Check the new version here

Popular channels

Las mujeres se la juegan olímpicamente a pesar del machismo

Cualquier evento de trascendencia global es un caldo de cultivo para que salgan a relucir situaciones que en otros momentos no se llevan tanta prensa.



El afán por llenar páginas de diarios, revistas y webs, y no dejar baches en los valiosos minutos de aire en TV y radio que durante estos días se llevan los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.


Más allá de las cuestiones religiosas, como en esta foto que se volvió viral después del partido de Volley femenino playero entre el equipo de Egipto y el de Alemania. Muchos medios titularon con "choque de culturas" y sin embargo, la foto, cuando fue difundida por una agencia nacional de noticias de Irán fue reproducida con la imagen de la alemana toda pixelada.


La prestigiosa Universidad de Cambridge hizo un estudio sobre el tratamiento machista y denigrante que las mujeres atletas reciben en los medios masivos de comunicación.

Según este trabajo, las mujeres que participan en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro suponen el 45% del total de los atletas que compiten en Brasil este año, y pese a que se encuentran en el más alto y respetado nivel de competición no reciben el mismo trato que sus homólogos masculinos.



La gente de Cambridge University Press analizó más de 160 millones de palabras de diarios, blogs y posts en redes sociales y el resultado muestra diferencias sorprendentes:

Los hombres reciben tres veces más espacio o tiempo en la información dedicada al ámbito deportivo y cuando se habla sobre las mujeres se acostumbra a mencionar también su situación civil (si son solteras o tienen pareja estable) y/o su apariencia o su edad.

Entre las palabras que más se usaron para referirse a las mujeres se encuentran: “edad”, “mayor”, “embarazada”, “casada”, “soltera”. En cambio, las palabras más utilizadas para definir a los hombres fueron: “rápido”, “fuerte”, “grande”, “real”, “fantástico”.

Cuando se habla de sus respectivas pruebas en las olimpiadas, los hombres merecen predicados como “genio”, “ganar”, “dominar” y “batalla”, mientras las mujeres reciben “competir”, “luchar” o “participar”.




Lamentablemente no son casos aislados: las mujeres deportistas son continuamente objeto de un periodismo sexista.

Como en este ejemplo vernáculo: una nota del diario Clarín, donde nos iluminaban sobre las "Diez caras bonitas que se verán en Río" donde parecería que para quien escribe no hay atletas, ni luchadoras olímpicas, sino "caras bonitas" para ver. Porque se entiende que una mujer no puede ser otra cosa más que un objeto, y un objeto no puede hacer otra cosa más que dejarse ver.

No le alcanzó a Paula "Peque" Pareto con ser medallista olímpica y ni haber ganado el Olimpia de Oro hace un año para ocupar un lugar en la prensa. Porque claro, su metro cincuenta y sus brazos fornidos no entran en los cánones de belleza que manejan los editores de los medios.


Hoy todos celebran con ella y sí aparece en los diarios, porque siempre es lindo subirse al caballo de la victoria.

Pero Pareto, nuestra primera campeona olímpica nos recuerda a:

Jeanette Campbell, la nadadora francesa nacionalizada argentina, se entrenaba en el barco en una especie de pelopincho y fue subcampeona olímpica en Berlín, en 1936.

Noemí Simonetto, la tanita de Avellaneda, medalla de plata en salto en largo, en Londres 1948. Fue la primera medalla olímpica ganada por una atleta sudamericana.

Mary Terán de Weiss, la llamaban "La tenista del pueblo", luego de 1955 fue perseguida por sus ideas políticas, debió exiliarse en España y abandonó la actividad deportiva. Durante décadas permaneció ignorada por el Estado, los medios de comunicación y las organizaciones deportivas hasta que se suicidó en 1984, a los 66 años.

Adriana Acosta, extraordinaria jugadora de hóckey sobre césped, integrante de selecciones nacionales, fue detenida en 1978, continúa desaparecida hasta hoy. En su memoria, la cancha de hockey sobre césped del Centro de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD), lleva su nombre.

Gabriela Sabatini, medalla de plata en las Olimpiadas de Seúl en 1988.

Luciana Aymar, emblema de las Leonas, ocho veces galardonada como mejor jugadora del mundo y ganadora de cuatro medallas olímpicas consecutivas.

Serena Amato, la regatista medalla de bronce en Sydney 2000.

Patricia Tarabini y Paola Suárez. Medalla de bronce en el doble de tenis de Atenas 2004.

A la patinadora multicampeona Nora Vega, cinco veces campeona mundial, seis veces campeona panamericana y diez veces campeona sudamericana. En 1996 y 2008 fue una de las portadoras de la antorcha olímpica para los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y en Beijing 2008.



A todas ellas y a muchas más mujeres del deporte argentino, ¡SALUD!
0
8
0
0
8Comments
      GIF
      New