Popular channels

La carta del fanatico que esta cansado del futbol argentino



La carta de un fanático cansado: "Hagamos la revolución de los hinchas"

Un lector de Mundo D (Marcos Pérez) escribió una sentida carta donde reflexiona sobre la realidad del fútbol argentino. Para reflexionar.



Marcos Pérez está cansado. Dice que le pone todas las pilas posibles, pero que se hace cada vez más difícil disfrutar del fútbol argentino.

Por eso, decidió escribirle una carta a Mundo D, para compartir sus sensaciones en este particular momento que viven los que aman el juego y tiene pasión por los colores de una camiseta.





"Tengo 35 años. Llevo más tiempo de mi vida pensando en el fútbol que en otra cosa. Las he vivido todas. Desde las noches de domingo, en las que había un solo programa de tele para ver los goles hasta hoy, cuando tengo partidos hasta en los canales de noticias a cualquier hora.

Han pasado muchos años. Los jugadores han cambiado (hoy parecen atletas) y hasta la estética y la forma de jugar no son lo que fueron. Ni hablar de las camisetas, de los peinados, de los botines. Parece que fueran dos deportes diferentes.

Sin embargo, lo que sigue igual (al menos, en mí) es la pasión. La sensación, intacta, de que no puedo vivir sin el fútbol. Esa ansiedad que crece desde el silbato final del último partido hasta el que viene. Una eternidad que no se llena con nada. Excepto con el juego.

Voy a la cancha cuando puedo, veo la tele, miro Internet... Soy un hincha clásico, diríamos (no voy a decir de quién, no es lo importante). Quiero ser parte, quiero que esa parte del fútbol no se muera. Quiero que mis hijos puedan vivir lo que viví alguna vez. Esa sensación tan pura de fidelidad y pasión por una identidad.

Pero cada vez es más difícil. La violencia organizada, la sobreoferta de partidos, las sospechas de arreglos, los dirigentes corruptos y los jugadores de medio pelo hacen que uno tenga que esforzarse para seguir al pie del cañón. Y no debería ser así.




No debería ser así porque nos merecemos seguir viviendo esa pasión.

Nos merecemos volver a sentir lo que teníamos en el pecho cuando éramos niños. En las canchas (con hinchas locales y visitantes), en el pasto (con jugadorazos y partidazos), en la tele (con la dosis justa de imágenes y programas)... En fin, con una realidad que fue mutando hacia una locura.

Tenemos que recuperar aquellos recuerdos. Somos los dueños del sentimiento. Hemos hecho, nosotros los hinchas (pero los buenos, no los imbéciles que viven de la violencia), la mística que rodea a la Argentina y a su fútbol. Quién, si no, ha llevado tan alto la idea de que no hay nada como vivir un clásico en tierras de la celeste y blanca.

Parece muy difícil. Ahora, se viene un torneo larguísimo de 30 equipos que será afrontado con presupuestos de grandes y chicos, con beneficios para los de siempre y perjuicios para los de siempre. Con ricos cada vez más ricos, y pobres... bueno, para qué decirlo. Un fútbol desproporcionado y caótico, manejado por dinosaurios que quieren seguir enriqueciéndose de manos del Estado (que les sigue dando dinero).

Deberíamos hacer nuestra revolución. Una revolución pacífica y hecha desde el corazón. Ese que se llena de fútbol en cada partido, que llora y ríe por un gol. Que jamás piensa que agredir al rival ni quiere ver la pelota por las nubes.

Seamos diferentes. Amigos de nuestros "enemigos". Jamás dejemos que nuestros niños insulten ni escupan. Ni tiren una piedra ni traten de parecerse a los violentos.

Nos enojemos si perdemos, pero reconozcamos a los que nos vencieron. Seamos buenos en las derrotas, pero mejores en las victorias. Entendamos a nuestro compatriota, lo valoremos. Cuidemos nuestra pasión, tan valiosa, tan poderosa... Al fútbol lo salvamos nosotros, la gente común, o no lo salva nadie.

Es nuesta hora"


0
0
0
0No comments yet