Popular channels

La historia del monumental

El Monumental no fue construído, ni remodelado con dinero del gobierno militar




A nivel mundial, El Monumental es considerado como el templo universal del buen fútbol




Desde hace mucho tiempo el área ignorante de la patria futbolera habla sin conocimiento de causa de la construcción y remodelación del estadio del Club Atlético River Plate. Por este motivo en Expediente River decidimos narrar con fundamentos concretos la verdadera historia del mejor estadio de la República Argentina: el mítico Monumental de Núñez. ¿Con qué fin? Que los hinchas de todos clubes, y por supuestos los resentidos aficionados xeneizes, dejen de exponer deliberadamente su escasa materia gris al repetir como loritos la frase "Eehh gallina a tu cancha te la hicieron los militares", por desconocer la verdad del coliseo del fútbol argentino.

Para el comienzo de la época profesional, el Club Atlético River Plate contaba con un considerable número de socios que le proveían grandes entradas de dinero. Por lo que la idea de la dirigencia era construir un estadio mucho más grande que el que River tenía en ese momento. Hacia 1935 se sabía que el club no iba a poder prolongar por mucho tiempo la ubicación de la antigua cancha de avenida Alvear y Tagle, ya que los terrenos no pertenecían a la institución y el contrato de alquiler no le sería renovado. El problema era grande dado que allí River Plate no solo tenía un importante estadio para esa época, sino que además poseía muchas instalaciones deportivas anexas destinadas a los socios, como ocurre en la actualidad. Esas instalaciones sirvieron en parte para captar un gran número de asociados por su comodidad e infraestructura. Pero tal y como estaba previsto, fue desalojado de esta ubicación en 1937. Pero para ese entonces el club había puesto en marcha un proyecto mucho más grande...





Viejo estadio de River Plate en Alvear y Tagle (última casa del CARP antes del Monumental)




Construcción del Estadio Monumental (1937-1938)

Fue un visionario llamado Antonio Vespucio Liberti quien sugirió comprar los terrenos en donde hoy se encuentra el Monumental. Muchos lo trataron de loco e irresponsable, dado que lo que él proponía parecía una quimera. Liberti quería construir el estadio que según su criterio, River merecía. Él había observado ese espacio abandonado considerándolo apropiado para llevar adelante su sueño. Los problemas que trajo su idea fueron muchísimos, a punto tal que costó mucho convencer a otros directivos de la factibilidad de un proyecto que parecía una auténtica utopía. Más de uno sostenía que era una locura tratar de hacer semejante estadio en terrenos pantanosos y ganados al río, debido a los problemas que estas características acarrearían. En pocos años cambiarían de opinión al ver como el hormigón avanzaba a paso firme.




Maqueta oficial del proyecto




Finalmente y luego de muchas negociaciones River adquiere un préstamo del gobierno a través del Banco Hipotecario Nacional, ya que la idea de construir un estadio que pudiese ser considerado como el escenario nacional pero que estuviese manejado por un club como River Plate en lugar de estar en manos del estado, sedujo a los gobernantes que inmediatamente dieron el visto bueno. Anteriormente a eso el club adquirió los terrenos en cuestión a un valor de 11 pesos el metro cuadrado. River compró alrededor de 5 hectáreas y la Municipalidad de Buenos Aires donó otras 3,5 hectáreas que son en definitiva las 8,5 que el CARP posee en la actualidad.

En 1934 el club llamó a concurso nacional de anteproyectos para la construcción del Monumental. La idea era simple: edificar estadio con pista de atletismo, completamente construido en hormigón armado, con instalaciones deportivas anexas tanto en el interior como el exterior del mismo y que contemplara la posibilidad de llegar a una súper capacidad de 120.000 espectadores. En aquella época los juegos olímpicos eran mucho más populares que los mundiales de fútbol; De allí la necesidad de incorporar una pista de 400 metros alrededor del campo con la esperanza de poder albergar dicha competencia internacional. Algo que nunca ocurriría.





Para Liberti la grandeza de River Plate exigía un estadio único y de primer nivel





El proyecto original contemplaba un estadio cerrado en forma de anillo





Como se aprecia en la foto, se distinguen las tribunas Belgrano y San Martín




La obras preliminares llevaron mucho tiempo porque hubo que poner en condiciones el terreno haciendo una correcta nivelación y además se trabajó arduamente para decidir qué tipo de fundaciones realizar para sostener el estadio, debido a que el lugar era un asentamiento inestable en el que emergían chorros de agua desde las napas subterráneas al hacer las excavaciones (podían provocar desmoronamientos imprevisibles). Problemas tremendamente complejos de solucionar porque que el Monumental fue construido casi sin maquinarias, en poco más de dos años, haciendo las bases de las columnas a mano, con palas, ya que no existían las excavadoras, extrayendo el agua de las napas subterráneas que inundaban las excavaciones con bombas de achique accionadas también a mano, transportando la tierra a lomo de burro en alforjas, y rellenando la zona del campo de juego y tribunas a mano, con primitivos elementos de trabajo. Una obra verdaderamente faraónica, como lo fue la construcción del antiguo Coliseo de Roma, cuyos planos fueron la base arquitectónica de nuestro Monumental.




