Check the new version here

Popular channels

Independiente | Datos Rojos vs. Racing



Independiente ganó (como ya es costumbre) el Clásico de Avellaneda y estiró su paternidad ante Racing a 23 partidos. Sí, 23. Así, logra la mayor diferencia de partidos ganados en el derby en su historia, y, si Racing quiere dar vuelta el historial, tendrá que ganar todos los partidos oficiales durante 12 años.

Esta diferencia no es nueva: Ya van 41 años seguidos que el “Rojo” tiene de hijo a “la Academia”. Dentro de los clásicos más conocidos del fútbol argentino, es el segundo con más diferencia. Sólo San Lorenzo, que le lleva 32 encuentros de diferencia a Huracán, supera a Independiente en la paternidad ante su eterno rival.

Tan clara es esta distancia con Racing, que Independiente ganó todos los partidos que jugó ante los vecinos desde la inauguración del nuevo estadio. Sumados a los cotejos disputados en la vieja Doble Visera, son 13 años que no pierde en su cancha, con ocho triunfos al hijo y sólo 3 goles en contra. La última victoria académica de visitante fue en 2004, con el “Rojo” haciendo de local en Lanús.

En otro orden, Jorge Almirón presentó en su alineación titular a seis debutantes: Nestor Breitembruch, Victor Cuesta, Rodrigo Gómez, Franco Bellocq, Sebastián Penco y Juan Martín Lucero jugaron su primer clásico. Los cinco que anteriormente disputaron este encuentro son Diego Rodríguez, Cristian Tula, Sergio Escudero, Federico Mancuello y Daniel Montenegro. Los tres que ingresaron (Pisano, Figal y Vidal) se suman a la primera lista.

Los autores de los goles, Mancuello y Penco, hicieron que el “Rojo” de vuelta el resultado en un clásico por séptima vez en su historia (la última, también en el Libertadores de América, fue en el recordado 4-1 de 2012, que incluyó baile, armas de fuego y taxis). Casualmente, en la fecha anterior ante Olimpo, se dio el mismo resultado (2-1), con los goles de Independiente convertidos por los mismos jugadores y en el mismo orden.

Para finalizar, durante el encuentro se dio una situación un tanto particular: Luego que Independiente dio vuelta el resultado, Diego Milito, jugador de Racing, se retiró lesionado. En su lugar, ingresó Gustavo Bou. Hasta ahí, todo normal. Lo llamativo es que el jugador que salió llevaba en su camiseta el número 22, y el que ingresó el número 23. Sí, Salió el 22 y entró el 23. Igual que cuando terminó el partido.



Por Luciano Loricchio.



0
0
0
0No comments yet