Gimnasia de Jujuy prolongó su gran momento en casa



El equipo de Mario Sciacqua ratificó ayer que va por el camino correcto y otra vez festejó en el "23 de Agosto".


Los hinchas de Gimnasia tienen argumentos válidos para ilusionarse con la vuelta a la primera división. Es que el equipo de Mario Sciacqua demostró, que está en condiciones de quedarse con uno de los cinco boletos, que están en juego en su zona, la “A”, del Torneo de Transición. Ayer goleó a Douglas Haig de Pergamino por tres a cero con goles de Osvaldo Miranda y Luis Peralta (2). Precisamente, el colombiano fue la figura de la cancha y parece que el DT ya encontró al jugador para moverse en el carril izquierdo.
Además, con este festejo, el “lobo” prolongó a 20 fechas sin derrotas en casa y a cuatro triunfos consecutivos en este arranque de la B Nacional. Un gran momento que se disfruta.
El gol del “Flaco” Miranda a los 9 minutos simplificó las cosas. Sebastián Ereros sacó un zapatazo de fuera del área, Perafán evitó que el balón ingresara con mucho esfuerzo, pero rebotó en el palo y el “9” del conjunto local no perdonó.
A partir de allí, el partido cayó en un pozo. La lucha se adueñó de todos y los arqueros pasaron a ser espectadores de lujo. Sin embargo, la monotonía se rompió cuando Gioda, como si se tratase de un golero, atajó un disparo de Ereros. No fue penal, fue “penalazo”. Para el árbitro Nicolás Lamolina no hubo intención. Increíble. Y ya sobre el cierre de la etapa, tras una gran jugada individual de Domínguez, envió un centro perfecto que Peralta cabeceó desviado desde el punto de penal. El colombiano tendría después su revancha.



Y fue apenas comenzó el segundo tiempo. Martiarena, tocó de taco para el juvenil López, quien llegó a pura velocidad hasta el fondo y tiró un pase largo. Peralta cabeceó al piso y el balón ingresó por detrás de Perafán.
Gioda pudo descontar, pero su frentazo salió apenas desviado y de contragolpe, otra vez Martinena marcó el rumbo. Corrió desde su propio campo y habilitó a Peralta, que de emboquillada gritó el tercero. Golazo.



Luego, con Douglas volcado al ataque, el “lobo” aguantó y salió rápido. No tuvo claridad para aumentar, pero tampoco sufrió demasiado en su área, salvo algunos cabezazos como el del ingresado Buter que fue devuelto por el parante.



Gimnasia se terminó floreando ante su gente a puro “ole, ole, ole”.
Remeras al viento y cántitos al unísono de los cuatro costados.
El triunfo sobre Douglas hace ilusionar a todos.
Sin embargo, ya el próximo viernes tendrá una nueva final que deberá sortear ante Boca Unidos en Corrientes.