Check the new version here

Popular channels

"Kranevitter es el mejor 5 del país"

“Si me lo cruzo a Ramón, lo saludaría como el último día”.



Ponzio no duda: “El Colo escucha mucho, quiere aprender y es el que más futuro tiene”. Su bajón con Ramón y la autocrítica: “Uno también debe darle confianza al DT”.

¿El mejor 5 de la Argentina juega en River, Leo?

-Sí, obvio

-¿Es morocho?

-No, colorado. En este momento, Kranevitter es el mejor 5 del país. Es el que más futuro tiene.

-Sorprende que digas eso de un futbolista con el que peleás el puesto.

-Pero es así. El Colo se hizo en River, escucha mucho y quiere aprender. Y adentro de la cancha, con muchísimo sacrificio y voluntad, hace todo para jugar.

-¿Va a ser difícil que juegues, entonces?

-Los dos tenemos claro que esto puede cambiar de un partido a otro. Hablamos un montón porque es un chico muy respetuoso e inteligente. Marcelo nos da la posibilidad a todos, cada uno tiene lo suyo para pelear el puesto, pero hay que saber que esta camiseta cuesta mucho. Y él, siendo muy joven, ya se acomodó y juega tranquilo.

-¿Y a vos todavía te cuesta volver a ser Ponzio?

-Un poco... Uno siempre quiere ser protagonista, pero recién estoy dando los primeros pasos después de la situación complicada que pasé. Todavía me falta agarrar confianza y sentirme más partícipe en el juego, y vengo trabajando para conseguirlo.

-¿Por qué bajaste tanto tu nivel con Ramón?

-Quizá no pude interpretar lo que cada partido me pedía. En algunos jugaba más adelante, en otros más atrás, y no llegué a darme cuenta de cuál de las dos era mejor función para seguir siendo titular. Encima, me tocaron los primeros cinco partidos, de los cuales ganamos uno, empatamos dos y perdimos dos. Fue lo más bajo del semestre, porque después de Colón se mejoró y el grupo se fue afianzando. Y es lógico: todos recuerdan lo último que sucede y yo quedé afuera de eso.

-¿Cómo hacés para dejar atrás esos cuatro meses?

-El fútbol es tan dinámico que, de un día para el otro, pasás de ser protagonista a un inadvertido. Y se hace difícil estar afuera y mantenerse al máximo. Así que es lógico que cuando te toca volver, tengas que pelearla día a día e intentar ganarse la confianza del cuerpo técnico y de los propios compañeros.

-Vos sabías por tu experiencia que ni ibas a concentrar. ¿Cómo hacías para aguantarlo a los 33 años y después de haber sido capitán del equipo?

-Era muy difícil. La situación se volvió muy incómoda como para desenvolverme en el vestuario y tener voz de mando o para que el grupo viera que yo apoyaba desde mi lugar. Se dio algo raro, que a mí nunca me había tocado pasar, y en los momentos en los que me ponía mal, me refugiaba en mi familia y así sobrevivía.

-¿Por qué elegiste el silencio?

-Por respeto. Y además, porque hablando no iba a solucionar nada. No quería poner excusas. Por suerte me encontró con la madurez necesaria para priorizar a mi familia. Iba interpretando cómo podía llevar cada momento pero, soy sincero, a veces me agarraba una bronca bárbara. Aunque era todo más interno...

-¿Hubo algo extrafutbolístico?

-No que yo sepa... Cuando se fue el anterior cuerpo técnico, los pude saludar a todos y mirándolos a la cara, así que en ese sentido estoy muy tranquilo. Me parece que se encontró un equipo y apareció el Colo Kranevitter, que entraba muy bien. El técnico eligió 13 ó 14 jugadores y con ellos le dio para adelante.

-¿Por características encajás mejor en el sistema de juego de Gallardo?

-Jugué bastante con Ramón. Si vamos a los números habré estado afuera 10 ó 12 partidos. Me dio unas cuantas posibilidades. Quizá yo no encontré la manera de poder rendirle al máximo. Ahora, si me dan confianza, tal vez pueda rendir más, pero uno debe darle esa confianza también al entrenador.

-¿Te pidió orden Gallardo?

-Sí. Quiere que juegue como 5 más retrasado, haga los relevos, me meta entre los centrales cuando suben los laterales, y yo trato de poner el cuerpo y cumplir. Y si después puedo ser salida, mejor.

-¿Te cuesta dejar aquella costumbre de agarrar la lanza e ir para adelante?

-Tuve una época en la que se me daba por eso, pero si el técnico me pide que sea el 5 más retrasado y el mensaje es claro, uno trata de responderle a eso.

-Cuando puntualizás eso de “si el mensaje es claro”, ¿es porque el Pelado no lo fue?

-No. Antes no se dieron los resultados y las situaciones hicieron que saliera del equipo. Y ahora, Gallardo me dijo que me quería de 5 retrasado. Sólo eso.

-¿Sería una revancha salir campeón teniendo más protagonismo?

-Puede ser... Pero si lo lográramos, no lo tomaría como que salí campeón sintiéndome más útil.

-¿Este River es menos o igual que el campeón?

-Si nos dejamos llevar por las últimas fechas, podría ser. Pero no hay que olvidarse de cómo arrancamos... Hay otros jugadores y los equipos se van formando fecha tras fecha. La regularidad hace que los grupos se vayan formando.

-Hablando de grupo, ¿éste te da el rol de referente?

-Aún estando afuera no me sentía menos. Después, era lógico que no podía opinar de determinadas cosas porque no estaba adentro. Pero mis compañeros siempre me hicieron sentir útil. No era fácil: había momentos en los que podía decir algo y otros en los que no, porque se hablaba de lo que pasaba en el juego y tenía que acompañar. Y lo supe vivir, a pesar de ser una experiencia nueva.

-¿Si te lo cruzás a Ramón, que le dirías?

-Nada, lo saludaría como lo hice el último día.
0No comments yet
      GIF
      New