Gas pimienta para todos,ahora en Mendoza.










La delegación de Belgrano se fue muy enojada del Malvinas Argentinas tras la derrota ante Godoy Cruz. Es que, según aseguró el vicepresidente Abraham Rufail, "la Policía agredió con gas pimienta y golpes a cuatro hombres" de Belgrano.

"La Policía le tiró gas pimienta a Ricardo Zielinski. A Pier Barios también. Junto a Arbulú fueron los que tuvieron el rostro afectado. Les han tirado con gas pimienta. No fue la culpa del club, sino de la policía", aseguró el directivo de Belgrano.

Además, Rufail agregó que no tiene nada que ver con el resultado en la cancha. "No somos de protestar ni de nada. No le echamos la culpa a nadie porque lo perdimos en la cancha. La verdad es que nos sorprendió esto. Primera vez que nos pasó esto", dijo, muy enojado, el vicepresidente.

"De la Policía nadie nos dijo nada. Qué podemos hacer...", agregó Rufail.

El vice de Belgrano además confirmó que el árbitro Diego Ceballos informó a Claudio Pérez y Cristian Lema, por lo que la "B" podría tener a ambos centrales como bajas para el próximo encuentro.

Todo sucedió después de la violenta salida de algunos jugadores de Belgrano en el final. En especial, de "Chiqui", quien quiso agredir a un futbolista de Godoy Cruz y fue a buscarlo hasta la zona de vestuarios.

Una vez allí, hubo golpes de puño entre varios jugadores que no paraban de agredirse hasta que actuó la Policía.

"La forma en cómo reprimieron fue muy mala. Innecesaria. Escuché la palabra 'ataque' y sentí todo el gas de frente. Fue una cosa tremenda. Te juro que no podía ver. Siento la cara hinchada aunque me dicen que sólo está colorada", contó Arbulú, uno de los más afectados.



La locura
Sergio Luque, integrante del cuerpo médico, aseguró además que, por los golpes de la policía, a Marcelo Misetich, entrenador de arqueros, le dislocaron un dedo de una mano.

Misetich, luego, relató cómo fue el ataque: "No entendí por qué nos atacaron así. Había unos seis o siete policías con escudos en el entre piso. Se había apaciguado todo. Me quedé al último para sacarlo a Guille (Farré). Estábamos con "el Ruso". Llegaron los (Policías) de infantería y de atrás apareció uno que tiró gas pimienta. Al verle la cara a Carlos Arbulú (kinesiólogo) y Zielinski nos sacamos. Nosotros no podemos hacer nada con esto, la directiva será quien decida los pasos a seguir".

"La forma en cómo reprimieron fue muy mala. Innecesaria. Empezaron a empujarlos al técnico y jugadores nuestros. Le estaban pegando a ellos y me metí. Los quise sacar del 'quilombo'. Escuché la palabra 'ataque' y sentí todo el gas de frente. Fue una cosa tremenda. Te juro que no podía ver. Siento la cara hinchada aunque me dicen que sólo está colorada. Se me subió la presión por los nervios. Por suerte ya estoy bien", dijo, una hora después del encuentro, Arbulú.

Cabe destacar que los médicos del control antidoping atendieron a los agredidos, por lo que la AFA tendrá pleno conocimiento de los hechos, más allá de que la delegación de Belgrano aseguró que Godoy Cruz no tuvo nada que ver.

Guillermo Farré expresó luego: "Estábamos llegando al vestuario, ya tranquilos después de cómo había terminado el partido. Nos acorralaron entre varios con escudo y nos agredieron. No se explica lo que pasó porque ya estábamos todos calmos. Nos atacaron".

De todas maneras, el capitán fue el único que hizo autocrítica. "El inicio de lo que pasó fue en la cancha. Fuimos nosotros. Y no lo justifico", dijo.

A su turno, el ayudante de campo de Zielinki, Rubén Flota aseguró que lo que sucedió fue bochornoso. "Una vergüenza lo que pasó con la policía", dijo el integrante del cuerpo técnico.
En tanto que Iván Etevenaux contó: "Hubo un tumulto llegando al vestuario y la policía nos pegó y tiraron gas pimienta".

Jerry Bengtson, quien estaba en el vestuario en el momento del ataque ya que había llegado antes por su expulsión, dijo: "Yo no vi nada, cuando llegaron mis compañeros vi que algunos tenía mal la cara porque les habían tirado gas pimienta. Ellos no podían ver".

"El partido ya se había terminado. Había varios policías en la puerta del vestuario y cuando llegamos empezaron a agredirnos. Pier (Barrios) y Zielinski estaban mal, pero ahora ya están un poco mejor", aseguró Federico Álvarez.