Fiesta Leprosa ... maquinola!!!!




Una fiesta única: los hinchas de Newell's vibraron y colmaron el Coloso con el ya clásico banderazo.

El estadio, que fue habilitado en su totalidad, tenía un marco espectacular. Según los colegas presentes había alrededor de 30 mil hinchas.



El Coloso presentó un marco conmovedor con una fiesta única, que ya lleva 18 años de vida. (Fotos: Virginia Benedetto)


Pese a que ya lo vivieron, los jugadores se siguen asombrando con otra muestra de incondicionalidad de parte de los hinchas.

Con un marco impresionante, unos 30 mil -según el cálculo de los colegas presentes- hinchas de Newell's colmaron el Coloso para hacerle el aguante al plantel rojinegro que el domingo se medirá ante Central, en el Gigante de Arroyito.

El Coloso, a esta hora está cubierto entre un 80 y un 90 por ciento, por lo que el marco es multitudinaria, como tiene acostumbrado el pueblo leproso en esta ceremonia que ya lleva 18 años, desde la primera ocasión en 1996, cuando la lepra estaba refaccionado su estadio y jugaba de local en Arroyito.




La gente explotó cuando a las 19.15 los jugadores del plantel profesional comenzaron a pisar el césped del Coloso para esta fiesta tradicional, que los hinchas y socios la convirtieron en un clásico en sí mismo.

La fiesta comenzó con el picado de "Pan & Queso" entre algunos jugadores y aquellos hinchas que ganaron su derecho a estar en este partido informal, en el que cumplen el sueño de jugar un rato con sus ídolos, mediante un sorteo.



Con Nacho Scocco en el arco y Oscar Ustari como un jugador más, arrancó el picado, en el que entre otros estuvieron Tonso, Kichu Diaz, Mauricio Tevez y Leandro Figueroa.

Alrededor de las 20 culminó el "Pan & Queso" y tras la foto conjunta de los jugadores con los hinchas que participaron del picado, comenzó la verdadera fiesta: la del banderazo.

Las luces del estadio se apagaron y arrancó el masivo, conmovedor e incomparable apoyo de los hinchas a los jugadores leprosos, mientras las tribunas se vestían con el inconfundible rojo y negro, mixturada con las bengalas, el humo y las luces de los encendedores y los dispositivos electrónicos.
Mientras una bandera sobresalía en la popular local, con un claro pedido hacia los futbolistas: "No le falles a tu hinchada".



Enseguida se encendió la pantalla gigante que estaba en una de las cabeceras y comenzaron a pasar un video motivacional con imágenes y palabras de ex jugadores que jugaron y ganaron clásicos como Diego Crosa, Gustavo Raggio, Bruno Marioni, Germán Real, Ariel Cozzoni y Julio Saldaña, entre otros.

"Estuvimos en las buenas", se leía en el video, mientras aparecían más imágenes de ex jugadores y un par de frases de Marcelo Bielsa.



Todo delante de la mirada atónita de aquellos jugadores, que como el arquero Ustari lo palpitaban por primera vez, o como el Coty Fernández, que no tuvo muchas ocasiones de dsfrutarlo in situ, y del asombro de los más grandes, como Bernardi, Maxi o Scocco, que pese a vivirlo muchas veces no dejan de sorprenderse por esta fiesta única, incomparable y que lleba el ADN rojinegro en la sangre.