Popular channels

Funes Mori, papá por segunda vez

¡Mi papá es un ídolo!





Ramiro y la selfie con su hijo, que parece pensar: "uh, mirá la cara que pone éste".


Funes Mori fue padre de Valentín en su mejor momento: héroe de la gente tras el Bombonerazo, Gallardo lo llena de flores: dio luz verde para que vendan a Balanta.






No, no se llama Orion, se llama Valentín. La marca registrada de Ramiro Funes Mori terminó de mutar el miércoles: del inicial corazoncito hecho con las dos manos, al dedo en la boca (y en La Boca) tipo chupete y al festejo que patentó Bebeto en Estados Unidos 94, simulando tener en brazos a un bebé. Claro, es que primero se enamoró, después esperó su primer hijo y finalmente nació Valentín en la previa al duelo de Copa Argentina contra Colón. El acting de Ramiro tras su golazo de penal lo dejó en claro: su mujer, Rocío Díaz, hermana de Mauro (Rogelio está casado con Jorgelina, también de la familia Díaz), dio a luz a Valen. Ah, y para confirmarlo aún más, el defensor hizo circular una selfie desopilante por las redes sociales.





Es el mejor momento de la vida de Funes Mori, seguramente, pero también es el mejor momento de su carrera: todas al ángulo para el Melli. Porque Marcelo Gallardo no se cansa de elogiar al central zurdo que se transformó en ídolo de la gente después del #NoFueCorner en la Bombonera patentado por Bianchi, que fue a partir de allí aplaudido y ovacionado cada vez que la voz del estadio lo anunció entre los suplentes o los titulares. Porque el 2-1, su cabezazo agónico para ganarles a los primos a domicilio diez años después, el cariño de los hinchas, todo eso también coincidió con un salto notable de su nivel de juego. Como segundo central o como lateral izquierdo, Ramiro fue una pieza clave en el campeonato 35, reemplazó siempre bien a Balanta y a Vangioni en la recta final del torneo. Y ahora tal vez sea hasta más importante todavía: titular desde que agarró Gallardo, el Melli parece que ya no saldrá nunca más de la zaga. Aun con algún altibajo (contra Colón no jugó un buen partido: pifió feo tres veces y una terminó en el gol anulado a Alario), Funes Mori hizo que hoy en River ya no se hable tanto de Eder Balanta y que, por el contrario, el cuerpo técnico haya dado luz verde para que al colombiano que fue figura desde que Ramón lo hizo debutar lo vendan al exterior (ver aparte) para equilibrar las finanzas.



“Mi papá es un ídolo”, podrá decir Valen en un tiempo y tendrá toda la razón del mundo...








FIN DEL POST
0
0
0
0No comments yet