Check the new version here

Popular channels

La revolución de San Lorenzo





La revolución, el éxito también llegó fuera de la cancha




San Lorenzo atravesó una de las peores crisis de su historia; cómo hizo en poco más de dos años para transformarse y crear un modelo de la reconstrucción

La historia es vieja, pero no se la lleva el viento. Olvidarse del pasado sería un pecado de novatos. Hay que pisar la acera arenosa del Bajo Flores en el invierno de 2012, cuando el viejo y querido Ciclón se salva raspando de volver al ocaso futbolero, en una dramática promoción con Instituto, con el sello del inefable Ricardo Caruso Lombardi. El club está colapsado: ni el lavarropas anda para enjuagar la vestimenta de los futbolistas. Nadie corta el pasto, nadie paga la luz, los empleados se alimentan en ollas populares, los juveniles se entretienen en escándalos, los dirigentes que administran, desde Carlos Abdo hacia atrás, sólo coinciden en un sentimiento: el rencor. Los jugadores que están se quieren ir. Los que pueden venir ni lo piensan. La excepción es Pichi Mercier, desde el Lejano Oriente, con un estado físico de dudosa veracidad. Hoy, el más querido.

La Asamblea de Socios, que invita a elecciones, primero. El surgimiento de Matías Lammens, un desconocido y pujante dirigente, acompañado por Marcelo Tinelli, más tarde. Joven abogado, idealista, emprendedor en una exitosa distribuidora de bebidas, mete los pies en el lodo con un grupo de aventureros. Arrasan en las elecciones de la continuidad, en septiembre de 2012, primero. Arrasan en las elecciones de la confirmación, en diciembre de 2013, más tarde.

Cómo hacer la revolución desde un escritorio. Las cuentas en orden. Adiós a los cheques voladores. Un plantel propio casi íntegramente. Un título local, con Juan Antonio Pizzi. Una final de la Copa Argentina, con el mismo entrenador. La gloriosa Copa Libertadores, con Edgardo Bauza, de una vez y para siempre. El próximo Mundial de Clubes, con el mismo conductor. La ayuda bendita desde el más allá por la designación del papa Francisco. La venta millonaria de Angelito Correa a Atlético de Madrid (unos 8 millones de euros por el 60 por ciento de su pase).]El regreso a Boedo, a la tierra santa. Final de la convocatoria de acreedores, una jaqueca que dura desde 2002. Revolución de socios, nueva vestimenta con Nike. El errático andar doméstico no tapa el bosque: cómo crecieron los árboles en el desierto, ése es el asunto.

Lammens analiza el milagro azulgrana. Y otros dirigentes, opositores y no tanto, cantan las estrofas de la misma melodía. "El salvataje económico financiero fue lo más importante. Una buena estrategia en la compra de refuerzos, una cadena de buenas decisiones lógicas y oportunas en lo futbolístico. Y la credibilidad. Es esencial. Cuando le decimos a la gente hay que hacer 35.000 socios nuevos, vinieron y se asociaron. Hay que vender plateas y vendimos 10.000 en un solo año. Hay que comprar metros cuadrados para volver a Boedo y la gente se siente identificada. Eso es: nos creen. Nosotros somos hinchas como ellos, como todos. Nunca dejé de ser hincha, sé cuando tengo que tener la cabeza fría para tomar decisiones. Y todos caminamos juntos, no hay divisiones. En algunos puntos no estamos de acuerdo, es sano que haya divergencia, pero en lo esencial, recuperamos la unidad. Es el mejor momento de nuestra historia", reflexiona Matías.

Recuerda cada paso. Dos años y puñado de semanas atrás, el vacío existencial. "Lo primero que hicimos fue cortar el déficit mensual. Si no lo cortábamos, por más que trajéramos a los mejores jugadores, terminábamos en la quiebra. Perdíamos 2 millones de pesos por mes y el pasivo era de 234 millones. San Lorenzo iba a terminar en una quiebra y después, en un eventual gerenciamiento. Sí, tuvimos que poner plata de nuestros bolsillos al principio, recuerdo una deuda con Agremiados que la pagamos con cheques avalados por Tinelli y por mí. Había 1000 cheques rechazados, todas las cuentas embargadas. Unos 200 juicios...?Había que cortar el déficit y lo hicimos. No nos endeudamos, no pedimos plata de afuera", suscribe el presidente.

