Check the new version here

Popular channels

La cuesta de agosto del Barça

"Quedan cosas por hacer", admite el presidente Josep Maria Bartomeu, pendiente de avanzar en la negociación por Marquinhos y de resolver el futuro de Alves, Song y Afellay

Los azulgrana se enfrentan este sábado al Niza



Bartomeu, Luis Enrique, y Zubizarreta, durante la sesión de entrenamiento del pasado 25 de julio.

A Josep Maria Bartomeu nada le borra esa sonrisa que le permite avanzar -y gobernar- como si nada pese a tanto embrollo judicial. Y así, tan risueño como siempre, llegó el presidente del Barcelona a Birmingham para clausurar el stage de pretemporada llevado a cabo esta semana por el primer equipo en Saint George's Park. Bartomeu, que acompañará al equipo en Niza donde los azulgrana disputarán su segundo partido de pretemporada (20.45 horas, TV3 y La Sexta), buscó un cónclave con Luis Enrique y Andoni Zubizarreta, con el cierre de la plantilla sobre la mesa. Una cuesta de agosto en toda regla para que el técnico cuente con los efectivos que pidió a su llegada.

"Quedan cosas por hacer", admitió el mandatario a la prensa, para abundar: "Está claro que la temporada de fichajes no ha acabado y que hasta el 31 de agosto podemos adquirir jugadores. Posiblemente haremos alguna cosa más». Como suele ser habitual, Bartomeu no citó un solo nombre, aunque las prioridades tanto de la entidad como de Luis Enrique hace demasiado tiempo que son conocidas en un mercado futbolístico que esta semana debió frotarse las manos ante las declaraciones del vicepresidente económico azulgrana, Javier Faus, quien sacó pecho ante la solvencia económica de su club para acometer cualquier fichaje.

Tras haber invertido 143 millones de euros en cinco contrataciones -Luis Suárez (81), Rakitic (18 más variables), Mathieu (20), Ter Stegen (12) y Bravo (12)-, aún faltan piezas para completar el tablero. La llegada de otro central es innegociable para Luis Enrique, y el brasileño Marquinhos, de sólo 20 años, sigue siendo el favorito pese a la negativa del PSG a abrir negociaciones. El club azulgrana, que contaba con que la entidad francesa facilitaría el traspaso de Marquinhos tras la incorporación de David Luiz -quien llega a París para formar la dupla de la canarinha junto a Thiago Silva-, se ha encontrado con que los rectores qataríes piensan tensar la cuerda por un futbolista por el que pagaron en su día a la Roma 32 millones de euros y del que no pretenden desprenderse por menos de 50 millones. Incluso le han ofrecido renovar su contrato.

Ante lo peliagudo del asunto, la dirección deportiva del Barcelona ha venido ofreciendo a Luis Enrique varias alternativas, entre las que se encuentran los belgas Vermaelen y Vertonghen. El primero, suplente en el Arsenal y cuya salida no quita el sueño a Wenger, sería mucho más accesible que el segundo, pieza clave en el entramado del Tottenham y mucho más versátil que el central gunner.

Tampoco va a resultar fácil solucionar el entuerto del carril diestro. Juan Guillermo Cuadrado, por el que además del Barcelona se han interesado Manchester United y City, tiene un precio de salida que bordea también los 50 millones de euros. Una cifra que la dirección deportiva azulgrana considera inasumible pese al interés de Luis Enrique. La Fiorentina, que se hizo con los derechos del carrilero este verano a cambio de 22 millones de euros, piensa apurar su subasta.

A la espera queda Dani Alves. El lateral brasileño, que se incorporará a la disciplina azulgrana el próximo martes junto a Neymar, Messi y Mascherano, está dispuesto a cumplir el año de contrato que le falta ante la escasez de ofertas interesantes y de clubes dispuestos a asumir su generosa ficha. La intención del Barcelona, sin embargo, es la de buscarle una salida cuanto antes. En los despachos consideran que su ciclo ha concluido. Luis Enrique, que podrá reunirse con Alves la próxima semana, será quien determine si merece formar parte de su proyecto. También deben resolver Bartomeu y Zubizarreta las salidas de Song y Afellay, quienes han despertado poco interés en el mercado.

Luis Enrique, mientras, trata de perfilar las líneas maestras de su propuesta. En el encuentro en el Allianz Riviera frente al OGC Niza de la Ligue 1 francesa (el curso pasado concluyó decimoséptimo en el campeonato), ya podrán estrenar su nueva camiseta Rakitic, Mathieu y el portero Claudio Bravo. Un partido que el técnico aprovechará para experimentar con los diferentes planteamientos trabajados esta semana en Birmingham, y en el que Sergio Busquets lucirá por primera vez su nuevo dorsal. Ese número 5 cargado de simbolismo y que hereda por «expreso deseo» del ex capitán Carles Puyol.
0
0
0
0No comments yet