Check the new version here

Popular channels

James justifica el adiós de Di María



James justifica el adiós de Di María.

Suma y sigue a la espera del Clásico del próximo sabado. Tras el despiste inicial de Anoeta, el Real Madrid de Ancelotti (200 goles en 73 partidos) ya se ha adquirido la velocidad crucero, la que le permite golear sin esfuerzo a casi todos los rivales. Así es nuestra Liga. Ni más ni menos. En esa factoría goleadora en la que se ha convertido el equipo blanco, y olvidándonos de esa mitad máquina, mitad hombre que es Cristiano Ronaldo, aparecen varios jugadores dispuestos a justidficar su presencia en este equipo y, en el caso del que nos ocupamos, los muchos millones que se pagaron por su fichaje. Claro está, hablamos de James Rodríguez.

El colombiano se dio un tiempo al llegar a Madrid. Diez días después de aparecer por el Bernabéu, el colombiano levantó su primer título y todo parecía que iba a ser coser y cantar. Poco después apareció el Atlético y con el equipo rojiblanco, el inevitable bajón físico de un jugador que terminó el Mundial el 5 de julio y que sin apenas tiempo para nada, se vio con la blanca puesta y sin momento para el respiro.

Durante semanas se ha hablado más de los 80 millones de euros de su llegada, que de las cualidades del ex del Mónaco y, en especial, del adiós de Di María. Que si el argentino dejaba atrás a los rivales como si fueran sillas, que si Di María marcaba hasta de rabona... y así hasta poner en duda la calidad del centrocampista colombiano. Sin misericordia. Una vez más, se juzgaba la gestión de un fichaje con un claro mensaje hacia la presidencia blanca. Nadie atendía a razones. Un año atrás sucedió lo mismo con Özil y su marcha al Arsenal.

Pues bien, el debate respecto al acierto o no del fichaje de James Rodríguez y lo bien, barato y bonito que lo hubiera hecho Di María en su lugar, parece diluirse un mes después. El colombiano demostró ante el Levante que es capaz de repetir en el Real Madrid lo que hizo en su día en el Oporto, la pasada temporada en el Mónaco y toda su vida en la selección colombiana. En Valencia, el colombiano tiró de repertorio. Asistió, marcó y, como bien siendo habitual, trabajó como el que más. Y es que James parece llamado a ocupar un puesto importante en el Real Madrid de Ancelotti. Tras lo visto en los últimos partidos, al debate le quedan dos semanas.

Lo suyo no era trabajar. Eso lo hacían otros en sus anteriores equipos, pero al segundo partido con el Real Madrid se dio cuenta que en este equipo con la calidad no basta para jugar. Anceloti se lo susuró al oído. Ahora pelea, corre y se entrega, pero también tiene tiempo para divertise y hacer que sus compañeros lo pasen en grande con sus asistencias. Ante el Levante dio medio gol a Chicharito, dio otro medio al mexicano, marcó de volea tras un perfecto pase de Kroos y entendió los desmarques de Crisitano Ronaldo como nadie.

James parece que lleva toda la vida jugando al lado de Modric y Kroos. Los tres forman un centro del campo criticado en exceso. Muchos apuntaban al fracaso, pero los tres se están empeñando, con la ayudad e Isco e Illarramendi, en llevar la contraria. Marca el ritmo y lo hacen con acierto, tal y como demuestra ese 95% de acierto en los pases. En tan solo diez ocasiones, el balón que salió de los pies de los tres centrocampistas blancos fue hacia un jugador del Levante. James hizo un primer tiempo casi perfecto. Además de asistir al mexicano, tan solo envió un balón con destino equivocado.

El colombiano sabe que poco a poco se ha ganado la confianza de todo el mundo. Desde el principio contó con el respaldo del técnico y del club (Florentino Përez) y él ha seguido a su ritmo. El examen lo tiene en una semana ante el Barcelona, pero por el momento todo le está saliendo a pedir de boca al colombiano. Nadie habla de los 80 millones de euros de su fichaje y menos todavía de Di María y su alargada sombra. Y es que James ya está jusjtificando con hechos los motivos de su fichaje.
0
0
0
0No comments yet