Check the new version here

Popular channels

La sonrisa regresa a Anfield Road



El Liverpool aprovechó este sábado las contadas ocasiones de peligro que generó ante el West Bromwich para marcar dos goles y firmar en casa, con cierto sufrimiento, su primera victoria en cinco partidos (2-1).

El mediapunta inglés Adam Lallana abrió el marcador instantes antes del descanso, cuando parecía más cercano el tanto visitante, y su compatriota Jordan Henderson selló la ventaja de los 'reds' al cuarto de hora del segundo tiempo, poco después de que el burundés Saido Berahino igualara el duelo al convertir un dudoso penalti.

No ganaban en al Premier desde agosto

El Liverpool, que no ganaba en la Premier desde agosto, dominó el juego durante el primer tiempo ante un West Brom precavido, con las líneas replegadas en las cercanías de su área.
Los de Brendan Rodgers, sin embargo, sin el inglés Daniel Sturridge, todavía lesionado, ni el italiano Mario Balotelli, en el banquillo de inicio, no inquietaban al guardameta Ben Foster. 'Balo' solo entró en el minuto 64, por Lambert y ya con 2-1 en el marcador.

Falta de profundidad de los anfitriones

Ante la falta de profundidad del equipo local, rival del Real Madrid en la Liga de Campeones, el West Bromwich se atrevió a lanzarse al ataque en el último tramo del primer tiempo.
Berahino disparó primero un tiro lejano que atajó el portero Simon Mignolet y poco después cabeceó un balón desde dentro del área, tras burlar a dos defensas del Liverpool, que salió desviado por encima de la portería de los locales.

Los 'reds' buscaron el golpe de autoridad

También lo intentó el beninés Stéphane Sessegnon con otro disparo que detuvo el portero el Liverpool antes de que los 'reds' dieran un golpe de autoridad al partido instantes antes del descanso, cuando peor lo estaban pasando sobre el césped.
En una de las contadas llegadas al área rival de los de Rodgers, Lallana engañó a la defensa del West Bromwich con una pared en la que le asistió su compañero Jordan Henderson.
La rápida triangulación entre ambos desorientó a los defensores visitantes y dejó a Lallana solo ante el portero, listo para cruzar un disparo raso con la zurda que se convirtió en el 1-0.

El West Brom, inflexible

Por detrás en el marcador, el West Bromwich se mostraba como un equipo inflexible con su táctica y continuaba con las líneas apretadas contra su propia área.
A pesar de que los visitantes no creaban sensación de peligro en Anfield, una jugada puntual les permitió empatar el partido. El defensa bosnio Dejan Lovren derribó a Berahino aparentemente en el exterior del área, pero el delantero cayó dentro de la zona de castigo y el árbitro señaló la pena máxima.
El delantero de Burundi se encargó él mismo de enviar un duro disparo hacia la izquierda, a media altura, que engañó al portero belga Simon Mignolet y significó el 1-1.

Los 'reds' se revolucionaron tras el tanto y no tardaron más de cinco minutos en restablecer su ventaja.

El inglés Raheem Sterling cayó en el área visitante y reclamó penalti, pero al ver que el árbitro no apreciaba infracción se levantó y envió el balón hacia atrás, por donde llegaba sin oposición Henderson, que disparó un tiro seco imparable para Foster.

Berahino tuvo a su alcance de nuevo el empate en el minuto 74, cuando remató de cabeza un balón desde dentro del área que acabó atrapando Mignolet, pero desaprovechó esa opción y el West Bromwich se acabó conformando con la derrota







0
0
0
0
0No comments yet