About Taringa!

Popular channels

La hinchada del campeón



La hinchada del campeón en el Gran Parque Central



Adentro de la cancha Nacional le sacó 14 puntos a su tradicional adversario. Afuera, en la tribuna; Nacional también fue campeón y la ventaja fueron muchos más que 14 puntos.



Nacional es campeón y está bien porque su historia así lo reclama. El campeón del Apertura es hasta el momento el equipo que más goles convirtió en el campeonato con -29-, y el que menos recibió con tan solo -6- goles en contra. Munúa es el golero menos vencido e Iván Alonso con 12 goles el goleador del Apertura -el gol clásico de Sebastián Fernández fue registrado como gol del 24-. Los nombrados con anterioridad son argumentos válidos para comprender por qué el Nacional de Álvaro Gutiérrez consiguió 36 puntos de 39, y así de esta manera se consagró campeón con dos fechas de anticipación al final del campeonato.



Todo esto adentro de la cancha, donde Nacional le sacó 14 puntos a su tradicional adversario. Afuera, en la tribuna; Nacional también fue campeón y la ventaja fueron muchos más que 14 puntos. Diversos mosaicos decoraron a la Atilio García cuando a Nacional le tocaba oficiar de local en el Gran Parque Central. La adopción de esta costumbre europea se hizo cotidiana y por qué no nacionalófica en el marco del fútbol uruguayo. En la 1ª fecha contra Defensor, cuando el camino del campeón comenzaba, el primer mosaico aparecía en una de las tribunas del Parque Central; siempre lleno como de costumbre. La palabra “Decano” se destacaba en el segundo anillo de la Atilio García.



En la tercera fecha, frente al Tanque Sisley, Nacional cayó en el único partido que hasta ahora dejó puntos en el campeonato. Independientemente al resultado, la hinchada de Nacional daba un nuevo espectáculo en la tribuna. Historia y color se combinaban en el recibimiento de Nacional para homenajear al jugador, cuyo nombre lleva la misma tribuna donde se desplegaba un nuevo mosaico. La palabra Atilio junto a los bigotes; recordaban al goleador histórico de los clásicos para recibir al -en ese momento- futuro campeón.

En la sexta fecha el Decano jugaría de visitante frente Atenas de San Carlos en el este del país. Una multitud de hinchas se hicieron presentes en el estadio Domingo Burgueño Miguel para alentar y acompañar al Nacional de Álvaro Gutiérrez. Comprobando una vez más la teoría que reza una de las banderas de la hinchada: “NUNCA VISITANTES”.

El torneo transcurría, Nacional ganaba y el puntaje crecía de manera proporcional a la ilusión de la gente de ganar el clásico y de ser campeón en esa misma fecha. Nacional llegaba primero en el Apertura al partido con Peñarol, 7 puntos arriba de Racing, su escolta. Ganando Nacional y perdiendo puntos Racing, el tricolor se consagraría campeón, ya que la ventaja sobre los de Sayago superaría a los puntos que quedaban por jugar. Esta posibilidad quedó imposibilitada cuando Racing ganó su partido correspondiente a la fecha 12 contra El Tanque Sisley.

Llegó la venta previa al partido con Peñarol y la gente respondió como de costumbre. El canje de las entradas para socios fue un éxito y las pocas localidades que quedaban disponibles para el público general fueron agotadas 72 horas previas al día del partido.

En el clásico un solo protagonista fue más importante que la hinchada de Nacional: Álvaro Recoba. La magia del “Chino” desataba una vez la locura en los hinchas de Nacional, que veían como una vez más su ídolo le convertía a Peñarol en los descuentos. Para el clásico un nuevo mosaico fue organizado por la hinchada tricolor, que nuevamente combinaba historia con color, la verdadera historia que algunos ignoraban quedaría nuevamente en evidencia. En la Olímpica aparecía el resultado de la goleada histórica más grande que se registra en un partido clásico: 6 a 0 a favor de Nacional. La Colombes invadida por los colores de Nacional y mucho, pero mucho papel picado. Una verdadera fiesta que nos tuvo expectantes hasta el último segundo, un clásico para el recuerdo, un clásico a lo Nacional.



El pasado domingo Nacional se enfrentó a Cerro y dependía solo de sí mismo para ser el campeón del Apertura. Los hinchas, todavía eufóricos por lo ocurrido contra Peñarol, dedicaron el mosaico a lo que había pasado una semana atrás. “A lo Nacional” aparecía en el segundo anillo de la Atilio García para recordar que lo acontecido el domingo 9 en el Centenario ya había pasado en otras 29 ocasiones. Sumando el último clásico, Nacional le dio vuelta un clásico a Peñarol en 30 ocasiones, contra 21 del tradicional rival.



Nacional ganó el partido 1 a 0 con gol de Arismendi y se quedó con el Apertura, asegurando una plaza en la definición del torneo uruguayo 2014-2015, del cual obtenerlo significaría el número 45 de su historia.
0No comments yet
      GIF