Canales populares

Grupo "B" (copa América 2015- Fecha 1)



Hola este post llega a ustedes por cortesia de la comunidad " copa-america-chile-2015 " , quien les acerca el resumen de la primera fecha del grupo "B" ... Argentina empató con paraguay en un partido para el infarto y Uruguay venció por la minima a Jamaica...La cronica de los partidos,los goles,las estadisticas ,las posiciones y hasta la proxima fecha de la copa América Chile 2015 ... ¿ Algo más se puede pedir Weon ? ... Solo que te sumes a la comunidad....Sentate, disfrutá y compartí lince de las praderas chilenas!!!













La Selección de Uruguay venció apenas por la cuenta mínima a Jamaica, en pleito disputado en el estadio Bicentenario Calvo y Bascuñán de Antofagasta y que marcó el estreno de ambos combinados en el Grupo B en la Copa América Chile 2015.

El partido fue discreto en la etapa inicial, porque la Celeste dominó el juego, pero no logró profundizar ante un ordenado equipo caribeño, que se las ingenió para contener a su rival y salir de contragolpe, ante los aplausos de la hinchada local que, lógicamente, apoyó al cuadro más débil.

La Celeste recién tuvo su primera chance a los 37 minutos con un zurdazo de Cristián Cebolla Rodríguez, que exigió una buena contención del arquero Dwayne Kerr. Tras ello apareció solo Darren Mattocks, pero no le pudo dar al balón cuando estaba solo.

Edinson Cavani se vio muy solo, por momentos buscó retroceder para generar fútbol (su acompañante Rolán no anduvo) y tuvo su chance cerca del descanso, pero remató desviado. Además, el astro de PSG reclamó un penal inexistente, bien el árbitro venezolano José Argote

En el complemento el equipo del Maestro Óscar Washington Tabárez tuvo la fortuna de encontrarse con un gol casi de camarín, porque en un córner Giménez pivoteó para el Cebolla Rodríguez, que anotó con suave toque cruzado en plena área (52).

Parecía que el gol le daba tranquilidad al cuadro charrúa, pero el DT alemán Winfried Schäfer se la jugó con la entrada de Lance Laing, quien hizo estragos por izquierda y metió un par de buenos centros que fueron conectados con sendos cabezazos de Barnes y Browne, que salieron desviados por muy poco (60 y 75).

La Celeste no encontraba respuestas y el Maestro dispuso la entrada de Stuani, que se perdió un gol solo en la contra (88) y de Álvaro González. Los ReggeaBoys casi obtienen el empate con un tiro libre de Kemar Lawrence, pero Muslera estuvo notable para mandar al córner (85).

Al final, festejo aliviado de Uruguay, que logra sus tres primeros puntos y rompe una pequeña mala racha en debuts, porque no había ganado en las últimas tres ediciones (dos empates, una derrota). Su próximo rival será Argentina en La Serena el próximo martes 16 a las 20:30.

Por su parte, Jamaica cumplió un más que aceptable debut en competencias Conmebol, pese a tener cero unidades, y buscará seguir con vida cuando se mida ante Paraguay el mismo martes, pero a las 18:00 en la misma ciudad de Antofagasta.



















El seleccionado argentino de fútbol se calzó con comodidad y prestancia el traje de favorito que le habían asignado para esta Copa América durante el primer tiempo, que terminó ganando por 2 a 0, pero en la segunda parte se transformó en un equipo vulgar y Paraguay le terminó igualando 2 a 2 en el debut de ambos en el grupo B del certamen que tuvo lugar en el estadio La Portada, de La Serena.

Argentina parecía tener todo resuelto antes de la media hora, el tiempo que le llevó a los paraguayos cometer su primer error defensivo y a los dirigidos por Gerardo Martino, o más precisamente a Sergio Agüero aprovecharlo con su habitual capacidad de definición.

Fue una derecha al mentón, en términos de la ortodocia boxística, ese remate con la pierna diestra del "Kun" a la red tras eludir al arquero Anthony Silva, y tras ella sobrevino de inmediato, apenas seis minutos después, una zurda de Lionel Messi mediante un penal que le cometieron a Angel Di María, para poner de rodillas al conjunto de Ramón Díaz.

Un equipo, el paraguayo que distaba mucho de aquel que justamente dirigiera el "Tata" cuatro años atrás, al punto que durante el primer tiempo no difirió demasiado su endeblez futbolística de la que exhibiera una semana atrás Bolivia en San Juan, donde fue goleado por 5 a 0.

