About Taringa!

Popular channels

Huracán: El campeón del pueblo

Pasan los días y la impotencia continúa generando más dolor entre todos los quemeros. Ese mismo que aflora en cada declaración o video que circula por los medios. Ante tanta injusticia junta, el clamor futbolístico puso al “equipo del pueblo” en el lugar que se merece: el de ser un rey sin corona.




El antecedente reciente que envuelve a Huracán y un arbitraje bochornoso es, sin duda, la final por el segundo ascenso del 2007 ante San Martín de San Juan. Por aquel entonces, el Sargento Giménez incidió con sus fallos notablemente en el resultado final del partido y le privó a Huracán conseguir su tan ansiado ascenso tras cuatro años en la Segunda División. Al final de este mamarracho de partido, el Globo se fue de la cancha entre el descontrol del público, el desastroso accionar de los organizadores del encuentro y la impotencia la ilusión robada. El público del fútbol no dudó en volcar su favoritismo hacia Huracán ante tal tremenda injusticia.

Dos semanas antes de la final de este torneo, el diario deportivo Olé cerró la encuesta del viernes 26 de junio dando como resultado un contundente 80.8% a favor de Huracán por sobre Vélez en la predilección de la gente de cara a la final del Clausura 09. “El equipo del pueblo”, tal como lo afirmó Matías Defederico, era el fiel reflejo de lo que pedía el hincha del fútbol: muy buenos rendimientos futbolísticos, goleadas y juego vistoso de la mano de un equipo solidario, jugadores de alto vuelo y un entrenador, Ángel Cappa, que con su simpleza supo desdramatizar el folklore del fútbol. Sólo una mano negra o ineptitudes ajenas podían robarnos nuevamente la ilusión. Y así fue.

De nuevo la (in)justicia se interpuso entre Huracán y un rival a la hora de pelear por un objetivo. Gabriel Brazenas y el línea Ricardo Casas, fueron los responsable de uno de los bochornos más graves del arbitraje en los últimos años. “Brazuqui”, que ni dio la prueba física antes del partido, un elemento clave a la hora de la preparación, dos días después de lo sucedido hizo un mea culpa escudándose de los pésimos errores que tuvo, claves en el resultado final del encuentro, y deslindó la responsabilidad del gol anulado a Domínguez en el línea candidato a Sudáfrica 2010. La sinceridad le jugó una mala pasada a Brazenas quien con sus declaraciones solo consiguió que el hincha quemero, y del que no es del Globo también, confirmara que la magnitud de esta injusticia no tenía precedente en el fútbol local.

Al fin y al cabo quemero, ya basta de las lágrimas. Dejá de golpear cualquier pared que encuentres ni mirés una y otra ves el compacto del partido pensando en cómo te robaron esa ilusión que estuviste alimentando año tras año porque lo hecho, hecho está. Ni la marcha frente a la AFA y el comunicado oficial solicitando “un castigo ejemplificador” pueden hacer que el dolor se vaya.

Pero entre tanta amargura queda el consuelo, uno que nos infla el pecho de orgullo y nos hace ser diferente a cualquier equipo: haber conseguido el reconocimiento unánime del hincha del fútbol. Este Huracán vive algo similar a la Holanda del 74´, ambos equipos fueron campeones sin corona. La Naranja Mecánica perdura en el tiempo, mientras que el equipo de Cappa seguramente alcanzará tal galardón. Del Vélez campeón 2009 y la actuación de Gabriel Brazenas, poco y nada. La opinión pública ya los puso en el lugar que se merecen: el olvido.

0No comments yet