Canales populares

Herni se tatua la 10 de Messi.



Hernán Baigoria, un fanático de Messi, se tatuó su dorsal en la espalda teñida de albiceleste, y hasta viajó a Rosario para verlo antes de que viajara a Brasil. Un periplo en el que ligó una pilcha de Leo. Ah, y apuró el dibujo para tenerlo listo en el Mundial. “Busqué ser el primero”, dijo.







Se eriza, suda, sufre las inclemencias de los nervios, y alguna marca se lleva después de un abrazo de gol... Lo lleva en la piel Hernán Baigoria. Todo ese pack de sensaciones le recorren el cuerpo al observar a Lionel Messi. Cuando gambetea en velocidad, cuando convierte un gol, cuando celebra con la mirada al cielo, apuntando sus índices hacia arriba para saludar a su abuela. Pero él va más allá. Su admiración sobrepasa los límites: además de disfrutar al ver flamear la 10 albiceleste, el santafesino se tatuó en la espalda el dorsal capitán. Un fanatismo que viene de antaño (tiene grabado en su brazo derecho el nombre del rosarino en árabe) y que en Brasil 2014 brotó como la tinta celeste y blanca que colorea el número de los más habilidosos.

“Ya sabía que me iba a hacer esto antes del Mundial. Después no valía, ja. Yo decidí ser el primero de todos. Y lo hice en virtud de devolverle de alguna manera toda la alegría que me da verlo jugar”, le cuenta a Olé . “Y lo hice sin esperar nada a cambio”, aclara. Y, aunque a la familia le costó aceptar su determinación de plotearse con tuning la casaca del mejor del planeta en la espalda, él siguió apretando los dientes, bancándose el dolor del tattoo durante casi un mes. “Lo quería tener listo para la final, así que más o menos en tres semanas me lo hicieron”, detalla los tiempos, que entre sesión y sesión tuvieron intercalados un par de semanas de cicatrización. Primero dibujaron el contorno, luego fueron dándole color de a poco, eligiendo de la paleta los de la bandera nacional, con el sol incluido en los trazos. “Un trabajo así generalmente te lo realizan en cinco sesiones, y tarda como tres meses... Pero yo lo apuré”, se enorgullece, dando detalles de cómo pidió achicar los lapsos de una obra de arte que le costó un billete... “En total habré gastado unos 3.000 pesos. Lo hice en uno de los mejores lugares de Santa Fe, por eso”, recalca el hombre cuyo fanatismo tuvo premio antes de la Copa del Mundo...

Porque Hernán logró lo que pocos: hacerle marca personal a Messi en Rosario, el otro hábitat natural de Leo. Armado de un GPS sincronizado y de mucha voluntad, planeó un raid con el único objetivo de que su familia pudiera verlo antes de que el 10 viajara a Brasil. Y, optimista, partió desde sus pagos en Santo Tomé, a 10 kilómetros de la capital de Santa Fe, hacia su destino: la ciudad que vio nacer al crack del Barcelona y la Selección.

-Te mandaste a verlo, pero sin muchos datos a mano. ¿Cómo llegaste a ubicar a la familia? -Lo primero que hice fue ir al barrio en el que nació. Consulté en una verdulería y me mandaron a Arroyo Seco. Ahí, logré dar con sus padres, Jorge y Celia, y me comentaron que Leo se encontraba en un country, en la localidad de Funes. Pero, cuando llegué ahí, uno de los vecinos suyos de Arroyo, a quien le había pasado mi teléfono, me avisó que lo había visto entrar en su casa. Por eso, me volví para allá, ja...

De sólo recordar aquella tarde noche, Hernán se embala. Fana de Colón, a sus 30 años nunca se rindió en su búsqueda. Ni cuando al llegar a la órbita de la casa de los Messi vio superpoblada la vereda del jugador del Barcelona. Lejos de rendirse, él hizo guardia junto a su hijo Tomás y a su mujer Paola. Y recién ahí, la logística dio sus frutos.

-¿No te cansaste de estar ahí, esperando? -No. Y valió la pena. Porque a la media hora de estar ahí parados, cuando ya se habían ido todos, salió el hermano, me pidió disculpas y me comentó que Leo valoraba mucho mi gesto, ya que sus padres le habían comentado que lo habíamos estado esperando desde la mañana. Y ahí nomás sacó una camiseta firmada por Messi y me la regaló. Fue una de las alegrías más grandes que tuve de parte de Leo.

-¿Quedó pendiente sólo la del Mundial? Se habló mucho de su nivel en el último tramo, con Holanda y Alemania.

-Yo les digo a todos que Leo, junto a Mascherano, es uno de los responsables de que Argentina haya llegado a la final. Fue esencial en los primeros cinco partidos y, si bien ante Holanda no apareció mucho, sí fue solidario y jugó para el equipo. Contra Alemania ocurrió lo mismo. Definitivamente creo que fuimos superiores a nuestro rival.








0
0
0
0No hay comentarios