James Rodríguez encoge la sombra de Ángel Di María

James Rodríguez encoge la sombra de Ángel Di María




El crack colombiano se está convirtiendo en uno de los mejores futbolistas del Real Madrid tras un comienzo complicado en el que muchos lloraron la marcha del ‘Fideo’


Que si había que sentarlo porque no realizaba un buen trabajo defensivo. Que si había costado demasiado y no era más que un desconocido con un buen Mundial a sus espaldas. Que si cambiar a Di María por él era un error mayúsculo. Que si el fichaje fue presidencialista y no aportaría grandes cosas a nivel futbolístico. Todo lo que rodeaba a James Rodríguez desde que firmó por el Real Madrid parecía oscuro, como si el destino ya estuviera claro y no fuera positivo precisamente.

El periodo de adaptación no existía para James. Tenía que ser espectacular cada segundo. El término medio no valía y hacerlo mal ni siquiera se contemplaba. Había costado mucho dinero como para incluir en su contrato la palabra “paciencia”. O eso daban a entender ciertos periodistas.

Sin embargo, el fútbol siempre se impone a ciertas teorías, y en el caso de James no iba a ser distinto. Ha mejorado su rendimiento semana a semana, tanto a nivel individual como colectivo. Está sabiendo exprimir sus cualidades y sacrificarse en tareas más oscuras por el beneficio del equipo.

Poco a poco, la figura de James encoge la sombra, hasta hace semanas muy alargada, de Ángel Di María. Del argentino hay un gran recuerdo en el Bernabéu, pero la parroquia blanca empieza a no echarlo de menos. Su electricidad y anarquía se han transformado en elegancia y mayor visión de juego en las botas del internacional colombiano. No es mejor ni peor, simplemente es diferente.

Carlo Ancelotti ha encontrado en James un futbolista polivalente, capaz de jugar en casi cualquier posición del ataque, siendo útil en 4-3-3 y 4-4-2. Sabe asociarse con la 'BBC' y se entiende a la perfección con Kroos y Modric, a los que ayuda en la elaboración para conectar el centro del campo con la delantera.

Vienen semanas importantes para el Real Madrid. Existe la posibilidad de dejar cerrado el pase a octavos de la Champions League y dar caza al FC Barcelona en Liga, aunque para ello haya que ganar partidos como el de Anfield Road o el Clásico. Serán piedras de toque ideales para ver el nivel que puede dar James Rodríguez. ¿Desaparecerá la sombra de Di María?