Check the new version here

Popular channels

Las celebraciones más polémicas del Fútbol



Craig Bellamy (Liverpool)

El jugador galés del Liverpool imitó, en su gol en el Camp Nou contra el Barcelona, el swing que se realiza en el golf. Unos días antes del compromiso ante el cuadro culé, Craig Bellamy desapareció con su ex compañero del Liverpool Arne Risse. Más adelante se descubrió que ambos futbolistas se encontraban jugando en un club de golf.





Tim Cahill (Everton)

Tim Cahill, el jugador australiano del Everton, hizo una celebración que causó mucha tristeza, pues el futbolista hizo un gesto de esclavitud, en acto de apoyo a su hermano que se encontraba preso.





Paolo Di Canio (Lazio)

Muy comentada fue esta celebración del jugador italiano de la Lazio en la que realizó un saludo nazi en un derbi ante la Roma. Un gesto que avergonzó al Calcio italiano y que fue sancionado por la Federación Italiana.





Robbie Fowler (Liverpool)

Quizás una de las celebraciones más controvertidas. En 1999, Fowler se convirtió en la estrella de su equipo ante el Everton en lo deportivo y en lo extradeportivo. Durante todo el encuentro los aficionados rivales le llamaron incesantemente “drogadicto” por lo que la estrella del Liverpool, después de anotar, hizo el gesto de esnifar la línea de área rival. Su comportamiento provocó las iras de los seguidores del eterno rival hasta el punto de que la policía tuvo que intervenir en uno de los fondos para calmar los ánimos. Su actitud le costó una sanción de cuatro partidos.






Marco Fabián (Chivas Guadalajara)

La prensa mexicana calificó como celebración de Sicario el gesto del futbolista del Chivas de Guadalajara, Marco Fabián, tras anotar su tanto ante el Tecos. El volante, que anotó un hat trick durante el partido disputado en 2011, se marchó hasta uno de los laterales del estadio del Chivas y simuló darle un disparo en la cabeza a su compañero de equipo Alberto Medina.

La celebración provocó cientos de reacciones en el país mexicano asolado por la violencia y por el narcotráfico desde 2006. Los dos jugadores, que fueron sancionados por el propio Chivas con una multa de 50.000 pesos.





Cristiano Ronaldo (Real Madrid)

De excesiva y bochornosa se podría calificar la celebración de Cristiano Ronaldo tras anotar, de penalti, el cuarto gol de su equipo en la pasada final de la Champions League. El jugador portugués, se quitó la camiseta y mostró todo su poderío físico en el minuto 120 de la final ante un Atlético de Madrid absolutamente desfondado, diezmado y ampliamente derrotado. No hacía falta.





Nicolas Anelka (West Bromwich Albion)

Nicolas Anelka, en su etapa como jugador del West Bromvich Albion, añadió un nuevo capitulo negro a su polémica carrera al realizar un gesto conocido como la ‘quenelle’, inventado por el humorista Dieudonné y considerado antisemita. El gesto consiste en extender un brazo hacia el suelo y cruzar la mano contraria sobre el hombro, en lo que algunas asociaciones han denunciado como una alusión al saludo nazi.

Las críticas en el país galo no se hicieron esperar e incluso la ministra de Deporte calificó el hecho como una “provocación asquerosa”.





Raúl González (Real Madrid)

Raúl mandó callar al Camp Nou durante el Clásico entre culés y blancos. Tras anotar el gol del empate a dos, el delantero madrileño se llevó el dedo índice a la boca y para silenciar a la grada. El gesto, que evidentemente destila irrespetuosidad hacia el público rival, fue adoptado por el madridismo como uno de los momentos más gloriosos de su historia.





Cristiano Lucarelli (Livorno)

El ex delantero italiano ha protagonizado a lo largo de los años gran variedad que celebraciones que no han pasado desapercibidas para nadie. El jugador ‘comunista’, como le llamaban en el Calcio, festejó sus goles en más de una ocasión mostrando camisetas del ‘Che Guevara’ o levantando el puño al aire.

Siendo futbolista del Livorno, Lucarelli, celebró el 0-3 de su equipo ante el Piacenza imitando tener relaciones sexuales con una camiseta. Los principales medios italianos le criticaron enormemente y el atacante tuvo que pedir disculpas a sus aficionados.





Scholes & Neville (Manchester United)

Un gol in extremis del pelirrojo centrocampista de los diablos rojos llevó a una emotiva celebración entre el y su compañero Gary Neville, con un beso en la boca incluido, al estilo Maradona y Caniggia.





Leandro / Cuathemoc Blanco

Ambos jugadores protagonizaron una de las celebraciones más ridículas que se recuerdan. El jugador del Valencia Leandro, simuló a un perro orinando en uno de los fondos del Vicente Calderón, algo que no gustó nada a los aficionados del Atlético de Madrid. El futbolista mexicano le anotó un gol desde el punto de penalti al Celaya y sin pensarlo dos veces corrió a la meta de Felix Fernández para repetir idéntica imitación.





Giovanni (Barcelona)

Corría el año 1997 cuando el Real Madrid y el Barcelona se enfrentaban en el estadio Santiago Bernabéu. Por aquel entonces, el conjunto azulgrana se impuso en el Clásico por 2-3 y el brasileño Giovanni tuvo la desafortunada idea de celebrar el tanto de la victoria haciéndole tres cortes de manga a los aficionados blancos. Vicente Calvillo, directivo en aquella época del conjunto blanco, señaló que los cortes de manga del blaugrana “no iban dirigidos hacia nuestros aficionados sino hacia su madre que estaba en la grada”. La Federación sancionó al futbolista con dos partidos.





Ronaldo, Roberto Carlos y Robinho (Real Madrid)

Los tres jugadores brasileños del Real madrid hicieron lo que se denominó como ‘la cucaracha’tras marcar un gol contra el Alavés en Mendizorroza. El equipo vasco se sintió humillado y los futbolistas blancos terminaron disculpándose por este gesto.





Ruud van Nistelrooy (Holanda)

El holandés Ruud van Nistelrooy protagonizó una de las celebraciones más curiosas después de marcar un gol que se recuerdan. Durante el partido que enfrentaba su selección contra la de Andorra, el delantero tiró fuera un penalti y un defensa rival se mofó de su fallo. Posteriormente al marcar un gol tras un saque de falta, Ruud no dudó en celebrar el gol delante de las narices del andorrano. El árbitro lo consideró una provocación y le sacó tarjeta amarilla.






0
0
0
0
0No comments yet