Check the new version here

Popular channels

Ganó el Boxeo, Ganó Mayweather

PALIZA MONUMENTAL

El invicto estadounidense hizo pesar su experiencia ante el argentino, que nunca imponer su potencia. Fue triunfo en fallo unánime para el mejor boxeador de la actualidad.




Había venido a hacer la heroica Marcos Maidana, a buscar una mano, la mano de Dios que lo catapultara a los libros sagrados del deporte. Se pensaba que el Chino, como noqueador serial que es, lo iba a buscar durante toda la noche. Pero no logró incomodarlo nunca porque evitó tirar mandobles para ganar en puntería. Y no pudo robarle la billetera a Floyd Mayweather. En Las Vegas, Maidana perdió la pelea revancha sin discusiones, y Mayweather sigue siendo el rey del boxeo mundial, un rey que alimenta su ego a partir de un invicto de 47 peleas en el campo rentado.

No fue una pelea atractiva como la de mayo, porque el mejor de todos trabajó por partes, y no hizo gala de todo su amplio abanico de recursos. Fue un combate digno del Chino Maidana, porque su sudor empapó todos los rincones de la lona del MGM Garden de Las Vegas, pero a Mayweather se le hizo más fácil porque no sufrió tantas infracciones. Así, en cuentagotas, ratificó porqué es quíntuple campeón. Hizo vale su experiencia. Y su oficio. Por cierto, retuvo las coronas welters de la AMB y del CMB y el cetro superwelter del CMB.

Los jurados lo vieron ganar al campeón por fallo unánime: Dave Moretti y John McKaie dieron 116-111 y Guido Cavalleri falló 115-112.



En los primeros dos asaltos, casi que ni se tocaron, Mayweather Jr. escapó todo el tiempo, bailó como quiso. Y Maidana avanzó, pero no atacó, fue pero sin tirar. En el tercer asalto, el Chino le pegó un derechazo, es cierto, pero fue después de la campana. A partir del cuarto asalto, Maidana fue el viejo y querido Chino que todos conocemos. Se transformó. Dejó atrás el plan de pelea impuesto. Y fue por todo, sin especular. Habrá sentido, quizás, que de la única manera de arrimarse a la esperanza era haciendo una pelea sucia, atolondrada.

Pero para ganarle a Mayweather jr. no alcanza con atacarlo con desorden. Y poco a poco Maidana se fue frustrando. Porque cuando el noqueador no hace sentir el rigor, el estilista se impone con su marca registrada: jab, contragolpes y bailoteo. Como es habitual en Money, trabajó poco. Maidana por momentos se mantuvo atado, como si estuviera atento a no tirar de más para no quedar pagando. Esa compostura la perdió por completo en el octavo: en un clinch, Maidana pareció haber mordido el pulgar izquierdo de Mayweather. El árbitro Kenny Baylees detuvo la pelea unos segundos ante las quejas del estadounidense. Pero no sancionó al Chino porque no vio la acción.

Mientras la pelea seguía su curso, Maidana cayó en desgracia, en el décimo le descontaron un punto por un empujón con un codo. Y todo se le hizo más cuesta arriba. Para colmo, cada vez que quería encerrarlo, lo frenaba un jab. Sobre el epílogo, Maidana tuvo como premio el último asalto. Para Clarín, la tarjeta fue 116-111 a favor del local, que se fue silbado. Y sí, hubo mucho ruido. Pero pocas nueces.


0
0
0
0
0No comments yet