Canales populares

La Jaula: El Ultimo Guerrero (Reality Argentino de MMA)




Capitulo 1: Casting y Selección


link: https://www.youtube.com/watch?v=-aGhWXNWix4

Capitulo 2 - División de equipos.


link: https://www.youtube.com/watch?v=1g9S_kdJIUI


La jaula del último guerrero


En Liniers se filma un reality que muestra el sacrificio de 16 peleadores de distintas disciplinas marciales, que se trenzan en feroces combates.

Ramón Falcón al 6800, a tres cuadras de la estación de de Liniers, cerca de la General Paz, frontera de asfalto que divide la Capital del primer cordón del Conurbano Bonaerense. Los comerciantes conversan distendidos en la vereda, ajenos a la suba del dólar y a la humedad. Algunos aprovechan para perseguir con la mirada a las jóvenes que trituran la billetera entre ofertas de fin de temporada. Otros las prefieren maduras, porque hay bellezas que el tiempo no logra domar. Lo que ninguno percibe es que a 20 metros de la ronda que formaron, entre el banco y la panadería, un poco más allá del kiosco y del negocio de comida para perros y gatos, hay una puerta negra de hierro que descansa bajo llave.
Apenas el rectángulo de metal se abre, asoma el pasillo de paredes rojas decoradas con fotografías de muchachos tallados por el rigor y la disciplina. Esta hilera de retratos, sesgados por la tensión que promete sangre, desemboca en un sueño enjaulado, que ruge con los puños en guardia. Entre puchingballs, bolsas de entrenamiento colgadas en peso muerto como reses y cámaras de TV se filma El último guerrero de la jaula”, el reality pensado por Fabio Falero para mostrar el sacrificio de 16 peleadores de distintas disciplinas marciales y que acabará con uno de ellos con 50 mil pesos en el bolsillo.
Se terminaron las palabras. Es tarde de combates. Seis participantes se medirán en el octágono y los que pierdan volverán a casa con los sueños besando la lona. Falero lleva la cabeza rapada al ras, con una cresta prolija en el techo del cráneo, y delata unos 30 y pico largos. Cordial hasta en los gestos mínimos, abre la puerta de la heladera, elige una botella de agua mineral a la que le quita la etiqueta para que la marca no aparezca durante las filmaciones, y explica que los protagonistas fueron seleccionados entre más de 400 aspirantes y se dividen en dos equipos (rojo y amarillo), cada uno conducido por tres entrenadores. Desde principios de enero estos luchadores conviven en la misma casa, con triple turno de entrenamiento diario, dejando todo en cada práctica.
Alrededor de la jaula se mueven camarógrafos, productores y asistentes; entre ellos caminan los peleadores, sabiendo que de la tenacidad de las manos depende el futuro inmediato. Ocurre que para bajar del octágono sin los brazos ni las piernas rotas, además de estar un poco loco, hay que tener conocimientos básicos de muay thai, kick boxing, jiu jit su y boxeo.
El primer combate lo protagonizan dos especialistas en la lucha de piso. Se nota apenas intercambian los primeros jabs. La pelea es pareja, ninguno rompe el molde y no hay nocaut que disfrutar. Los jueces que califican la contienda están sentados juntos, uno al lado del otro, en silencio, con una hoja que tiene un cuadro de doble entrada dividido por peleador y en rounds. Pablo Roa, campeón continental de kick boxing, y Freddy Sukata, pionero en el país de la variante brasilera de jiu jit su, mantienen prudente silencio. Ellos, junto a Fabio Falero, serán los encargados de puntuarlos y elegir quienes siguen en camino. El fallo es unánime; el ganador tiene la cara cortada y el arco superciliar derecho hinchado. Su oponente, fibroso y de ojos claros, no se muestra mejor con la derrota marcada en la piel.
A la espera de la segunda pelea, Falero cambia de camisa y cuenta que la idea de armar el primer reality de MMA en el país nació hace más de tres años. "Queríamos reflejar el sacrificio de los luchadores para llegar a un combate. No sólo es el producto que se ve por televisión. Queremos que el público entienda las diferentes disciplinas marciales que intervienen en las MMA", comenta mientras el representante rojo, llamado Ariff, nacido y criado en San Juan, y su contrincante del team amarillo, Jonathan Chavez, porteño y con filosos conocimientos en muay thai, suben al ring enrejado.
También encerrados en la misma casa, Ariff y Jonathan cosecharon buena relación. Hay abrazos. Pero cuando suenan las campanas, mueren las amistades. El combate regala adrenalina. Y al acabar, ambos se arrodillan sobre la lona y saludan al oponente. Uno de los dos abandona el programa al perder en fallo unánime y se sienta triste con un pedazo de hielo sobre el pómulo derecho y otro sobre la pierna marcada por las patadas. El tipo no llora. Pero que le duele, le duele.
Según Falero en el programa se cuentan historias de vida muy duras. Aún sin canal, el ciclo buscará revelar por qué las MMA tienen más rating que el boxeo. "Cuando los espectadores entiendan de qué se trata, se darán cuenta que este es el entrenamiento más completo que existe. En el octágono no existe la suerte. Para ser el mejor arriba, también hay que ser el mejor abajo", explica, Y pide terminar la charla para puntuar la tercera batalla de la tarde, que a esta altura, del otro lado de la puerta negra de hierro, ya se vistió de noche. «

Herramienta de inclusión

Fabio Falero también pensó el reality como herramienta de inclusión social. El proyecto no se agota en el soporte audiovisual y cuenta con becas para que jóvenes de barrios carenciados puedan conocer el entrenamiento de las MMA. “Queremos encontrar una salida de vida en el deporte, lejos de las tentaciones fáciles que la falta de posibilidades económicas y educativas provocan en los chicos. Aspiramos a que ellos encuentren en este deporte otro estilo de vida, lejos de todo vicio”, cerró Falero.

http://tiempo.infonews.com/nota/26091/la-jaula-del-ultimo-guerrero
0No hay comentarios