Flor de la V: "Dejé de vestirme de mujer porque mi pap

Flor de la V: "Dejé de vestirme de mujer porque mi papá me golpeaba




Florencia de la V explicó en el programa Intratables la lucha y el sufrimiento que llevó a cabo toda su vida para tener su identidad como mujer. La conductora afirmó que le costó mucho salir adelante, sin contar con el apoyo de su familia.

"Yo siempre sentí que nací en un cuerpo equivocado. Yo soñaba que un día iba a despertarme con otro sexo. Siempre soñé eso. Yo muchas veces hablaba (con Dios) y decía 'te equivocaste porque yo soy una nena con un cuerpo de varón'", aseguró la diva en el ciclo de América durante la inauguración del nuevo local de ropa (Agustino) de Jorge Rial, ubicado en Av. Santa Fe 1549.

Además contó que desde chiquita se disfraza de mujer, pero que su padre la maltrataba para que dejara de hacerlo: "Desde el día que entré al jardín me vestía de mujer siempre. Dejé de hacerlo porque me golpeaban. Primero me dijeron eso no se hace, los varones juegan con los varones y las nenas con las nenas. Después vino el maltrato. Mi papá me golpeaba, no lo juzgo, no sabía cómo manejar esa situación que tiene un nene que quiere ser nena".

También señaló cómo logró cambiar su destino y tener la vida que siempre quiso como mujer y madre de dos hijos: "Tuve la desgracia de que mi mamá se muriera cuando tenía dos años, desde ese momento me sentí sola. Cuando tuve 17 años, yo sentía que mi vida en mi hogar había terminado. Me fui de mi casa y trabajé incansablemente. Me hubiese gustado estudiar, pero no tuve tiempo porque yo era sola en el mundo. Construí una carrera maravillosa, me casé y tengo una familia con dos hijos hermosos y hasta me compré un teatro".

Por otra parte, afirmó que mucha gente le manda correos electrónicos para felicitarla por toda la lucha que hizo a lo largo de toda su vida: "Tengo una página de Internet y puse un mail para que la gente me escriba. Estoy leyendo cartas de cientos de mails y la gente me habla de la fuerza, de la voluntad, de cómo hice para transformarme en lo que soy, para que mi sexualidad no me pese. No me dan las manos para escribirles. Me caí y me levanté muchas veces, lo que nunca hice fue bajar los brazos. Siempre luchen hasta el último momento, no existe la vida si no se vive intensamente".