Popular channels

La barra de River es gamer



La disidente quiso entrar con tarjetas de videojuegos, la oficial revendió por $ 400.000 y el club se llevó una causa por molinetes liberados para la Belgrano Alta.

La lluvia y Vigliano se llevaron la atención del Súper. Pero hubo otro foco de conflicto que afortunadamente quedó desvirtuado por el megaoperativo y tenía que ver con la seguridad. Igual en esa materia el partido dejó de todo: un cacheo exhaustivo supervisado por el propio Sergio Berni y su segundo, Darío Ruiz, a la facción disidente, que dio por resultado que éstos tenían un montón de entradas falsas y por eso fue rechazados. También se abrieron dos procesos por estafa contra la barra oficial que facturó por reventa de tickets truchos al menos $ 400.000 y se inició una causa contra River que lleva el fiscal Adrián Grassi, por liberar durante un buen tiempo los molinetes que llevan a la Belgrano Alta para que pasara gente sin entrada previo pago en efectivo a barras de la facción oficial, que sociabilizaban sus ganancias con empleados del club.

En cuanto a la hipótesis de conflicto de choque de barras, la Seguridad cercó a la disidente. La mayoría de éstos llegó con tarjetas recargables de un local de videojuegos del Shopping Nine, de Moreno, sobre las cuales les habían pegado stickers igualitos a los de las entradas oficiales. El ingenio popular no descansa. Pero los descubrieron. A eso se sumó que debieron pasar por las valijitas de huellas digitales que analiza quién tiene derecho de admisión. De los primeros 15, 13 fueron rechazados. Ahí decidieron pegar la vuelta ante la chance de quedar todos detenidos.

Pero del otro lado también hubo lío. Si bien por ser la oficial insólitamente no sufrieron revisión ni cacheo exhaustivo, hubo reventa a full de entradas, muchísimas falsas. Entre otros fueron defraudados miembros de las peñas de Miramar y Comodoro Rivadavia. La causa recayó en el juzgado 47 y se estima una facturación no menor a los $ 400.000. Eso, sin contar las más de 1.500 personas que habrían entrado sin tickets pero previo pago de $ 1.000 a los violentos. Una realidad del fútbol argentino que no parece que vaya a terminar.



Este ha sido mi crap, 
tómenlo o déjenlo




Los saluda su amigo, el ex roberto @sonatanightwishjudas






0
0
0
0No comments yet