 1973 y 1980 (cuatro en el Stade Reims, dos en el Paris Saint Germain y uno en el Racing de Estrasburgo) metió 179 goles. Sólo dos jugadores en toda la historia del fútbol francés superaron esa marca: Delio Onnis y Hervé Reve-lli. Además, en 5 de las 7 temporadas fue el máximo artillero del campeonato. Y eso que en una (74/75) casi no juqó por la triple fractura, justo cuando el Real Madrid se interesó en él y su cotización rondaba el millón de dólares. Seqún un estudio reciente de la Federación Internacional de Estadísticas, Bianchi está en el puesto 12 entre los máximos qoleadores del fútbol mundial, con 385 tantos en 546 partidos de primera división, en la tabla que lidera Pelé con 541.







El champagne en el vestuario es todo un ritual adquirido en aquellas tierras, lo mismo que hacer juequito frente al Arco de Triunfo, como para no embocarla ahí








El regreso al barrio tiene esas cosas que uno nunca olvida, como la pasada por la peluquería para que Marcelino Galíndez, conocido como Hacha Brava, corte todo.







Los Mejores Goles.


Sí, los que hizo Bianchi fuera de la cancha. En los pasillos del Morumbí, tras obtener la última Libertadores con Boca (casualmente 3 de las 4 las conquistó en ese escenario), junto a sus hijos Mauro y Brenda, y a su mujer. A Margarita la conoció por el fútbol. Es que Ángel Pilla, que terminaría siendo su cuñado, organizaba el equipo del barrio. Un día tenían que jugar un partido en Villa Furst y el goleador en ciernes apareció por la casa. Lo atendió Margarita. "¿Y vos quién sos?", preguntó Carlitos. Un vecino metió la broma: "Es mi novia". Y Carlitos, rápido de reflejos, la mandó a guardar: "No está mal la flaca, eh". La respuesta de la dueña de casa fue un portazo. Después, a puro chamuyo, cambió la mano. "Al principio no me querían en el equipo -explicaría después Bianchi-, por chico. Pero debuté y ganamos con tres goles míos. Entonces nos hicimos muy amigos y nunca dejó de llamarme para cualquier desafío. Pero nunca supe si me venía a
buscar por goleador o para engancharme a la hermanita".










El Drama de Bianchi.





Asi titulo el gráfico lo sucedido el 9/10/1974. En un amistoso organizado por el sindicato de periodistas franceses, jugaban Barcelona, de Cruyff, y Reims, de Bianchi. A los 7' del ST, el zaguero Gallego se cayó encima de la pierna izquierda del goleador y le provocó una triple fractura de tibia y peroné. Quedó desparramado en el césped. Papá Amor quiso entrar a pelear al agresor. Se recuperó y volvió ciento sesenta días después.











El Pase que no fué.




A fines de 1971, lo compró Cruz Azul, de México, en una cifra récord. Viajó, se entrenó, metió un gol y se tuvo que volver a Vélez, porque la AFA dictó una resolución que prohibía la venta de jugadores menores de 22 años para apoyar a la Selección. Del Cruz Azul le habían prometido pagarle la luna de miel en Acapulco y, aunque el pase no se hizo, cumplieron con su palabra. Abajo, en 1977, Alain Rosen (secretario general del Paris Saint-Germain) le señala el escudo de Boca, que en esos momentos buscaba al goleador.








¡Felices 61 años Virrey,Gracias por tantas alegrías, todo boca te esta esperando!


http://www.youtube.com/v/cPv4RC6o_pg
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=cPv4RC6o_pg




FUENTE.


http://www.agrupacionnuevoboca.com.ar/Club/FutbolM/CBianchi/CBianchi.asp
0
0
0
3
0No comments yet