1. Deportes
  2. »
  3. Otros deportes

Independiente estreno su gran estadio


35.000 gargantas del Diablo



Independiente vivió un emocionante regreso a casa. Y lo celebró con un triunfo. Es el primer paso para volver a ser.



La marea roja va, y va, y va... Siempre fue, fue, y fue, en estos dos años, diez meses y 20 días jugando de prestado: de Provincia, a Capital y otra vez a Provincia. Es día de partido y el ritual arranca de la misma manera. Aunque esta vez termina diferente. Porque Independiente vuelve a su casa. Sí, su propio estadio. Y el hincha va, va, y va...

Pasaron 1.055 días de unificación de proyectos, de reajustes del presupuesto, de licitaciones varias, de empresas que fueron y vinieron, de plazos postergados... La casa no está terminada: le falta una pared, cerrarle una ventana. Pero qué importa, viejo: es tuya, es de Independiente. Y 35.000 almas la sienten propia. "Y ya lo ve, y ya lo ve, somos locales otra vez...", enrojecen sus gargantas (del Diablo).

Y no faltan las cargadas para el vecino. "La pintura se le meten en el culo", por el ataque a la cancha de los barras de Racing. "Es para vos, para que sepas que en el barrio mando yo", como si nunca se hubieran ido de Avellaneda. Y el "te querés matar, Academia", parece sonar "te querés Mattähus, Academia", por la contratación fallida del técnico alemán.

Ahí, donde estaba el Pantano de la familia Ohaco se levantó el primer estadio de cemento de Sudamérica (1928). Ahí, donde la Doble Visera se empapaba de gloria se erige hoy una modernísima cancha que la plata (unos 30 millones de dólares) de las ventas de Agüero, Ustari, Denis, Matheu (fue y volvió), Abraham, Eluchans, entre otros, lo hicieron posible.

Y están todos. Los de ayer y los de hoy, y las copas que hacen que el estadio se llame Libertadores de América. El plantel se cambia en un vestuario que lleva el nombre del recordado José Omar Pastoriza. Pepé Santoro levanta una copa y parece cederle el legado a Gabbarini. El Chivo Pavoni, el gran capitán, le cuenta de hazañas a Matheu, el dueño actual de la cinta. Silvera, que ya estaba en la historia, mete el primer gol y parece que la pelota también la empujan Seoane, Erico, De la Mata, Yazalde, Usuriaga, los Molina, tu abuelo, tu viejo... Todo es una fiesta.

Se hacía fundamental volver a Alsina y Bochini (ex Cordero). Lo pedía la tesorería. A Racing, Huracán y Lanús se les regaló suficiente plata ya... Es hora de empezar a recaudar. Y vaya cómo: ayer ya se juntaron 892.650 pesos. Y sólo en concepto de entradas... Y también era necesario en lo deportivo. Para un equipo que hace cinco torneos que se siente visitante. No por la gente, que siempre acompañó, estuvo y se bancó mudanzas y malas campañas. Sino para un plantel que ahora podrá saber en la semana cómo está el campo de juego, personalizar el vestuario, hacer suya una cancha que también le pertenece. Y que encima gana, con autoridad, y muestra que quiere estar en la pelea.

Parafraseando a Raúl Alfonsín, otro hincha Rojo que ya no está, y a casi 26 años de su triunfo electoral en la vuelta a la democracia: la casa está en orden.


fuente:http://www.ole.clarin.com/notas/2009/10/29/futbollocal/02029288.html

Si te Gusto o le das. Comenta


0
0
0
0No hay comentarios