Check the new version here

Popular channels

hoy solo uno festeja



Boca Juniors no está pasando por su mejor momento; sin embargo, tendrá que sacar su mejor fútbol para vencer hoy desde las 21.10 a San Lorenzo en la final de la Supercopa Argentina. El estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba será el testigo del cotejo.



El partido también determinará al último equipo argentino que logra un cupo a la Copa Sudamericana 2016. El choque debía ser una definición entre el campeón del último torneo oficial de 30 equipos y el vencedor de la Copa Argentina. Pero en ambos casos fue Boca Juniors.

Es por ello que se optó por jugar la final contra San Lorenzo, subcampeón del certamen de primera división.



Boca Juniors no es el mismo equipo que a fines de 2015 obtuvo los dos títulos locales. Sufre un rendimiento preocupante desde los partidos de pretemporada, además de no haber convertido goles en sus últimos cuatro partidos, incluido el estreno en el nuevo torneo Transición, con un empate 0-0 ante el modesto Temperley.

Del otro lado, San Lorenzo busca adaptarse a una nueva etapa, con Pablo Guede como entrenador tras el final del exitoso ciclo de Edgardo Bauza, en una era que incluyó un recambio dentro del plantel y también un nuevo esquema de juego, que todavía necesita más rodaje para alcanzar un funcionamiento ideal.
San Lorenzo sólo obtuvo la Copa de la República en 1943 pero supera a Boca en el historial de este tipo de torneos ya que en tres encuentros ganó dos y perdió uno.

De los dos protagonistas de esta noche, Boca fue el único que accedió anteriormente a una definición pero sucumbió ante Arsenal en la de 2012 por penales. Las otras fueron ganadas por Vélez (1-0 a Arsenal en 2013) y Huracán (1-0 a River, 2014).

Sin embargo, tanto Boca y San Lorenzo llegan a esta final por el mismo camino de la irregularidad en su juego y la falta de resultados que hace que el partido sea fundamental para el futuro de ambos y para la tranquilidad de sus entrenadores Rodolfo Arruabarrena y Pablo Guede, respectivamente.

Boca sólo ganó un partido en lo que va del año y fue el amistoso ante Emelec de Ecuador por 3-0 en San Juan. Después cayó en los dos superclásicos ante River por 1-0, contra Racing 4-2 y Estudiantes 2-0, todos en el fútbol de verano.

En su debut en el torneo igualó de visitante ante Temperley sin goles y hace cuatro fechas que no puede convertir.

San Lorenzo, por su parte, tampoco anduvo mejor porque apenas rescató un empate con Independiente 1-1 y luego cayó ante River 3-2 y el clásico con Huracán por 3-1, en amistosos. Mientras que empató 2 a 2 con Patronato, en Paraná, por el certamen local. Es decir que en cuatro partidos le convirtieron nueve goles.


Más allá de igualarse en la falta de resultados, las presiones para los técnicos son distintas porque Arruabarrena, a pesar de lograr dos títulos, viene perdiendo imagen ante los hinchas y dirigentes, y muchos, sin decirlo públicamente, piensan que esta final es clave y de perderla puede ser el principio de un final impensado a comienzos del año.

Guede, en cambio, recién arribó al Ciclón y de perder seguirá siendo observado y criticado por algunos por su estilo de juego diferente al de su antecesor “Patón” Bauza, pero seguirá teniendo el crédito que le da su flamante llegada... Más allá que en el fútbol argentino nunca se sabe.

Finalmente, Boca todavía presenta dudas en su alineación pero la certeza es que Carlos Tevez jugará de entrada.
0
0
0
0
0No comments yet