Check the new version here

Popular channels

Independiente: "A River le vamos a ganar"

"A River le tocaron equipos en formación y le vamos a ganar"




Jorge Almirón, el último DT que venció al Millonario de visitante, analiza el clásico que se viene y le tiene fe a sus jugadores: "Vamos a ir a ganarle. Tengo mucha confianza en mi equipo". Si logra repetir será puntero.

Siempre pienso en grande. No me identifico con ganar sufriendo”. Esa fue la carta de presentación de Jorge Almirón en una nueva charla con Olé . En sintonía con sus palabras, el entrenador del Rojo aseguró que enfrentará al líder del campeonato, con un único objetivo: “A River vamos a ir a ganarle. Ningún equipo lo atacó como lo haremos nosotros”. Teléfono, Muñeco. El mensaje de alerta, enviado desde Avellaneda, cuenta con un elemento más que contundente, ya que la última vez que el Millo cayó en casa fue ante Godoy Cruz, el 19 de febrero. ¿Quién era el técnico del Tomba? JA. Sí, las iniciales de la fórmula para sonreír en Núñez...

-Este River es el indiscutido puntero y candidato al título, ¿a qué distancia está Independiente?
-Veremos. Nosotros vamos a ir a ganar. Tengo mucha confianza en mi equipo. Recuerdo que cuando ganamos con Godoy Cruz los respetamos en el primer tiempo y en el segundo les jugamos de igual a igual.



-¿Le gusta el juego que desarrolla River?
-Lo vi bastante. Está siendo dinámico y práctico. Aunque a River le tocaron muchos equipos en formación. Igualmente, tiene un gran mérito por arrancar muy bien. La posición donde está se la ganó por haber sido superior.



-¿Esta versión es diferente a la de Ramón Díaz que usted enfrentó?
-(Duda) Sí, puede ser, pero todavía falta, recién se está iniciando el torneo.

-Igualmente, ¿nota que hay una convicción diferente a través del trabajo de Marcelo Gallardo?
- Sí, se nota. El equipo está siendo profundo y dinámico. Recupera la pelota muy arriba y luego los volantes se abren muy rápidamente. Entonces, no le llegan por ese motivo y tiene ataque por los costados, casi siempre llegan con centros y los volantes suben hasta el área. Además, el hecho de haber ganado le generó confianza al entrenador y a los jugadores. Se formó una inercia importante a tal punto que el último partido contra Tigre lo ganó muy fácil, claro y cómodo.

-¿Siente que este River es el de otros tiempos?
-No, no. River está muy bien, pero tenés que comparar los rivales, están todos en formación...



-La sensación es que la idea de Gallardo tiene muchas similitudes con la suya, ¿lo ve así?
-Sí, puede ser. Igual que con Almeyda, Quattrocchi, Darío Franco y Cocca. Todos tenemos como idea intentar jugar. A veces son momentos de los equipos y tenés que adaptarte a los jugadores con los que contás y aprovechar las virtudes de ésos jugadores.

-Y en ese sentido, ¿ya se adaptó a ser el técnico de Independiente?
-Mi trabajo es buscar soluciones permanentemente. Me lleva mucho tiempo elegir a los jugadores para cada partido. Y sufro más en ese aspecto que en cualquier otro. No me gusta dañar al jugador, uno tiene que ser cuidadoso.

-Lleva dos meses al frente del plantel y nunca pudo repetir la formación, ¿piensa en buscar los 11 de memoria o continuará cambiando?
-Lo ideal es que juegue siempre un mismo equipo para consolidar el funcionamiento. Es difícil cambiar tres o cuatro jugadores por partido porque eso genera dudas. El tema es que yo, por querer probar a varios, hice jugar a algunos chicos que después quedaron relegados y no tuvieron más lugar. Igual, lo hice para fomentar una competencia, ya que en este plantel hay pocos de experiencia y muchos jóvenes. Mi error fue no respetar el equipo que empezó ganando. Tendría que haber hecho esperar a los refuerzos que se fueron sumando.

