Le duele a todos: San Lorenzo y el Mundial de clubes