La caída de River es la felicidad de los mediocres