Check the new version here

Popular channels

Independiente | Una de las claves: CR21



Claudio Riaño tuvo un debut más que promisorio con la casaca de Independiente ante Atlético de Rafaela. Pivoteó, desbordó y asistió. Fue de lo mejor del equipo.

Su llegada planteó interrogantes y si bien no se lo puede juzgar por un sólo partido, ya sea con un gran rendimiento o con una baja performance, Riaño demostró sus condiciones de delantero potente y picante que juega y hace jugar.

Independiente había posado sus ojos en él para competir en la temporada anterior, sin embargo apareció Boca y el delantero tuvo ese destino. Su rendimiento en San Martín de San Juan había sido interesante y eso provocó que muchos quisieran contar con él.

Así las cosas, Riaño llegó a Boca con muchas ilusiones, las cuales se transformaron en poco rodaje y casi nulas chances de mostrarse. Es más, el sistema de juego tampoco le sentaba bien al futbolista y por eso cuando Independiente volvió a merodear Riaño se mudó para Avellaneda.

Su paso por San Martín de San Juan ilusionaba, su realidad en Boca llenaba de dudas a los hinchas del Rojo. Hasta ayer. Claudio Riaño de a poco se fue convirtiendo en la figura del equipo. Desbordó por ambos costados, cuando tuvo que pivotear lo hizo correctamente utilizando su porte, hizo jugar y jugó. Y resalto, justamente, este último juego de palabras por la importancia que tienen juntas. El fútbol es deporte de equipo y si hay una sociedad entre los del mismo conjunto todo sale mejor.

Completó junto con Martín Lucero, al que asistió para el tercero de la tarde, una dupla más que interesante, a la que se le acopló sin problemas Matias Pisano y más tarde Francisco Pizzini. En definitiva, Independiente atacó bien, con variantes y dinámica y dentro de esa realidad hay que resaltar la figura de Riaño.

También, hay que ser objetivos y entender que fue el debut. Tan sólo va un partido y habrá que ver si puede sostener el ritmo y el rendimiento en forma regular.
El fin de esto es comentar un partido promisorio de Riaño, en el que demostró que puede y tiene con qué estar a la altura. Ojalá siga así.



Por Cristian Fernández.




0
0
0
0No comments yet