Check the new version here

Popular channels

Ganar un Grand Slam es para pocos...

El recambio en la cima se hace esperar: de los últimos 41 majors, 38 se repartieron entre Federer, Djokovic, Nadal y Murray










Roger Federer , Novak Djokovic , Rafael Nadal y Andy Murray . Si no fuera por la ausencia del lesionado Nadal, el póquer de ases del tenis masculino tendría asistencia perfecta en las instancias decisivas del US Open . De los últimos 41 títulos de Grand Slam, 38 se ha repartido entre estos cuatro jugadores (Federer, 15; Nadal, 14; Djokovic, 7, y Murray, 2). Sólo Marat Safin (Australia 2005), Juan Martín del Potro (US Open 2009) y Stan Wawrinka (Australia 2014) han superado esa barrera y se consagraron campeones de Grand Slam. En su momento, el argentino asomaba como un candidato para acercarse a ese cuarteto de elegidos, pero no tuvo continuidad en sus resultados en los torneos mayores. De esas 41 finales, 24 han sido entre integrantes del Top 4 mencionado. Se ve, claramente, que no es fácil acceder a la élite en las pruebas más trascendentes del circuito. Y el recambio en lo más alto se hace esperar, sobre todo de parte de los jugadores más jóvenes.

En Wimbledon hubo un intento de rebelión por parte de la nueva generación. Grigor Dimitrov y Milos Raonic se abrieron paso hasta las semifinales, pero en la antesala de la definición cayeron ante Djokovic y Federer, respectivamente. Aquí, sobre el cemento norteamericano, los más jóvenes en carrera son Kei Nishikori , de 24 años y 9 meses, y el croata Marin Cilic , que cumplirá 26 dentro de tres semanas. Por lo pronto, Nishikori se dio el gusto de ser el primer japonés en 96 años -el primero en la era abierta- en ingresar a las semifinales de un Grand Slam, al ganarle a Stan Wawrinka por 3-6, 7-5, 7-6 (7), 6-7 (5) y 6-4, en 4h15m; jugará contra Djokovic o Murray, que se medían anoche.

"Yo creo que hay una nueva generación que está en condiciones de ganarles a los jugadores top en los grandes torneos y ser candidatos para los títulos más importantes. Para mí, Raonic y Dimitrov están al tope de esa lista. Y a la gente también le gustará ver nuevas caras. Es algo que está pasando, pero para ganar un Grand Slam hay todavía un largo camino, no es algo que suceda de la noche a la mañana. Además, el tenis se ha vuelto muy físico en estos días, es un deporte muy exigente, y tenés que jugar consistentemente en un nivel muy alto para estar entre los jugadores top. El dominio que han mantenido los top 4 ha durado mucho tiempo, durante casi una década no hemos tenido muchos jugadores que pudieran llegar tan lejos", analizó Djokovic.

El abanderado, entre los de más de 30 años, es Roger Federer. Para seguir en la elite, el suizo hizo varios cambios este año, en su juego y en su entorno. "Tuve que cuidarme más en algunos detalles y entrenarme mejor, tan simple como eso. Yo siento que estoy jugando mejor ahora que hace diez años. Y aquí ya he ganado varias veces, pero me gustaría hacerlo de nuevo. En mi caso, he jugado más de 800 partidos y eso me da mucha experiencia para manejar la presión, y las cosas que tengo que hacer en estas dos semanas." La referencia a Federer no es casualidad: el número 3 del mundo disputa aquí su 60° Grand Slam seguido -récord absoluto en el tour- y jamás se retiró en medio de un partido, prueba de los cuidados que le dedica a su físico. Hoy irá en busca de otro avance, frente a Gaël Monfils .

Dimitrov, uno de los que buscan hacerse espacio entre los grandes, admitió su decepción tras perder con Monfils: "Tengo 23 años, pero no quiero pensar que todavía soy joven. Quiero ganar Grand Slams. No estoy satisfecho con mis resultados aunque este ha sido mi mejor año; no puedo estar contento porque sé que puedo hacer las cosas mejor. Tengo que acostumbrarme y darme cuenta de que, si estoy en una segunda semana de un torneo, debo usarlo en mi favor".

Hay muchas razones para la vigencia de los grandes campeones. Javier Frana desgrana algunos factores: "Se cuidan más, hay avances médicos, y a los 30, si estás bien de físico, también tenés la experiencia. Esos jugadores adquirieron la velocidad, y tienen, en el duelo de potencia contra potencia, un recurso más porque saben manejar un partido y sus tiempos". Algo de eso se vio en uno de los duelos generacionales de este US Open, en el que Tommy Robredo (32 años) le ganó a Kyrgios (19), luego de un comienzo a toda máquina del joven australiano. Kyrgios (60º) es uno de los apenas cinco jugadores menores de 21 años en el Top 100, junto con Dominic Thiem (45º), Jack Sock (55º), Bernard Tomic (67º) y Jiri Vesely (75º).

A través de los años quedó expuesto que no hay edades para conquistar un primer Grand Slam, como también es evidente que son mayoría los que lo lograron temprano, con prodigios como Mats Wilander , Michael Chang , Boris Becker , Pete Sampras y Nadal, que fueron campeones con 19 años o menos, mientras que unos pocos se consagraron al borde de los 30, como Goran Ivanisevic o Wawrinka. Del Potro, con 20 años al ganar el US Open 2009, fue el último campeón joven de Grand Slam; ahora, a la nueva camada le cuesta hallar el camino hacia la leyenda.
0
0
0
0
0No comments yet