Los números lo respaldan. De ayer a hoy. El pasivo asciende a unos 164.800.000 de pesos, cuando era de 231.700.000. Unos 40.000.000 aportan los sponsors; antes ingresaban 13 millones. Unos 60.000 socios tiene hoy el club, luego de una furiosa campaña societaria, creada cuando había 28.000. La vuelta a Boedo se aproxima, con los millones que aporta el hincha común. El hoy famoso "metro cuadrado".

-La fantasía del afuera es que Tinelli puso el dinero y el asunto se fue resolviendo. ¿Cuánto hay de realidad?

-Fue importante Marcelo, pero no por el embolso económico en sí, sino por lo que genera su figura. Nos da el aval, porque les da tranquilidad a todos, a los acreedores, a los jugadores, a la gente. El principal aporte fue su propia figura. Se comprometió por primera vez, desde adentro, como vicepresidente. Por suerte, de a poco, esa fantasía fue desapareciendo: "Está Tinelli, que pone plata". La solución de ningún club es tener un mecenas.

-¿Y la figura del Papa en cuánto influyó?

-Generó una aureola de buena energía. De marketing, hay que aclararlo, no fue el efecto que la gente cree. No hay más socios por eso, pero sí hubo repercusión y a nivel mediático lo sobreexpuso a San Lorenzo para bien. Fue un motivo más de buenas noticias. Fue más por el lado espiritual.

César Francis es vocal opositor de la comisión directiva por la agrupación Volver a San Lorenzo. Ex candidato a presidente, abogado y periodista analiza el nuevo escenario. "Lo mejor que lograron en este tiempo es darle prolijidad a la economía. Se ordenó el club, después del caos, que era la principal preocupación. En lo institucional también hubo una mejora mayúscula. Hay mayor transparencia y se crearon accesos para que los socios tengan información del día a día, aunque todavía falta mucho. Fue un acierto la llegada y la renovación de Bauza y las incorporaciones fueron cuidadas, salvo alguna excepción, casi todas rindieron, además, pertenecen al club o se compraron porcentajes. Se realizaron sin hacer locuras económicas, se nota un salto cualitativo en el rol dirigencial", acepta, con satisfacción, a pesar de que camina por la vereda de enfrente.

Alberto Barilari es asambleísta, parte del sector San Lorenzo para Todos y respalda la gestión. Es periodista y especialista en comunicaciones; trabaja en el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Derrocha optimismo. "Lo más importante es haber logrado un equilibrio económico e institucional. San Lorenzo era un club sin funcionamiento, era inviable. Los empleados no cobraban, los jugadores se iban. Fue volver a nacer cuando nos salvamos del descenso; el club volvió a funcionar", señala. Y advierte rápidamente: "Se frenó el caos y en ese punto, Tinelli fue importante. La deuda se redujo, no hay una nueva, desaparecieron los cheques voladores. Ahora, el pasto de la cancha se corta, hay agua caliente, todo anda normal. No hubo magia, hubo trabajo serio. La revolución de los socios, ayudada por la presencia de Francisco, fue clave. Y respaldada, también, en los éxitos deportivos, porque sin el fútbol, todos sabemos que el progreso hubiera sido diferente. Y el dinero de Fútbol para Todos, al menos en la primera etapa, recuerdo que nos sirvió bastante".

Más verdades, de todos los colores. "En el plano futbolístico, por fortuna, fueron todos aciertos. La elección de los técnicos, primero con Pizzi, luego ante la sorpresa de su salida, con Bauza. Tuvieron que hacerse cargo de Caruso Lombardi, que tenía un premio millonario por haber salvado al equipo del descenso y, además, ¡una cláusula de rescisión de 500.000 pesos! Acertaron con los refuerzos. El básquetbol está en el TNA; crecieron los deportes amateurs: se acabaron las rifas, antes parecíamos un club de barrio", reflexiona Barilari.

El otro milagro santo: hacer una revolución con vueltas olímpicas, orden y progreso. Cómo transformar el mundo desde el escritorio.

NÚMEROS DEL MILAGRO

Santo en la economía (todos en pesos)

164.800.000

es el pasivo (era de 231.700.000 hace dos años)

160.000.000

son los ingresos anuales ordinarios

50.000.000

entran por cuotas sociales (antes, sumaban 29 millones)

40.000.000

ingresan por sponsors (antes, apenas 13 millones)

60.000

socios tiene hoy el club (el 40% de los ingresos)

14 por ciento

creció la recaudación en los partidos como local

2016

comenzaría a construirse el nuevo estadio en Boedo

25 millones

se giraron de los 94 que hay que pagarle a Carrefour por resarcimiento

75.000.000 de dólares

costará el moderno "Papa Francisco".







0No comments yet
      GIF
      New