Check the new version here

Popular channels

La "dura" historia de vida de Carlitos Tevez

Su infancia en Fuerte Apache: su madre lo abandonó a los seis meses, su padre murió en un tiroteo y uno de sus hermanos fue condenado por el asalto a un camión blindado. Carlitos se aferró a su familia adoptiva.



Un enorme mural de Carlos Tevez en Fuerte Apache, su barrio de la infancia.


Carlitos tenía cinco años cuando Carlos, su padre biológico, recibió 23 balazos y cayó fulminado en medio de un tiroteo en Fuerte Apache. Carlos no le había dado su apellido a Carlitos y su madre biológica, Fabiana Martínez, lo había abandonado cuando tenía solo seis meses.

La infancia de Carlitos afrontó un nuevo episodio desgraciado que pudo haber terminado en tragedia: con apenas 10 meses, el agua hirviendo de una pava se cayó encima de su rostro. En la desesperación, lo llevaron al hospital envuelto en una manta con fibras de nailon que, al disolverse, quedaron pegadas a su piel y agravaron las quemaduras de primer y segundo grado. Estuvo casi dos meses internado en terapia intensiva y quedó con graves secuelas en la cara y el cuello.

Cuando se repuso, Carlitos quedó a cargo de sus tíos maternos, Adriana Martínez y Segundo Tevez. Juntos vivieron en el primer piso de la Torre 1 del Fuerte Apache, a pocos metros del temido Nudo 14. Carlitos empezó a jugar a la pelota en el club Santa Clara, en el Fuerte, una canchita que se fundó junto con la iglesia y una radio comunitaria. En el verano de 1989 llegó al Fuerte un enviado del club All Boys que solía visitar el barrio en busca de nuevos talentos. Carlitos tenía cinco años pero fue el que más lo deslumbró. "No te lo puedo mandar porque no tiene zapatillas", le dijo Segundo. Pero el entrenador insistió: "Le puedo conseguir algunas prestadas, dejámelo llevar".



Mientras su carrera en el fútbol seguía creciendo, Carlitos recibió otra mala noticia desde Buenos Aires. Juan Alberto, el único hermano biológico con el que mantenía relación, y su cuñado Carlos Avalos fueron detenidos por el asalto a un camión blindado. El futbolista estaba jugando en el Manchester United y, desde ese momento, decidió cortar definitivamente su vínculo.

Con su familia adoptiva, en cambio, la relación sigue siendo cercana. Cada mes, de acuerdo a una nota publicada por el diario El Mundo, Carlitos les envía dinero a Adriana y a Segundo. Y a sus hermanos adoptivos les pagó el viaje para ir a verlo al Mundial de Sudáfrica en el que fue una de las figuras del equipo de Maradona.

Hoy, en plena pretemporada con la Juventus de Italia, otra mala noticia sorprendió a Carlitos.












mira como esta mi casa papá









0No comments yet