Check the new version here

Popular channels

Las estrellas del fútbol jugaron en Roma por la Paz




Por un lado Maradona, Buffon y Baggio; por el otro Zanetti, Del Piero y Trezeguet... El "partido interreligioso por la paz" convocado por el Papa Francisco se disputó este lunes en el Estadio Olímpico de Roma en un ambiente de alegría.

Unas horas después que el Papa Francisco dio su bendición al partido y exaltó ante las estrellas del fútbol su deporte por ser capaz de trascender las religiones y las diferencias, los jugadores saltaron a la cancha ante una buena cantidad de público.

Francisco pronunció estas palabras en un encuentro en el Vaticano con un grupo de antiguas estrellas y algunos futbolistas en activo entre los que destacaba su compatriota Diego Maradona.

A pesar de ser el promotor del mismo, según fuentes vaticanas el Papa no estuvo en el estadio Olímpico y tampoco tenía previsto verlo por televisión.

Sin embargo, en la previa, ofreció un mensaje de vídeo en castellano, que se emitió por las pantallas gigantes del estadio.

"Nadie debe hacer su propio partido, pido disculpas por hablar en español, pero es el lenguaje de mi corazón", dijo Francisco, de 77 años, fanático de San Lorenzo.

En los prolegómenos la cantante argentina Martina "Tini" Stoessel, conocida como Violetta por su papel en una serie de televisión en la Argentina, interpretó Imagine de John Lennon, rodeada de unas cincuenta niñas en el centro del campo.

Luego los representantes de todas las religiones plantaron un olivo, símbolo de la paz, como había pedido el papa, seguido del caluroso abrazo entre los jugadores de los dos equipos, antes de que el árbitro iniciara el partido.

Arsene Wenger, entrenador del Arsenal, y el argentino Gerardo Tata Martino, nuevo seleccionador de la Albiceleste, fueron los encargados de dirigir los equipos en el Olímpico.

Maradona copa el protagonismo
Más fotografiado que el Papa, Maradona llegó con gafas de sol y en compañía de una treintena de personas a la cita en el Vaticano, encuentro donde ofreció a Francisco una camiseta con los colores de Argentina, su nombre, le abrazó y le habló al oído.

Horas más tarde, en la cancha, Diego tuvo destellos de esa habilidad que lo convirtió en uno de los jugadores de la historia, como la asistencia de revés para el tanto de Roberto Baggio.

También, para no perder la costumbre, estuvo polémico con sus declaraciones al asegurar que el delantero del Inter de Italia Mauro Icardi "no merecía" estar en la cancha, después de su problema amoroso con Wanda Nara y Maxi López.

El partido fue organizado por otro argentino, el exjugador del Inter de Milán Javier Zanetti, un ferviente católico, que ya tuvo un encuentro con el papa en 2013. "Es una nueva apuesta del papa por la paz", dijo.

Este encuentro forma parte de la estrategia de "diálogo" del papa Francisco, en el momento en que varias guerras tienen motivaciones interreligiosas (Irak, Siria) y dividen incluso a las comunidades cristianas (Ucrania).

Los futbolistas que participaron del partido, que terminó 6-3 para el equipo de la Fundación PUPI, de Zanetti, fueron en su mayoría católicos pero también de otras religiones y suscribieron "un manifiesto" por el que se adhieren a los valores de paz, tolerancia religiosa y diálogo.

La nota discordante la puso el egipcio Abou Treika, que rechazó la invitación debido a que no quería jugar con "sionistas".

Los fondos que se recaudaron irán a un proyecto educativo querido por el papa Francisco en Buenos Aires, "Una alternativa de vida", que apoya a niños desfavorecidos.






0
0
0
0
0No comments yet