-¿El tema de los cambios lo habla con los jugadores? ¿Les explicás?
-Me voy acercando de a poco. Ellos me ven la cara y notan que suelo estar muy serio, pero en el fondo no soy así. Yo me acerco mucho al jugador, charlo mucho. Les pregunto cómo están física y anímicamente, cómo se están sintiendo, si están comprendiendo el juego. A mí me interesa que se sientan cómodos, que disfruten y no que vengan a sufrir, porque sino estamos en problemas. Quiero que todos estén en un nivel superior, sino no podés pensar en grande.

-¿Arma la formación en función del rival?
-A veces sí, trato de ver por dónde nos pueden lastimar para reforzar esa zona. Igualmente trato de priorizar lo propio, que los jugadores sepan bien a qué tienen que jugar. Pero no es lo mismo enfrentar a Quilmes que a Banfield, que te juega con extremos y con delanteros muy rápidos. Trato de mostrarles a los jugadores lo que propone en rival y armar una estrategia en base a eso. Sé que cuando ganás cuatro partidos seguidos el equipo es casi intocable, pero hay chicos que están empujando y que quizás, si les toca entrar, lo hacen mejor.



-¿Pizzini es uno de los que pide pista?
-Es un jugador moderno. Muy profundo, rápido y hábil. Entiende muchos movimientos, ayuda en la marca y la recuperación. Por otra lado, Pisano es muy talentoso. Es un crack. Le dije que si la rompía contra Quilmes sería titular contra River. Es inteligente y muy técnico, tira diagonales y sabe cuándo encarar.

-¿Cree que el fútbol actual exige jugadores más completos?
-Hoy se precisan jugadores dinámicos, rápidos, que ganen en el uno contra uno y que también tenga retroceso. En Independiente se puede hacer porque hay gente joven.

-¿Piensa que Mancuello es el modelo a seguir?
-Sí, porque aporta talento y sacrificio. Se siente más cómodo y es más productivo en la posición en la que está jugando. Allí entra más en contacto con la pelota, puede meter un buen pase hacia adelante o entrar al área y rematar. Además, tiene marca, no es un gran quitador, pero no pierde la pelota y eso para mí es fundamental. Lo veo más pausado y técnico.



-Con todos estos elementos, ¿cree que el equipo puede dar el gran salto?
-El equipo está con muchas ganas. La actitud es increíble. Se notó contra Olimpo, Racing, Banfield y Quilmes. Tanto el que juega como el que está en el banco tiene ganas de competir. Estamos en ese proceso de transición para saber a dónde podemos llegar. A mí me gusta que el equipo sea más profundo y dinámico, que llegue más al área, que se recupere el balón más adelante, y que los centrales no tengan problema para salir a los costados. Todo eso lleva tiempo. En Godoy Cruz peleamos el descenso jugando bien, pero tuve un mes de pretemporada. Aquí, diez días. Son momentos diferentes, pero estoy feliz y no lo cambio por nada. Estoy viviendo un gran presente.

-¿Cuál fue el partido en el que se llevó a cabo su idea de juego?
-Creo que fue el lapso del primer tiempo contra Belgrano y el segundo ante Rafaela. Tuvimos la ventaja y fuimos por más sin dividir la pelota. A mí no me gusta hacer un ataque directo cuando le das la posibilidad al rival de que te quite la pelota. Ese desequilibrio me desequilibra emocionalmente porque veo que cada avance del rival es gol y el nuestro también. Eso para mí no es ser ofensivo. Después de sacar una ventaja quiero que el equipo sepa cuando jugar o hacer un pase para atrás, empezar la jugada por el otro lado, y no arriesgar la pelota.



-Hoy, llevan seis victorias en ocho partidos. Es muchísimo, pero la gente está disconforme, ¿se siente en deuda?
-Sí, porque yo no me identifico con ganar sufriendo. Sé que todos los equipos que salen campeones necesitan un partido en el que no le salen las cosas y ganar 1-0. Eso es importantísimo porque también se ve un equipo en esos momentos. Le pasó a Ramón Díaz. Si Chichizola no le atajaba el penal con Racing era 3-3 y le cambiaba el panorama. Esos momentos de esfuerzo y lucidez lo tiene que tener cualquiera, pero no es la idea, puede ser un partido o dos. La idea es ser superior a todos.
0No comments yet
      GIF
      New