Canales populares

Latinoamerica festeja derrota Argentina

Latinoamerica festeja derrota Argentina


Brasil le ganó bien a la Selección. Argentina tuvo quince minutos aceptables y después falló en todas sus líneas. Bloopers defensivos para los dos goles de Tardelli, sin contención en el medio y hasta Messi se erró un penal. Neymar la rompió en China y a Martino le quedó claro que deberá trabajar mucho en el equipo.




Quince minutos de fama. No alcanza, no es suficiente, ni es aceptable para un equipo con tanto nombre propio. Argentina arrancó atropellando, presionando y acelerando. Con Di María punzante, con Messi y el Kun enchufado pero... Los peros los puso Brasil con un Neymar imparable, con un Tardelli aprovechándose de las mediocridades ajenas y ganándole bien el partido a la Selección por 2-0.

El famoso "desequilibrio" que generó horas de discusiones alrededor de esta Selección parecía ganarse el suelo de Beijing. Aunque esa prepotencia ofensiva duró poco y los errores defensivos fueron más graves. Porque cuando Neymar encontró su lugar en la cancha, se jugó otro partido. Cuando Argentina se hizo un equipo larguísimo, Brasil arrancó a jugar el suyo.

Con un 9 que se asocia al juego como Tardelli, la defensa argentina sufrió la falta de referencia para marcar. Y si encima el medio no contiene y muestra un elevado nivel de error, era inevitable sufrirlo. Martino sabe que en la última línea tendrá que meter mano o trabajar mucho aunque no es responsabilidad del Tata que Zabaleta y Fernández se choquen entre sí regalando el primer gol.

El orgullo salió de cualquier lado y Argentina amagó su reacción. El pésimo árbitro chino le regaló un penal (compensando por otro que sí fue y no dio) pero Messi le pegó como un mortal más y no como el mejor del mundo. El arranque del segundo tiempo pareció darle aire al equipo. Duró menos que los quince del primero...

Neymar jugó, hizo jugar, se bancó las patadas y no metió su gol porque se lo imaginó siempre con fantasías asociadas. Un pelota dentro del área chica que Romero apenas mira, alcanzó para que Tardelli pusiera el segundo. Los cambios del Tata (Pastore y Higuaín en cancha por Lamela y Agüero, de bajo nivel) ya no sería suficientes. Messi intentó más la individual sin éxito, Di María mostró chispazos pero la pelota era de Brasil. O mejor dicho, era de Neymar.

Bajo nivel en todas las líneas, rendimientos individuales muy por debajo de lo esperado incluyendo a Messi, y variantes tácticas que no aparecieron cuando Brasil rompió el partido. Hay Neymar de fondo para que Martino trabaje.
0No hay comentarios