El Coliseo y el Monumental: Dos obras faraónicas llenas de historia que poseen planos similares




Cuando se diseñó el Monumental el proyecto original constaba de cuatro grandes tribunas. Como el dinero del préstamo bancario no alcanzó para levantar la totalidad de las gradas, el estadio adoptó una forma de herradura. La cuarta tribuna siempre estuvo en el diseño original, no fue un agregado ni nada por el estilo. Simplemente no se construyó en su momento por falta de capital. La primer tribuna del Monumental en ser edificada fue la actual San Martín. Luego se realizó la Belgrano, quedando en medio de ambas el espacio para hacer las tribunas Colonia (Sívori) y Centenario. Por ende, esta última fue la tercera en ser levantada, y su finalización derivó en la inauguración de la Catedral del fútbol argentino en 1938.

El Monumental comenzó a construirse el 27 de septiembre de 1936 y se inauguró oficialmente el 25 de mayo de 1938. La ceremonia se realizó con un partido amistoso entre River Plate y el Peñarol de Uruguay. Tal y como se especulaba, la realización del estadio terminó endeudando críticamente a la institución. De hecho tres de las cuatro tribunas proyectadas se realizaron íntegramente con el dinero del préstamo que el Banco Hipotecario le otorgó al Más Grande.





Diario La Nación correspondiente al 27 de mayo de 1938





Al estadio se lo conocía como "La herradura", ya que no estaba completamente cerrado




La capacidad original del Monumental, con las cuatro tribunas terminadas, rondaba los 150.000 espectadores (siempre y cuando todo el público estuviera de pie). Cada grada podía contener entre 30.000 y 40.000 personas paradas como ocurre en las tribunas populares. De hecho todo el anillo superior del estadio estaba destinado a espectadores de pie, ya que tal como ocurría en el Coliseo de Roma, edificio inspirador de nuestra casa, la gente que ocupaba esos lugares era la que pertenecía a las clases sociales más bajas. Es decir, cuanto más arriba te colocaban, menos nivel social tenías. Por dicho motivo el Monumental podía albergar a tanta gente, ya que las tribunas con asientos no eran mayoría, sino todo lo contrario. Antes del Mundial '78 la capacidad aproximada era de 90.000 espectadores.




En sus primeras décadas de existencia, el Monumental albergaba alrededor de 70 mil espectadores



Construcción de la tribuna "Sívori" del Estadio Monumental (1958)

Tuvieron que pasar veinte años para que River, con dinero propio, levantara parcialmente la última tribuna que faltaba para "cerrar" el estadio. Por la venta del crack argentino Enrique Omar Sívori (ganador del Balón de Oro en 1961) a la Juventus de Italia, el club recibió $10.000.000 de pesos argentinos que se destinaron únicamente para construir la última grada bautizada "Sívori". En realidad solamente se edificaron las bandejas baja y media, ya que el capital no fue suficiente para obrar el 100% de dicha tribuna.





Vista del Estadio Monumental casi totalmente cerrado




PD: Nótese en el extremo inferior derecho, la cantidad de autos estacionados en las adyacencias del Monumental. Al parecer, en aquel partido concurrieron alrededor de 70 mil personas.

¿Cual es la diferencia entre un equipo grande y El Más Grande? El distintivo está en los hechos históricos, no en las palabras. Las palabras pueden sonar muy lindas pero no dejan de ser puro marketing publicitario. Slogans que buscan captar la atención de la gente, aunque detrás de esto no exista nada. Históricamente River Plate ha demostrado con hechos inigualables su grandeza sin paralelo, y uno de esos acontecimientos es el motivo de este informe, el Estadio Monumental. Alguna vez, el gran Adolfo Pedernera, dijo que la construcción de nuestra casa había sido "el gran paso del Gigante", en obvia alusión a River. Y que en un lugar donde solamente había un pantano y más allá, una pocas casitas, habíamos levantado "semejante estadio". Un estadio que fue el más grande de Sudamérica hasta la construcción del Maracaná en 1950.





Desde 1938 hasta 1950, el estadio Monumental fue el más grande del Sudamérica




Remodelaciones del Estadio Monumental (1976-1978)

Llegó el momento de hablar de las famosas remodelaciones para el Mundial de Argentina. La realización de la Copa del Mundo 1978 lógicamente motivó a la remodelación (y hasta construcción) de algunos estadios nacionales. En total el Mundial '78 costó al estado argentino al menos 520 millones de dólares, ya que se construyeron tres nuevos estadios en las ciudades de Córdoba, Mendoza y Mar del Plata, y además se remodelaron el Monumental de River, el José Amalfitani de Vélez y el Gigante de Arroyito de Rosario Central. Obviamente solo hubo refacciones en dichos escenarios, ya que únicamente estos fueron designados sedes principales de la Copa Mundial. El Gobierno Militar le otorgó a River (y al resto de los clubes en cuestión), créditos para las remodelaciones correspondientes. El préstamo que se le dio a River Plate fue de 28.000.000 de pesos ley. Cabe aclarar que el Millonario recibió más dinero que Vélez Sarsfield y Rosario Central, porque el gobierno decidió invertir más capital en el Monumental que en el resto de los estadios, por ser éste el mejor escenario de la república y sede de la final de la Copa del Mundo 1978.





