Check the new version here

Popular channels

La chipá Mecanica y su fútbol Tereré

Le ganaron a Boca , como visitante por la ida por los curces de los octavos de Final de la coa bridgestone Sudamericana


Fútbol Internacional
Le ganó 1-0 con un gol en contra de Magallán, por la ida de los octavos de final. El equipo de Arruabarrena mostró su peor versión ante un rival muy limitado.



Una frase desafortunada de Mariano Echeverría había calentado la previa. El defensor de Boca había declarado que "sería una catástrofe quedar eliminado con Deportivo Capiatá", y los jugadores del equipo paraguayo se ofendieron. "A quién te comiste, puto", le respondió Julio César Irrazábal a través de Twitter. Y en la Bombonera, por la ida de los octavos de final, el partido empezó tenso.


Rodolfo Arruabarrena apostó por tres delanteros: Juan Manuel Martínez, Jonathan Calleri y Andrés Chávez, para presionar arriba y atacar sin cesar a un equipo con casi nula historia en torneos internacionales y, a priori, inferior. Pero en los primeros 20 minutos Boca no encontró los caminos al arco de Antonio Franco Arza. Recién a los 21, tras una pelota parada, el Burrito Martínez estuvo cerca del gol.


Pero el local trasladaba mucho, generaba poco y no podía romper el esquema defensivo que pensó el entrenador Héctor Marecos. La única arma ofensiva del equipo paraguayo era Fabio Escobar, que intentaba aguantar la pelota arriba y esperar a sus compañeros lanzados en ataque para generar una contra. Boca inquietó con los remates desde afuera del área, primero Chávez y después Colazo, pero el arquero respondió a puro reflejo.


Sobre el cierre del primer tiempo, llegó el golpe que silenció a una Bombonera repleta. Capiatá consiguió un córner desde la derecha, el centro cayó en el primer palo, la peinaron y Magallán le desvió con el pecho involuntariamente hacia su arco, descolocó a Orion e instaló el 1-0. Sorpresa en la Boca. Enseguida, Castellani capturó un rebote y sacó el derechazo al ángulo que Franco Arza salvó con un manotazo y en el rebote Chávez cabeceó al gol, pero se interpuso la mano del defensor Arturo Aquino. Era penal, pero el árbitro brasileño Sandro Ricci no lo percibió y Boca se fue al vestuario en desventaja.


El segundo tiempo pareció un partido de una liga semiprofesional. La visita, en ventaja, se dedicó a defender y a pegarle de punta. El local, en desventaja, intentaba empatar, pegándole casi de punta para arriba y contra el área. La responsabilidad era de Boca. Arruabarrena mandó a la cancha a Luciano Acosta por Gonzalo Castellani. No pasaba nada. Después, Emmanuel Gigliotti por Martínez. Nada, nada de nada.


Boca fue pura impotencia ante Deportivo Capiatá, que se defendió bien, con humildad y mucha garra. Dos líneas de cuatro, bien ordenado y a romper. Después, una línea de cinco y otra de cuatro. Y Boca nunca pudo entrar al área rival, excepto por una escalada de Meli por derecha que neutralizó el arquero. Agonizaba Boca, se quedaba sin piernas, sin ideas, sin fútbol y sin vergüenza para tirar centros al área desde 60 metros. Pudo ser empate a los 90, tras un desborde de Chávez por izquierda y un centro atrás que conectó Calleri de zurda, pero aparecieron otra vez las manos del arquero.


Al final fue 1-0, un mazazo para una Bombonera que esperaba un triunfo cómodo ante un equipo desconocido. Fue el peor partido de la era Arruabarrena y una de las derrotas más insólitas de la historia de un club centenario ante uno que apenas tiene seis años desde su fundación. Boca intentará revertir esta pálida imagen el jueves, en Luque. Allí deberá ganar para pasar a los cuartos de final.
0
0
0
0No comments yet