Check the new version here

Popular channels

Jorge Sampaoli, "el hombrecito" que sacó a Chile campeón

Jorge Sampaoli, "el hombrecito" que sacó a Chile campeón de América

Un perfil del obsesivo entrenador argentino de humildes orígenes, fanático de Bielsa y de No te va Gustar.




Jorge Sampaoli no es el típico técnico de renombre. No fue un futbolista exitoso. Por el contrario, a los 20 años se dio cuenta que nunca sería profesional.

No tiene carisma, ni una presencia llamativa para las marcas. Tampoco señales distintivas que lo hagan una estrella de los medios. Mide 1.65 y no es particularmente elegante. Su uniforme diario es el equipo de fajina, como el de su adorado maestro y antecesor en el cargo, Marcelo Bielsa.

Hasta no hace mucho tiempo nadie daba nada por Sampaoli, el entrenador que puso por primera vez a Chile al borde de su primer Copa América y a un pueblo entero al borde de la locura festiva.

El 4 de julio se sabrá si este argentino, de 55 años, pasará a la historia, o si será simplemente una anécdota más de un largo collar de fracasos del fútbol chileno.

Cuando era joven, le decían “el zurdito”, su pierna hábil. Era volante carrilero de las inferiores de Newell`s cuando se fracturo tibia y peroné.



Desde entonces fue futbolista amateur en el Alumni de Casilda, su ciudad natal. Allí también comenzó su carrera como entrenador. En sus dos temporadas como DT salió subcampeón superado por el Renato Cesarini, pero se hizo famoso por una foto en el diario La Capital: dirigió una de las finales desde la copa de un árbol luego de ser expulsado.



Mientras tanto se ganaba la vida primero cajero de banco y luego como oficial de registro civil. Firmaba actas y defunciones en la localidad Los Molinos, a 70 kilómetros de Rosario.

Tras dirigir a Argentino de Rosario en el Metropolitano B, en 2002 emigró a Perú en busca de nuevos horizontes. Quería ser entrenador profesional. Accedió a dirigir al Juan Aurich por un salario de 1.500 dólares que debía repartir entre todos sus colaboradores.

En Aurich dirigió 8 partidos y tuvo que volverse a Argentina sin un peso. Su familia estaba viviendo del dinero que pagaba su licencia como funcionario registral.

Dos meses después volvió a Perú para dirigir el Aport Boys. Para poder vivir, Sampaoli se vio obligado a dormir en un cuartel de bomberos durante algo más de una temporada. Los oficiales que trabajaban en El Callao se preguntaban quién era ese hombre pequeño, calvo que caminaba ensimismado por los corredores del local. En broma y en serio, lo bautizaron “el hombrecito”.

El diario deportivo “El Bocón” de Perú tomó ese sobrenombre para el entrenador y lo hizo popular cuando las cosas habían mejorado un poco, pero los diarios peruanos se seguían riendo del argentino. Un columnista importante se preguntaba entonces si Perú “era un albergue” para técnicos como Sampaoli, hasta entonces ajeno a todo tipo de triunfos.

En Sport Boys dejó una gran imagen. Allí todavía genera admiración su apego al trabajo, al entrenamiento y a la planificación detallada. El propio entrenador ha dicho que es hincha del Boys.

Pasó luego por el Coronel Bolognesi: el “hombrecito” parecía destinado siempre a clubes chicos, tal como su apelativo.



Sin embargo, el poderoso Sporting Cristal puso sus ojos en él. Sampaoli desembarcó en el club cervecero. Muchas de sus figuras eran consagrados del fútbol peruano y no querían un entrenador sin renombre y que encima les pedía triple horario de entrenamiento. Liderados por el goleador Jorge “El Camello” Soto, los integrantes del plantel le hicieron “el vacío” al entrenador, que debió declinar a los pocos partidos. Dirigió 17 encuentros, de los cuales ganó solo 4, empató 6 y perdió 7.

Algunos de esos históricos del club habían sido vicecampeones de la Libertadores en 1997 con el uruguayo Sergio Markarián.

Sampaoli estaba otra vez en la calle. A finales de 2007, llegó a Chile para dirigir a O'Higgings, con el que salió tercero. Los malos resultados lo alejaron del equipo en 2008.

Lo contrató el Emelec de Ecuador por unos meses. A fin de año fue subcampeón de Ecuador, aunque fue el club que más puntos sumó durante el campeonato, consiguiendo una cifra histórica de 95 puntos, fruto de 28 victorias, 11 empates y 6 derrotas.

Para entonces, la U de Chile lo quería en el vestuario. Esta vez “el hombrecito” no se dejaría avasallar por un plantel de estrellas. Lo primero que hizo ante la primera señal de levantamiento fue sacar del plantel a Olarra, el principal referente del plantel.

Universidad de Chile ganó tres superclásicos contra Colo-Colo (dos por goleada): 2-1 (en abril de 2011), 5-0 (abril de 2012), y 4-0 (junio de 2012). El equipo azul también destacó en el ámbito internacional y asombró por sus dispositivos tácticos y su juego ofensivo. Sampaoli alcanzó allí su plenitud como estratega.

Cuando la Federación Chilena despidió a Claudio Borghi, los candidatos eran Manuel Pelegrini (en el Machester City) y el más cercano Sampaoli.

Con él, “La Roja” hizo una gran eliminatoria y llamó la atención en el Mundial de Brasil por sus grandes partidos, eliminando a la España campeona del mundo, por ejemplo.

Hoy gobierno sobre el mejor plantel de futbolistas chilenos del que se tenga nota. Aunque él no lo admite completamente, se siente una continuidad de su inspirador, Marcelo Bielsa. Como éste, es un workaholic insoportable pero también es un técnico que se preocupa por lo que pasa más allá de las canchas.

No es casual que los bomberos con los que convivía en Perú lo vieran, como hipnotizado, escuchando las conferencias de “El Loco” tratando de capturar su esencia, matizadas al ritmo de la Bersuit y No te va Gustar.








0
3
0
0
3Comments
pablo710

mas traidor que los chilenos este, los chilenos tienen que tambien agradecerle a un dt argentino que los saco campeones

0
el-tadinga

mientras tanto viendo otra final inesperada de argentina vs algun pais....

0