Descargá la app
Danos tu opinión
Anuncie en Taringa!
Sobre nosotros
Ayuda
Reglas de la comunidad
Desarrolladores
Denuncias
Reportar Abuso - DMCA
Términos y condiciones
Reportar un bug
Deportes
  1. Deportes
  2. »
  3. Otros deportes

Las camisetas más extrañas de la historia de la Copa Ameri

¡Clik para Unirte!





Cada selección nacional de fútbol tiene su color tradicional. No obstante, las vueltas de la historia y algunas circunstancias imprevistas determinaron que varios equipos actuaran en la Copa América con vestimentas insólitas. Tanto, que Brasil llegó a vestir la casaca de Boca en alguna oportunidad



Cada uno de los equipos que participa de la Copa América Argentina 2011 se caracteriza por el o los colores de su camiseta: "albiceleste", "verdeamarela", "celeste", "albirroja", "vinotinto", "roja"... Sin embargo, estos tonos hoy "tradicionales" no siempre tiñeron las vestimentas nacionales a la hora del certamen continental más antiguo del mundo.

Brasil, como ya se consignó en una nota anterior de Infobae.com, disputó la primera edición de la Copa, jugada en Buenos Aires en 1916, con una casaca a bastones verticales verdes y amarillos.

A partir de 1919, la escuadra brasileña comenzó a vestir de blanco. El 3 de enero de 1937, en una nueva Copa organizada por Argentina, Brasil salió al césped de la cancha de Boca con su uniforme albo, y para su sorpresa enfrente apareció Chile también de blanco, que en ese entonces era su tono distintivo -la "roja" se oficializaría unos años más tarde-.

Para que los equipos se diferenciaran, un dirigente del club anfitrión aportó un juego de remeras y, por ese único día, Brasil fue "xeneize". Mal no le vino: se impuso por 6 a 4.

Tras el "Maracanazo" uruguayo en el Mundial de 1950, la federación se hartó del blanco, al que consideró "mufa" por la derrota en casa, y convocó a un concurso de diseñadores para renovar el vestuario del equipo. La competencia fue ganada por un joven llamado Aldyr García Schlee, quien creó el hoy famoso atuendo "verdeamarelo".

En 1935, Perú organizó una Copa América para festejar los 400 años de la fundación de Lima. El torneo sudamericano llevaba seis años suspendido porque Argentina y Uruguay habían cortado relaciones luego de la final del primer Mundial jugada en 1930 en Montevideo (los albicelestes, que perdieron 4 a 2 ese duelo, denunciaron haber recibido amenazas en la concentración y el vestuario para ir a menos).

Las dos selecciones rioplatenses finalmente aceptaron viajar a Perú, pero acordaron no vestir sus colores típicos: Uruguay (que fue campeón) usó una camiseta roja (hoy su alternativa) y Argentina, una blanca.

La "vinotinto" venezolana se adoptó por casualidad en 1938, cuando una delegación de deportistas de ese país asistió a los Juegos Bolivarianos en Bogotá. Los venezolanos habían llevado a Colombia un uniforme amarillo, "extraído" de su bandera, que coincidía con el de la nación anfitriona. Para evitar confusiones, el Comité Olímpico Internacional les asignó a los representantes foráneos el granate intenso. La tonalidad gustó y fue adoptada para siempre.

Sin embargo, para su debut en la Copa América, en la edición de Uruguay 1967, Venezuela no pudo utilizar la "vinotinto" porque se confundía con el rojo de Chile, su rival ese 18 de enero en el "Centenario", el árbitro paraguayo Isidro Ramírez efectuó un sorteo para que uno de los equipos cambiara su indumentaria.

Le tocó a Venezuela, pero no tenía otro juego de camisetas. La solución llegó gracias a un utilero del estadio, que en un depósito guardaba remeras de Peñarol. Así, el equipo caribeño disputó su primer partido en la Copa vestido de amarillo y negro. Perdió 2 a 0.



0
0
0
0No hay comentarios