Check the new version here

Popular channels

Jugamos un partido de prueba,ganamos 15-0:Messi marcó10goles





Leandro Giménez explica para SPORT todo lo que sucedió un jueves de enero del año 2000. Él y un desconocido Leo Messi fueron a probar por River Plate disputando un partido contra chicos mayores...



Leandro Gimenez tenía 12 años y ya jugaba con Leo Messi desde hacía por lo menos tres años. Los dos soñaban con ser profesionales algún día. Gimenez era el mejor socio de La Pulga en la categoría 85' de Newell's. Jugaba de centro delantero, y juntos eran una dupla explosiva que humillaba rivales por goleada. Y un día viajaron juntos a Buenos Aires a probarse a River Plate, acompañados por Jorge Messi.

Fue un jueves de enero del año 2000. Y Eduardo Abrahamian, el entrenador a cargo del fútbol infantil de River, formó un equipo de la categoría 1985 para enfrentar a once chicos dos años menores.

Abrahamian puso primero a Giménez de nueve en los titulares. Y a Messi, lo relegó al banco de suplente. Pero cuando lo hizo ingresar, Lio le metió un tubo a un chaval que era mucho más alto que él. "Ya entonces se veía que era diferente. Lo que más me sorprendió esa tarde fue que Leo enfrentó a chicos más grandes que él fisicamente y no podían sacarle la pelota. tenía mucho control en velocidad, y un granelando para leer el partido. Gimenez era muy bueno. Y los cité nuevamente para que se presentaran al martes siguiente", cuenta Abrahamian.

Leandro Gimenez recibió a Sport en su casa de Buenos Aires para contar su versión del día que Messi fichó por River Plate: "Ese día nos puso a los dos. Jugamos contra un selectivo de chicos que también se iban a probar y ganamos como 15 a 0. Leo hizo entre ocho y diez goles. Y Abrahamian nos dijo que nos quería fichar. Habló con Delem, el coordinador de fútbol que ese día había estado supervisando las pruebas".

A la prueba habían llegado juntos, en el auto de Federico Vairo (un ex futbolista ya fallecido que trabajaba de cazatalentos en Rosario). También los había acompañado Jorge Messi y los padres de Gimenez.

Pero de regreso a Buenos Aires, ya para jugar en River, Gimenez se quedó en casa de sus abuelos. "Leo no tenía alojamiento porque por ese entonces River no tenía pensión. Me había pedido si se podía quedar conmigo y yo le había dicho que sí. Mi familia estaba de acuerdo. Pero después no se que sucedió, y Leo no apareció más", cuenta Leandro, un poco apenado.

Eduardo agrega que el tampoco supo que ocurrió para que Messi no se incorporara a River. "Yo había hecho que lo viera Delem a propósito, parta acelerar todos los pasos de su incorporación. River no tenía pensión, y Leo era muy chiquito. Yo quería ficharlo si o si. No había visto a un jugador igual en mi vida. se parecía a Maradona", cuenta.

Giménez se mudó a la casa de sus abuelos en San Cristobal, ciudad de Buenos Aires, y fue inscripto en el colegio. Y en la primera práctica ya como jugador de River, confirmó que su amigo no había venido. “Me dio tristeza que Leo no hubiera fichado por River. Me enteré por mi papá, que había hablado con Jorge, de que Leo no iba a venir. No me explicaron por qué”, relata Giménez.

Jamás volvió a ver a su amigo Messi. "Lio me había dejado su teléfono en Barcelona pero nunca me animé a llamarlo. Yo nunca lo quise molestar. Sabía por amigos en común, que el estaba bien. Pero tampoco me animo a ir a verlo siempre que viene por Rosario. Ya es una super estrella. Hoy es el mejor jugador del mundo. Pero siempre veo los partidos del Barcelona y me alegra verlo hasta donde llegó. También me gustaría verlo un día en la cancha con la camiseta de la selección argentina", dice Leandro emocionado.

Mientras Messi crecía en la Masía, Leandro lo hacía en las inferiores de River donde jugaba ya no de delantero, sino de volante por derecha porque Gonzalo Higuain era el delantero centro de la categoría. cada mañana se levantaba muy temprano para viajar en autobús a la escuela de River y regresaba a la casa de sus abuelos a la noche, después de los entrenamientos.

Hasta que un día se fracturó el quinto metatarsiano de un pie y sintió que ya nunca alcanzaría el sueño de ser futbolista profesional. Los médicos del club no lo quisieron operar. Nunca se recuperó, se volvió a fracturar, y entonces sí lo operaron. "Cuando me recuperé, me seguí entrenando pero ya no me tenían en cuenta. Estaba en Séptima División. Y a fin de año me dejaron libre. Ya no les servía, estaba todo roto. Aún así me recuperé. Me probé en Chacarita a los 15 años y luego jugué en Colegiales, y en Defensores de Belgrano. A los 21 años ya entrenaba con la primera, pero no me quisieron hacer contrato y yo no necesitaba el dinero.Me di cuenta que no iba a poder vivir del fútbol así que lo dejé y me puse a estudiar", relata con un poco de tristeza, aunque satisfecho con la decisión tomada.

Leandro Gimenez tiene hoy 28 años, es despachante de aduana y vive con su mujer y su hija de dos años en un departamento del barrio porteño del Abasto. Y cuando los fines de semana no juega con sus amigos al fútbol, mira los partidos del Barcelona. "Muchas veces sueño con que me vuelvo a encontrar con Leo. Com cuando éramos chicos. Y jugamos juntos en el predio de Malvinas hasta el anochecer. Es imposible, claro. Pero al menos me gustaría un día poder darle un abrazo y decirle lo orgulloso que me siento como argentino por todo lo que ha conseguido".








link: https://www.youtube.com/watch?v=y-TK5qnomYk


link: https://www.youtube.com/watch?v=qo2Auco_uLo


link: https://www.youtube.com/watch?v=wRSbf5GHkFI


link: https://www.youtube.com/watch?v=vFKh76xt-4s


link: https://www.youtube.com/watch?v=0hp3kTvfA_A


link: https://www.youtube.com/watch?v=Pxf2g86Ozko


link: https://www.youtube.com/watch?v=B2yo4Nu9z44
0
0
0
1
0No comments yet