Canales populares

Kranevitter le dio una lección de fútbol a Mercier




Matías Kranevitter y Ariel Rojas, el equilibrio justo para River






Ejes del mediocampo del equipo millonario: comparten la contención y se ofrecen como primer eslabón en la cadena de juego







nuevo modelo tiene cosas de la vieja versión. Cambiaron los intérpretes y, por lógica, algunas características. El plan Gallardo está superando la fase de elaboración y camina, con firmeza, hacia la consolidación. Riverapabulló en Mendoza a Godoy Cruz y ratificó el rumbo que inició frente a Central, en el Monumental. Presión en campo contrario, los defensores apoyando cerca de la mitad de la cancha, proyección de los laterales, ataques verticales, rotación de los delanteros para no ofrecerle referencias al rival... Ésa es la receta con la que el Muñeco conquistó al grupo, pero que precisa de equilibrio para no quedar descompensado cuando defiende ni lucir sin fuerza al momento de avanzar. Ahí, para estabilizar, entran en escena Matías Kranevitter y Ariel Rojas .

Una fórmula que no es una novedad, porque Ramón Díaz la utilizó nueve veces durante su ciclo. El doble comando preferido del riojano era Ledesma y Rojas, siendo Kranevitter el comodín en caso de lesiones o suspensiones. Como en el torneo pasado, el Colo y el Chino no fueron los elegidos para arrancar juntos: Ramón se inclinó por Ponzio-Kranevitter durante las primeras cuatro jornadas; Gallardo, para el debut, con Gimnasia, escogió a Ponzio y al Malevo Ferreyra, pero la floja respuesta determinó que el Muñeco modificará los apellidos, pero no la idea.

"Sabíamos que iba a llegar la oportunidad, sólo había que trabajar y demostrar. En cada partido el técnico verá quién está mejor. Gallardo fue viendo en la pretemporada a cada uno, y aunque no estuvimos en la primera fecha siempre tuvimos en claro que la oportunidad llegaría", explicó Rojas, al que Chichizola protegió, después del insólito penal que cometió con Racing y que pudo haber puesto en riesgo el último título.

Rojas, con características más ofensivas, se recuesta sobre la banda izquierda para combinar con Vangioni y liberar a Pisculichi ; Kranevitter es el patrón de la franja central, aplicando un juego simple, inteligente. "Hoy se ve un equipo comprometido, los delanteros recuperan y los defensores llegan al área. Tenemos mucha humildad para defender y atacar. Entendimos rápido lo que el técnico pretendía. Tener una idea, algo que te identifique como equipo", señaló el tucumano, de Yerba Buena, sobre el presente de River, invicto entre el torneo y la Copa Argentina, y a la espera de la presentación en la Copa Sudamericana, el 18 de septiembre, con Godoy Cruz.

En la pretemporada, a Kranevitter, de 21 años, se lo ligó con los mercados europeos. El Colo no se conmovió, prefiere seguir creciendo, afianzarse en River, a donde llegó hace seis años. A los 28 alos, Rojas es el socio de todos, también el que cambió silbidos por aplausos y se convirtió en un jugador vital para defender el título.



0
0
0
0No hay comentarios