Canales populares

La crème de la crème









@Huevoo29




Ahora como DT, el Muñeco va por el récord que ya gozó como jugador.

ATLETICO DE RAFAELA - RIVER (21.30 HS.)

Gallardo va con lo mejor a Rafaela, donde River puede alcanzar el invicto más prolongado de su rica historia.

Ya había debutado con Passarella y, cuando el Kaiser se fue a la Selección, Gallego le empezó a dar cada vez más minutos. River, por aquel entonces, gozaba de lo que era una especie de refundación: las perlas del semillero florecían en una tierra fértil de títulos y un tal Gallardo crecía entre las mieles del éxito. En pantalones cortos, el Muñeco, aún con acné y bien menudito, comenzaba a ser parte de los libros: dos partidos de Daniel Alberto, 24 del Tolo, otros dos de Babington y así llegamos al récord riverplatense de 28 juegos sin caídas.

Dicen que 20 años no es nada. Minga. A Gallardo, por ejemplo, le pasó toda una vida de jugador. Y Núñez, después de pasarlas todas, atraviesa un renacer incluso más profundo que aquél de los ‘90. Ahora al Muñeco le toca participar desde otro lado: heredó de Ramón un equipo que se mantuvo ocho partidos invicto hasta salir campeón del último torneo y la Superfinal, y él impuso su sello, le dio más brillo, goles y soltura al juego, pero sin variar la tónica de los resultados, a tal punto que esta noche, ante el duro Atlético de Rafaela, River puede alcanzar el registro de imbatibilidad más largo de su rica historia profesional (en 1922, época amateur, la marca trepó a los 32 encuentros).

Así las cosas, el petit Monumental recibe al gran equipo de Gallardo. Y si de tamaño se trata, el desafío es mayúsculo. Porque River juega con la respiración del Rojo en la nuca, con una buena carga de partidos encima y frente a un rival que también viene entonado y que en este torneo ya supo sacudir la Bombonera. Por eso el campeón no puede darse el lujo de aminorar la marcha justo ahora y así lo entiende el padre de esta hermosa criatura: con la trilogía ante el Pincha en el horizonte, Gallardo no cuida piernas y pone al que hoy en día considera su 11 de gala, con Guido Rodríguez en el centro del campo y los regresos de Maidana, Pisculichi y Mora.

El Muñeco siente que ya ganó algo. Con él, River volvió a ser River, juega como indica la historia y es respetado en cualquier cancha. Eso no es poca cosa para un paladar que soportó los tragos más amargos, pero que en el último tiempo recuperó el gusto por un fútbol de galera y bastón, que no especula y siempre va al frente, con posesión, carácter y pases cortos.

Aquel invicto que empezó con la Crema se encuentra con la Crema. Es la crème de la crème.




0No hay comentarios