Check the new version here

Popular channels

L. Suárez, la joya que Boca puede perder









Tiene 18 años, es zurdo, es mediapunta, juega en la selección sub 20 y hasta lo compararon con Messi. Jugó un puñado de minutos en los últimos partidos de la mano de Arruabarrena, pero su contrato vence en junio y, sin acuerdo para su renovación, lo buscan desde Europa.







Leonardo Suárez sólo disputó 45 minutos en la Primera División del fútbol argentino. El chico de 18 años, zurdo y mediapunta, es la última joya salida de La Candela y forma parte del plantel profesional que armó el Vasco Arruabarrena. Debutó hace una semana con la camiseta azul y oro y en ese ratito mostró algunos destellos de calidad.

¿Por qué en la semana del Superclásico copero ante River se habla de Leonardo Suárez? Porque con 45 minutos en el máximo nivel del fútbol argentino al pibe de San Martín lo buscan desde Europa y en Boca temen que se vaya sin recibir nada a cambio. ¿Por qué? Su contrato vence en junio de 2015 y todavía no hay un acuerdo para su renovación. Y más: en los últimos días se conoció que el Valencia (a través de Roberto Fabián Ayala, director deportivo) está dispuesto a pagar casi 2 millones de euros por su pase. Desde el club le confirmaron a Clarín: “Hay dos ofertas. Una del Valencia y otra del Villarreal. Pero nuestra intención es renovarle el vínculo y somos optimistas con eso”. Desde el entorno del futbolista, en cambio, creen que es mejor dar un salto al Viejo Continente.

Suárez mide 1,67 metro y está en Boca desde los 6 años. Cuentan puertas adentro que llegó junto a Cristian Erbes, con quien comparte representante. El pibe siempre se destacó: jugó en Sudáfrica un torneo con Boca y lo eligieron el mejor jugador del campeonato; fue campeón sudamericano con la Selección Sub 17 y semifinalista del Mundial de la categoría en Emiratos Arabes, todo con Humberto Grondona como entrenador. Es titular en la Selección que jugará el Sudamericano Preolímpico Sub 20 en Uruguay en enero y pese a que no llega a pesar 70 kilos, ya le pusieron encima una mochila con una tonelada de presiones cuando en Boca lo compararon con Messi.

El destino hizo que Suárez no apareciera antes de tiempo. En enero de este año, en una prueba de fútbol en Casa Amarilla, Carlos Bianchi tuvo que ir de imprevisto a buscar un jugador a las inferiores por la lesión del chico Joel Acosta. Ese día, Suárez -enganche de la Cuarta- estaba engripado y no participó del entrenamiento. Por eso el Virrey sumó a un chiquitín, suplente de Suárez, a la práctica de fútbol. Ese chico era Luciano Acosta, quien sorprendió por su habilidad y se sumó al plantel profesional. Hoy, diez meses después, llegó la hora de Suárez. Esa joya que con 45 minutos en Primera ya buscan desde Europa.








0
0
0
0
0No comments yet