Check the new version here

Popular channels

Fútbol árabe: dinero y prestigio

Medio Oriente seduce a los técnicos uruguayos, que llegan por dinero y luego se instalan en busca de éxitos.




Cuando se conoce la noticia de que un deportista o entrenador uruguayo va a continuar su carrera en algún país de la península arábiga, generalmente se habla sobre un tema: el dinero.

En la concepción general existe la idea que la decisión de ir a ese fútbol se toma luego de ver los números del contrato, pero quienes actúan o actuaron en algún club de Medio Oriente afirman que no es así. Consultados por Ovación, Jorge Fossati, Daniel Carreño y Juan Jacinto Rodríguez aceptaron que los salarios son mayores, pero no son la única motivación.

En el año 2006, tras dirigir a la selección uruguaya, Fossati recibió un ofrecimiento especial, ir a Al-Sadd, el club más laureado de Catar. Hacia tiempo que un uruguayo no entrenaba por la zona y nunca en Catar. Ante esta situación los dirigentes del club catarí llevaron a cabo una fructífera estrategia: invitaron a Fossati a conocer las instalaciones y el país durante una semana. Descubrió dos aspectos que lo hicieron aceptar el ofrecimiento, la infraestructura del club y la seguridad del país. "Ojalá lo tuviera Uruguay", reflexionó.

"Solo la parte económica no me hizo decidir. Influye, pero no es mi principal factor. Si no tuviera la posibilidad de hacer un buen trabajo no aceptaría, me quedaría en casa", explicó Fossati.

Los uruguayos que dirigen en Medio Oriente tienen la chance de desarrollar cierta carrera que en otros lugares es difícil. Así le pasó a Daniel Carreño, actual DT de la selección Catarí. "Gané todo, soy una persona reconocida, tuve la posibilidad de dirigir la selección de Arabia Saudita, pero no se dio", expresó.

Un contrato a corto plazo que le ofreció la selección de Arabia Saudita, lo hizo rechazar la oferta, pero en Catar tuvo revancha. Se vinculó hasta el Mundial de 2018, al que sueña con clasificar pero lo ve difícil ya que el nivel de la liga no es tan bueno. Igualmente el desafío de dirigir a Catar lo satisface: "Las selecciones de acá pueden seducir a cualquier técnico. Se habla de Guardiola, que me elijan a mi es un gran reconocimiento", dijo Carreño.

No sólo la posibilidad de dirigir una selección del Medio Oriente seduce a los entrenadores, sino que también es una gran vidriera para ligas más fuertes, como la europea. Carreño cuenta que durante su pasaje por el fútbol francés conoció gente que todavía está en el mundo del fútbol. Mientras dirigió a Nacional, Liga de Quito y Deportivo Cali, equipos con los que jugó hasta Copa Libertadores, nunca recibió llamados de ellos. Luego, al dirigir en Arabia Saudita y Catar, muchos de ellos volvieron a establecer contacto. Desde su experiencia, el fútbol árabe es mayor vidriera que parte de la elite sudamericana.

Además se da el contacto con jugadores y personalidades del fútbol que enriquecen. Carreño contó que hace poco tiempo recibió la visita del holandés Gullit y ahora la de Gustavo Poyet, que llegan contratados por la cadena de televisión Al-Jazeera. "Es una de las cadenas de TV más grandes del mundo y se preocupa por dar una buena imagen de este fútbol", explicó Carreño

¿Cómo llega un uruguayo al fútbol árabe? Esa pregunta, usual en el mundo futbolístico, tiene respuestas diferentes. Hay casos como el de Carreño que se dan por la recomendación de otro DT (Jorge Da Silva sugirió su nombre), mientras que otros son más curiosos.

Juan Jacinto Rodríguez viajó junto a Fossati en el año 2010 a dirigir al Al-Shabab. Rodríguez se hizo cargo del equipo sub 23, con el que tuvo buena campaña. El año pasado el equipo Al-Wahda, de segunda división, no hacía una buena campaña y tras la destitución del DT, algunos jugadores recomendaron a Rodríguez, quien ya los había dirigido en el sub 23. La experiencia personal o de otros entrenadores uruguayos construye puentes con ese fútbol.

Si bien los técnicos dejaron en claro que el dinero no es la única motivación tampoco negaron que sea un buen argumento. No es un mito que el dinero que circula es importante. Explicaron a Ovación que dirigir a un equipo grande en el mundo árabe implica recibir sueldos que se asemejan a los que se pagan en Brasil, México y Estados Unidos. Rodríguez, que dirigió un equipo de segunda división, no tuvo una oferta tan importante, pero igualmente es superior a la media del fútbol uruguayo.

Lo que también supera la media del fútbol de Sudamérica es la infraestructura. Tanto la selección de Carreño, los equipos grandes que ha dirigido Fossati y el recién ascendido que dirige Rodríguez tienen estadio propio, estadios para juveniles, complejos para entrenar, entre otra infraestructura.

Ahora que Álvaro Gutiérrez suena en Medio Oriente, Carreño no duda en darle una recomendación: "Que venga, no se va a arrepentir".

Lejos de los hábitos ideales.
Uno de los grandes desafíos con los que se encontró el entrenador uruguayo Juan Jacinto Rodríguez en su nuevo club fue convencer a sus futbolistas de adoptar una vida de profesionales. Según el melense, no están acostumbrados a entrenar todos los días. Además algunas costumbres atentan contra su desempeño. "No tienen una alimentación para deportistas y les cuesta dormir 8 horas de corrido por el tema de los rezos", explicó a Ovación. Este problema no se presenta solo en su equipo sino que al hablar con otros uruguayos, concluyó que es general. Hasta los mismos jugadores lo reconocen. En el fútbol árabe se llama de "profesionales" sólo a los que vienen del extranjero.

URUGUAYOS EN EL FÚTBOL ÁRABE.

Bienvenidos a partir de Borrás.
En 1988, tras varios años al mando de la selección, entre ellos durante el Mundial de México 1986, Omar Bienvenido Borrás, dejó la celeste y partió hacia un fútbol desconocido, el árabe. Al-Hilal fue el equipo que lo contrató. Fue campeón y comenzó un periplo por otros equipos de la zona. A partir de Borrás han sido varios los entrenadores charrúas que dirigieron en países de la península arábiga.

Pablo Forlán dirigió al Al-Watani de Arabia Saudita entre 1989 y 1990. Luego de Forlán otro uruguayo llegó al país "saudí". Fue Héctor "Pichón" Núñez, quien dirigió al Al-Nassr, equipo que ha tenido otros entrenadores celestes como Daniel Carreño y Jorge Da Silva, en dos oportunidades. Jorge Fossati tuvo una destacada trayectoria en Arabia y Catar. Julio Ribas y Diego Aguirre también dejaron su huella. Ribas fue DT de la selección de Omán mientras que la "Fiera" dirigió equipos cataríes. Juan Jacinto Rodríguez y Juan Verzeri entrenan actualmente en Arabia.
0
4
0
0
4Comments
Zorronde

@cris1196: Por supuesto que es así - tienen la maquina de hacer dólares " petróleo".- Y como por la plata baila el mono, ja ja ja.- Asi es el mundo que somos " nosotros los humanos.- ja ja Simple

0
Enz_Gil

Los árabes en fútbol son como Hebraica en Uruguay con el basketball: compran jugadores pero nadie los ve 😁 😄

0
BrunoNicolas33

Por algo la gatita los dejo tirado$$$

0
jorgeCB4ar

futbol arabe prestigio? mmmmmmmmm

0