Canales populares

La historia del Burrito Andrés: cómo nació el oráculo co

LTA LTA LTA Buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu


La historia del Burrito Andrés: cómo nació el oráculo cordobés
Un domingo de lluvia, de junio de 2011, se nos ocurrió imitar al Pulpo Paul. Lo que siguió fue histórico.




link: http://www.youtube.com/watch?v=8s16YjQCwbM


link: http://www.youtube.com/watch?v=n2VsXfyDAjc




El Burrito Andrés nació un domingo de lluvia, de junio 2011, en la redacción de Mundo D. Acabábamos de confirmar que River jugaría la Promoción ante Belgrano y el partido se convertía, sin haberse jugado, en el más trascendental del fútbol argentino.

Hacia un año que el Pulpo Paul nos había dejado sus pronósticos en el Mundial de Sudáfrica y su legado nos inspiró. Recuerdo que charlaba con Roberto Battaglino, periodista de Política y Negocios de La Voz, y él nos sugirió que para oráculo cordobés nada mejor que un animal autóctono de Córdoba.

"Debería ser un cabrito o un burro", bromeó Roberto. La idea estaba lista.

Esa noche, organizamos todo. "Necesitamos una camiseta de Belgrano, una de River y tres fardos de alfalfa", dijimos antes del cierre. ¿Pero, a dónde buscar un burro en plena Córdoba capital? "En el zoológico hay una granja. Veamos si hay un cabrito, o capaz que un burro", tiró alguien, que había pasado con sus hijos por ahí.

No había antecedentes de poderes ocultos. Ni siquiera sabíamos que existía. Fue el destino.

Dicho y hecho. El lunes por la mañana, bien temprano, fuimos a comprar las camisetas y llegamos hasta el zoológico de Córdoba. Nos encontramos con Fernando, el encargado de la granja. "Sí, tenemos un burro. Andrés se llama. ¿Para qué lo quieren? ¿Están seguros", nos preguntó. Al final, logramos convencerlo. Nos dejaba intentar el pronóstico (la única exigencia fue que pusiéramos la bandera de la granja bien al frente) sin demasiado convencimiento.

Días después, el miércoles antes del primer partido, hicimos lo del Burrito. Aquella primera vez todo fue muy nuestro. Armamos la escenografía, le explicamos a Fernando cómo lo queríamos hacer y le dimos para adelante. Que salga lo que salga. Invitamos a algunos medios de Córdoba y un par de móviles se animaron a pasar. No estaban muy copados pero les pareció simpática la idea.

Y Andrés lo hizo. Salió desde su corral, caminó hasta los fardos y, luego de un par de dudas, se plantó frente al de Belgrano y empezó a comer. Fue su pronóstico: esa noche, ganaría Belgrano. Y ganó: 2 a 0.



El segundo
El triunfo del Pirata en Alberdi convirtió al Burrito en un verdadero oráculo. El jueves por la mañana todo el mundo quería saber qué pasaría con el partido en el Monumental. Comenzó la locura por el segundo pronóstico. ¡Hasta tuvimos que negociar la exclusividad! Varios medios (no vale la pena nombrarlos) quisieron adueñarse del animal. Querían hacerlo solos. Fue un desborde.

Recuerdo que se hizo un viernes (el partido era el domingo) por la mañana así las radios y la tele podían transmitirlo en vivo. Recuerdo que todos estuvimos pendientes del segundo pronóstico de Andrés.

Ahora sí, rodeado de cámaras, fotógrafos, periodistas y curiosos (y con las camisetas cambiadas, por la localía), el burro comió del fardo del medio, lo que era un empate.

Era el descenso de River.

Y fue así. Belgrano mandó al "Millonario" al descenso y Andrés se convirtió en un mito viviente de Córdoba. Aunque trascendió la provincia, fue noticia en todo el país y hasta medios como la Gazzetta dello Sport publicaron el vídeo de La Voz del Interior con el vaticinio.

Lo que siguió fue una procesión por el zoo de Córdoba durante varios meses. Miles de hinchas de Belgrano llegaban hasta la granja para sacarse fotos, y agradecerle al cuadrúpedo por lo que había hecho.

Hasta hace un año, cuando fue vendido por unos miles de pesos. "Sí, se fue a las sierras", nos contó hace poco el actual encargado del lugar. "Pero todo el mundo lo recuerda.
0No hay comentarios