Firme atrás, donde Nicolás Otamendi parece ser, por fin, el complemento ideal de Ezequiel Garay, y sólido en el medio con esa quinta columna que es Javier Mascherano, todo depende después de lo que produzcan los de arriba, bien abastecidos por un Javier Pastore que se va consolidando dentro de los once a pasos agigantados.

Con Paraguay metido bien atrás, y en muchas ocasiones, cuando la pelota la manejaban los volantes argentinos, con los once integrantes incrustados dentro de su área, Argentina pareció por momentos un rival de otra categoría.

Y así, mientras la austeridad de los albirrojos provocaba las pullas de los hinchas argentinos para con Ramón Díaz, el primer tiempo se consumió sin atisbos de cambio para la otra mitad, que a la luz de lo observado parecía estar de más.

Tan solo un error propio de Argentina, como había ocurrido a su favor en el primer tiempo, podía abrir otro camino en el desarrollo del partido, y ese error llegó.

Iba un cuarto de hora del segundo tiempo cuando perdió un balón Pastore en tres cuartos de Paraguay y el balón derivó en Nelson Haedo Valdéz, que con un violento remate de medio distancia cumplió su sueño, anunciado hace dos días, de convertirle un gol a Argentina.

A partir de allí el partido cobró vibración, porque tocado en su orgullo el equipo argentino fue por la clausura del partido y Paraguay, entonado, por la paridad.

Entonces el desarrollo se hizo de ida y vuelta, con Sergio Romero y Anthony Silva revolcándose de contínuo, ya que en la media hora final estuvo tan cerca de aumentar el equipo del "Tata" como de igualar el del "Pelado".

Y en ese tute se dio esto último cuando sobre la hora, paradójicamente, el argentino naturalizado paraguayo, Lucas Barrios, le dio la paridad definitiva al conjunto guaraní.

Se dio cuenta Paraguay que animándose podía conseguir algo importante para su futuro y por contrapartida desnudó Argentina algunos problemas en el retroceso que solamente la sapiencia de Mascherano para pasar de volante central a último hombre, algo a lo que está habituado en Barcelona, pudieron solucionar.

Un llamado de atención para los argentinos en este arranque de competencia, donde transitaron de un primer tiempo pletórico a una segunda etapa cargada de dudas, que seguramente le hará replantear algunas cosas a Martino.

Claro que ante la inmediatez del partidoi del martes próximo ante Uruguay, que previamente debutó con un ajustado 1 a 0 sobre Jamaica, todo pasará más por la dialéctica que por el trabajo de campo.

Y al final, como siempre sucede, cayeron de las pobladas tribunas de La Portada algunos gritos de aprobación para Ramón Díaz y algunos reproches para Martino. Una síntesis perfecta de lo que fue de un tiempo a otro.


















Por supuesto, que la herida de la final en el Maracaná no haya dejado de ser dolorosa no quiere decir que debamos pasar la vida llorando el tango fatal. Urge cerrar el duelo o de una vez por todas empezar a cerrarlo y en ese contexto la Copa América supone una cita de plena seducción. ¿Qué mejor que ganarla frente a Chile, que cree que esta vez sí, y Brasil, con el inmaculado ciclo de Dunga, y Colombia, que tiene un señor equipo, y Uruguay, que es el actual campeón? ¿Qué más providencial que encaminarse hacia las Eliminatorias de Rusia 2018 con un trofeo en las vitrinas y una camada de estrellas liberadas y rozagantes? Hagamos la siguiente cuenta: está intacta la base del subcampeón del mundo, más Carlitos Tevez, más el Kun Agüero en un gran momento, más Angelito Di María en vías de recuperación y, pavada de detalle, más un Leo Messi que hacía mucho, pero mucho tiempo, que no era el primoroso Formula 1 que es en estos días.

Que nadie sale campeón en los papeles, por portación de apellidos, porque se le ocurre a un periodista, o a muchos, admitido, pero no menos certero será que la Selección no ha ido a Chile a ver qué pasa, a hacer un buen papel, o a buscar el equipo para no se sabe qué. Fue a buscar la Copa América. Así lo asumió Messi. Así lo asumió el líder espiritual, Javier Mascherano. Así lo asumió, y lo bien que hace, el Tata Martino, advertido de que el horno no está para bollos.

Aspirantes, candidatos, hay varios. Pero necesitados de una alegría como el sediento espera un trago de agua en el desierto, hay uno solo. ¡Argentinos, a las cosas!










SUMATE A LA COMUNIDAD LINCE













0
0
0
0No hay comentarios