Revista El Gráfico correspondiente al 2 de noviembre de 1976





Revista El Gráfico correspondiente al 31 de mayo de 1978




Antes de continuar, aclaremos algunas cuestiones. Obviamente el Monumental no fue el único estadio en ser refaccionado por el gobierno nacional. El Gigante de Arroyito y el José Amalfitani, también incorporaron tableros electrónicos, sistemas de iluminación último modelo, entre otras tecnologías.




Revista El Gráfico correspondiente al 11 de mayo de 1977





Revista El Gráfico correspondiente al 28 de marzo de 1978





Revista El Gráfico correspondiente al 20 de junio de 1978




¿Exactamente que remodelaciones recibió el Estadio Monumental?

• Construcción de la bandeja alta de la tribuna Sívori
• Trabajos de pintura
• Incorporación de baldosas
• Incorporación de un tablero electrónico de último modelo
• Incorporación de equipos de luces
• Construcción de una sala de prensa en la tribuna Belgrano media

Las remodelaciones afectaron considerablemente el patrimonio del club y redujeron la capacidad del Monumental debido a la incorporación de butacas de madera, y a las construcciones de una sala de prensa en la tribuna Belgrano media y de un estacionamiento de 5.000 metros cuadrados.





Revista El Gráfico correspondiente al 11 de enero de 1977




Paralelamente con las refacciones en los estadios designados, se decía que el estado nacional le estaba aportando dinero de izquierda a River, Vélez y Central para la compra de futbolistas. Por esto motivo los dirigentes de Boca se enojaron con el gobierno que se negó a otorgarle dinero al club xeneize para la contratación del delantero Carlos Bianchi. Si bien fue casi una certeza, ningún funcionario oficialista reconoció como ciertas estas supuestas "ayudas". Vamos a suponer que esas contribuciones por parte del gobierno existieron. En todo caso, serían como compensación por la enorme pérdida de dinero en las recaudaciones que sufrió River (y el resto de los clubes que cedieron sus estadios para el Mundial) por no poder hacer de local en el Monumental durante todo el tiempo que demoraron los trabajos. Además Boca no tenía ningún motivo sustentable para pedir dinero, ya que esto no era un "regalo" para cualquier club que lo solicitara. También cabe aclarar que la Bombonera no había sido designada como sede de la Copa del Mundo. Andá a buscarla al ángulo, porcino.




Revista El Gráfico correspondiente al 5 de julio de 1977




Finalmente las obras terminaron, y el Monumental quedó en óptimo estado para albergar la mayoría de los partidos de la Copa del Mundo (inclusive la final). Pero para los individuos que necesitan ver para creer, decidimos mostrarles una fotogafía del Monumental en los años '60 y otra del Monumental en pleno Mundial '78, para que se cercioren de que la diferencia a nivel estructural es nula. ¿A qué nos referimos? A que no hay un techado, ni un aumento de capacidad en las tribunas (de hecho hubo una reducción), ni cosas por el estilo que establezcan una diferencia evidente.




ESTADIO MONUMENTAL EN LOS '60








ESTADIO MONUMENTAL EN PLENO MUNDIAL 1978








Finalizado el Mundial, River, Rosario Central y Vélez, debieron pagarle al estado nacional los millones correspondientes por las remodelaciones. El Más Grande se hizo cargo del costo de la obra que pudo cancelar en cuotas luego de varios años, pero a un valor mucho más elevado que el monto original (28.000.000 pesos ley) por causa de una importante devaluación de la moneda argentina que se registró en aquellos años.




Revista El Gráfico correspondiente al 25 de septiembre de 1979




Pero el cambio de moneda no solo provocó que River terminara abonando el crédito a precios siderales, sino que desembocó en una casi quiebra del club en 1983. De esta manera queda en evidencia que al Más Grande, nadie le regaló nada. A pesar de los problemas económicos e institucionales que sufrió la institución, River Plate logró consagrarse tricampeón del fútbol argentino.




Revista River Nº1857




El objetivo de esta investigación es dejar asentado que el Estadio Monumental fue construido y remodelado con dinero propio de River Plate. En cuanto a esos dedos acusadores que hablan de ayudas manchadas de sangre, los invitamos a recordar que la dictadura militar iba a financiar secretamente el estadio de Boca Juniors que Armando quería construir a mediados de los '70 (esta sería la sede principal del Mundial 1978). Por último queremos referirnos a los resentidos que publican imágenes de militares con los colores blanco y rojo. Muchachos, si ustedes tienen por ahora si es que no la tiran una Bombonera a medio terminar, donde entran muchísimos menos espectadores que en el Monumental, y que para colmo se inunda frecuentemente, no es culpa nuestra. Pero en cierto punto es entendible que comentarios así provengan de sujetos con limitada capacidad neuronal.
0
0
0
0No comments yet