Check the new version here

Popular channels

Gallardo: "Creo mucho en el espíritu combativo de mi equipo"

River
Confiesa que cualquier duelo con Boca genera un estrés inigualable. Cree que el partido del domingo en la Bombonera puede incidir en los clásicos coperos. Y piensa que los dos llegan en condiciones parecidas.



La escalera que conduce a su oficina es de hierro y está pintada de color blanco. Marcelo Gallardo la baja casi corriendo, con el ritmo que utilizan los jugadores para subir la que está en el Monumental y meterse en el campo de juego los días de partido. En el predio de Ezeiza, el mediodía ofrece un cielo diáfano y un viento que va y viene. El técnico de River está vestido con la ropa con la que hace media hora condujo el entrenamiento. Hasta tiene puestos unos botines de color blanco en esos pies que tan bien supieron tratar a la pelota en sus tiempos de futbolista. El Muñeco baja acompañado por Rodrigo Sbroglia, su asistente personal y mano derecha. Sonriente, estrecha su mano para el saludo e invita a abrir el juego de las preguntas y respuestas en el gimnasio que está justo debajo de su oficina. "Vivo la previa con naturalidad, pero a la vez con mucha emoción. Me gusta disfrutarlo, más allá de que después, cuando comience el partido, va a ser pura adrenalina y puro desgaste mental", afirma ante Clarín. Y agrega: "El estrés que te genera el Superclásico no te lo genera ningún otro partido".

-Te tocó estar en clásicos como jugador y como técnico. ¿Cómo lo estás viviendo hoy?
-Igual. Sé el significado que tienen, pero más allá de que estos partidos puntuales te marcan, como han marcado otros, mi pensamiento y mi vida pasan por el hoy. Me dejo llevar por el hoy; lo que pasó ya pasó y está escrito, no vivo del pasado ni de lo que he ganado ni de lo que he perdido.

-¿Influye en algo que hayan eliminado a Boca en la Sudamericana?
-No, es una etapa nueva. Lo de la Sudamericana es un lindo recuerdo, como hay otros que no lo son. Está fresco porque se dio hace poco, pero hoy ya estamos en otra cosa.




-En la Sudamericana se decía que River llegaba mejor por el fútbol que venía desplegando. ¿Hoy es Boca el que llega mejor?
-Casi estamos en las mismas condiciones. En el torneo vamos iguales y en esta etapa de la Libertadores nos enfrentamos en octavos. Si vemos cómo entramos nosotros y cómo lo hicieron ellos, está claro que llegan mucho mejor porque ganaron su grupo con mayor comodidad, pero ahora empieza otra historia. En condiciones, estamos iguales. Ahora, cómo llegamos... Llegan mejor ellos.

-¿El partido del campeonato puede llegar a tener alguna influencia psicológica en el cruce copero?
-Va a incidir de acuerdo a cómo se mida. Puede marcar algo pero hasta por ahí nomás, hasta que se empiece a jugar el otro partido. El que gane el domingo puede llegar a decir que llega mejor al otro partido, pero después se juega otra cosa. Es un partido de 180 minutos con la incidencia que tenga el gol de visitante. Empieza a correr otra cosa. Y el de la Copa va a ser totalmente diferente al del campeonato.

-¿En el campeonato puede llegar a salir un partido más suelto?
-Yo no diría que sea más suelto. No creo que la palabra soltura juegue en alguno de los tres partidos. En estos encuentros es difícil estar sueltos o jugarlos con soltura.

-¿Te motiva tener la chance de eliminar a Boca dos veces seguidas de un torneo internacional y de quedar en la historia como el primero que lo logre en la Libertadores?
-Me motiva que estemos jugando este tipo de partidos porque estamos hablando de que son muy pocos los que han quedado registrados a lo largo de la historia y ése de la Sudamericana es uno de ellos. Cuento con un equipo por ahí más diezmado que el año pasado, pero con un amor propio notable. Este equipo intenta jugar, pero cuando no le sale porque el rival no te deja jugar, tiene mucho coraje. Y también creo mucho en el espíritu combativo de mi equipo. Yo creo en eso. Por ende, entendía que Boca no quería jugar con nosotros porque después de haber paseado por su grupo y haber obtenido buenos resultados y rendimientos, enfrentarse con nosotros no era un premio para ellos.

0
0
0
0
0No comments yet