Canales populares

Leyenda: 100 partidos con la seleccion y 0 titulos

Primero con la juvenil, y después con la mayor, Lio Messi recorrió un extenso camino que llega hoy a 100 encuentros y el ingreso a un selecto club. Ahora el sueño es llegar a un título con Argentina.





Los records, dicen, están para ser batidos. Y Lionel Messi es la demostración palpable de que la frase no refleja simplemente una intención o una idea, sino algo tangible, real, concreto. El rosarino se ha encargado de hacer trizas muchas marcas añejas que había en su club (Barcelona), en el fútbol español y en Europa, y va camino de hacer lo mismo con la camiseta argentina.

Por lo pronto hoy, ante Jamaica, no romperá ningún récord, pero disputará su partido número 100 en la selección mayor y se meterá en un reducido grupo de futbolistas que sólo incluye a Javier Zanetti, Roberto Ayala, Javier Mascherano y Diego Simeone, quienes ya cruzaron la barrera centenaria y, en ese orden, son los que más encuentros jugaron.

La historia de Messi con la albiceleste comenzó en los juveniles. Allí se dio el gusto de ser campeón del mundo en Holanda 2005 y posteriormente también lució con orgullo la medalla dorada conseguida en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Con la mayor, la ilusión y la ansiedad de ganar algo siguen latentes, más allá de que su enorme calidad no se discute y que su condición de mejor jugador del mundo es un sello de los últimos tiempos.

El debut, ocurrido el 17 de agosto de 2005, fue insólito. En el amistoso que la Argentina conducida por José Pekerman le ganó 2-1 a Hungría en Budapest, Leo entró a los 18 minutos del segundo tiempo, en reemplazo de Lisandro López, y su primera maniobra terminó mal.

Antes de que se cumpliera un minuto de su ingreso, encaró y superó la oposición de Vanczak, quien desde atrás intentó frenarlo de manera poco ortodoxa.

La Pulga soltó un par de manotazos para sacarse de encima a su marcador y uno de ellos impactó en la humanidad del húngaro. La aparatosa caída del jugador local, tomándose el rostro, influyó para que el árbitro alemán Markus Merk decidiera expulsar al juvenil Messi, en medio de la desazón del rosarino y de las protestas de sus compañeros.

Entre ese momento desafortunado y la actualidad pasaron casi diez años y muchos desafíos para el genial número 10, autor de 46 goles en las 99 presencias que registra la estadística: amistosos, eliminatorias, Mundiales, Copas América... capítulos en los que se afianzó y se puso el brazalete de capitán, que sigue siendo suyo.

Él, más que nadie, quiere vueltas olímpicas en la mayor para cerrar el círculo. Por ahora esa frutilla del postre le ha sido esquiva, pero cada torneo le renueva la ambición y el hambre de gloria a quien hoy se convertirá en “socio” del Club de los 100.
0
0
0
0No hay comentarios