Check the new version here

Popular channels

La más ingeniosa, la más fiel, la más gloriosa

¿De qué planeta vinimos?

¿Cómo es que todavía no se dan cuenta? Me pregunto una y otra vez. Es que es tan obvio que parece mentira que no haya un monumento o que no sea una verdad indiscutida. “Son todos iguales”, despotrican. ¿Lo dirán por bronca? ¿Acaso es ignorancia? ¿Cómo no se permiten admirar y rendirse ante lo inigualable? Las preguntas invaden mi cabeza y están a punto de cambiarme el humor. Pero si es tan obvio…

El 16 de mayo de 2015, la CONMEBOL eliminó a un club de la Copa Libertadores por un atentado de sus propios hinchas quienes, no conformes con perjudicar a su club internacionalmente, se agruparon para iniciar un juicio multimillonario contra la institución que dicen amar.



Mientras todo esto estaba pasando, los socios de San Lorenzo se agrupaban para seguir aportando de su bolsillo metros cuadrados que los acerquen un poco más a cumplir el sueño de la Vuelta a Boedo. Esa incansable lucha que iniciaron desde hace casi 20 años y llevan con orgullo de la mano de la SubComisión del Hincha y la actual dirigencia.



¿Cómo es que todavía no se dan cuenta? Me pregunto pero ya no me cambia el humor. El repaso mental de todos los hechos me sacan una sonrisa que se transforma en emoción y admiración. Estos 4 millones de locos que llevan la azulgrana en la piel se juntaron de a 2 mil, 20 mil, 45 mil, 7 mil y 110 mil marchando a la Legislatura, Embajada Francesa y Plazo de Mayo, con un Proyecto de Restitución Histórica que se convirtió en Ley el 15 de Noviembre de 2012. En aquellos inolvidables días primó la familia, los valores, las convicciones y no hubo ni un solo disturbio. Entonces ¿Cómo es que alguna vez el microcentro porteño terminó destruido?



Sí, (otra vez) los hinchas de ese mismo club se juntaron en el obelisco de a miles. Un cocktail letal para el espacio público y la seguridad, que se transformó en una batalla campal a los pocos minutos de iniciado el festejo. Festejaban que había un día del año que se escribe dos veces con 12, al que llamaron “Día Internacional del Hincha” (de ese club). No tienen un día en la historia que amerite llamarle día del hincha, como aquel 30 de noviembre de 2000 cuando los socios de San Lorenzo impidieron la privatización del Club. Hecho que toma mayor trascendencia teniendo en cuenta que un año antes otra hinchada no pudo impedir la venta de su club ¿Te acordás?



¿No se dan cuenta o no se quieren dar cuenta? Empiezo a cambiar la pregunta y a pensar distinto porque es tan obvio que me parece que lo saben y lo quieren tapar. Porque hubo un año en el que sí admiraron y se rindieron ante La Gloriosa. Fue en aquel 1982 donde a San Lorenzo le tocó jugar en la B, años de una dura realidad institucional. San Lorenzo no fue el único en esa situación, pero no son todos iguales. Mientras La Gloriosa revolucionó el fútbol y rescató al club, otros abandonaron la pasión. Los mismos que años después fueron gerenciados por una empresa.



¿De qué planeta vinimos? Porque no es la única vez que los socios de San Lorenzo rescataron al club de una situación complicada. En 2012, mientras peleaban por convertir en Ley la Vuelta a Boedo, el equipo estuvo cerca de bajar de categoría. Y una vez más apareció la gente, que lo salvó junto a ese gordo loco de barba candado y el hombre que lleva la 10 en la espalda. Como dije más arriba, no son todos iguales. Otros dos clubes pasaron por la misma situación, con disturbios, violencia y hechos lamentables que desembocaron en el peor final: descenso para ambos.



No son todas las hinchadas iguales ¿Cómo tienen el descaro de decirlo al aire? En esas imágenes ves gente rompiendo su club y en estas otras vas a ver socios que se acuden voluntariamente a embellecerlo sin pedir nada a cambio.



El repaso mental, las fotos, te hacen vivir otra vez esos momentos inigualables, que nos emocionan a todos. Mirala que linda viene, mirala que linda va, es La Gloriosa hinchada de San Lorenzo de Almagro, la que suena diferente.

La dictadura militar le expropio la cancha. Hicieron otra.
Se fueron al descenso y revolucionaron el fútbol argentino.
Quisieron vender el club. Lo impidieron.
Marcharon de a cientos de miles con un objetivo común y convirtieron en Ley un proyecto que ellos mismos generaron.
Armaron un voluntariado para embellecer al club: pintan el estadio. arreglan las instalaciones, le dan color a las tribunas, ayudan con la organización.
Crearon una Subcomisión que trabaja por la Vuelta a Boedo, por la cultura y por los Derechos Humanos.
“Jugadores, jugadores los vinimos a alentar”, y salvaron a San Lorenzo del descenso.
Aportan millones de pesos en cuotas, en bonos, haciendo asados, vendiendo ropa, en días de partido, recorriendo el país con un micro, en Boedo o en el microcentro. Camino a la tercera cancha.
Ganaron la Copa y conmovieron al mundo en Marruecos con un récord histórico (14 mil cuervos)
Conformaron y votaron una comisión directiva que representan al socio y son admirados por todos.



Cuando decimos “qué lindo que es ser hincha de San Lorenzo”, cuando decimos que somos distintos, lo decimos con fundamentos.

La más ingeniosa, la más fiel, la más gloriosa.
0
0
0
5
0No comments yet