Check the new version here

Popular channels

Lionel Messi: "Solo Dios puede juzgarme"...







Lionel Messi recupera el nivel deslumbrante de sus mejores épocas en el Barça, pero fuera de la cancha también reaparece la sombra del escándalo judicial que lo persigue desde hace más de un año. Ayer se frustró su último intento de eludir el juicio oral por el fraude del que está acusado junto con su padre a raíz de una supuesta maniobra de evasión impositiva millonaria relacionada con sus ingresos publicitarios.

El juez barcelonés Manuel Alvover rechazó ayer los recursos de apelación que había presentado el futbolista, en los que alegaba desconocer cómo se gestionan los negocios en torno de su figura.

Decidió llevar a Messi al banquillo de los acusados porque considera que hay "indicios suficientes" de que "podría haber consentido la creación y mantenimiento de una estructura societaria ficticia, que tenía como única finalidad eludir el cumplimiento de las obligaciones tributarias" derivadas de la explotación de sus derechos de imagen.

La medida ignora la postura del fiscal del caso, que había pedido la absolución del capitán de la selección argentina debido a que la gestión del dinero que produce el jugador estuvo a cargo de su padre y representante, Jorge Messi .

Y desestimó la propuesta de Messi de tomar declaración al consultor Alfonso Nebot, que trabaja para sus empresas, del abogado Ángel Juárez, y del dirigente del Barça Raúl Sanllehí, que podían explicar la nula injerencia del jugador en decisiones de tipo económico.

En cambio, Alvover hizo lugar al reclamo de la Agencia Tributaria del Estado, que reclamaba mantener la imputación. A los Messi se los acusó de crear una red de empresas fantasma ubicadas en paraísos fiscales mediante las cuales se defraudó en 4,1 millones de euros en impuestos correspondientes a los ejercicios de 2007, 2008 y 2009. El delito que se les achaca contempla penas de entre 1 y 4 años de prisión y multas de hasta seis veces el monto de la evasión.

Ante el revuelo social que causó la apertura de la investigación, el crack del Barça resolvió el año pasado regularizar su situación de manera drástica. A lo largo de 2013 pagó 53 millones de euros al fisco español, entre tributos y multas, más que ningún otro contribuyente.

Cuando le tocó explicar ante la justicia qué había pasado, se excusó: "De la plata se encarga mi papá y yo confío en él". Jorge Messi, en sintonía, se hizo responsable de cualquier irregularidad ligada a los negocios familiares.

Pero fue insuficiente. El juez relativizó la declaración de un perito que afirmó en la causa que Messi, en lo que se refiere a sus actividades comerciales, "firma lo que le ponen, no tiene tiempo ni ganas de encargarse de esos temas, se dedica al fútbol y ya está".

Para el juez, "en el caso hipotético de dar por cierto lo que no deja de ser una suposición, ello no impediría que Lionel Messi pudiera haber conocido y consentido la defraudación tributaria", aunque sólo fuera alguna de las operaciones sospechosas. La tesis de la acusación es que los Messi cedieron los derechos de imagen a sociedades radicadas en Belice y en Uruguay cuyos verdaderos dueños son ellos. Y que después esas empresas firmaron contratos con compañías de Suiza y Gran Bretaña que se encargaban de facturarles a las multinacionales que pagan por tener a Messi como cara publicitaria.

Así, cuando un patrocinante contrataba al jugador les pagaba a las empresas de Suiza y Gran Bretaña, países que permiten girar sin control fondos a paraísos fiscales y que tienen acuerdos con Madrid para evitar la doble imposición. El dinero llegaba a puertos seguros sin dejar rastros en España.

Ayer, en un comunicado oficial, la familia Messi aseguró: "Tras recibir el documento del Juzgado de Gavá y siguiendo el consejo profesional de los abogados, se ha decidido interponer recurso de apelación al mismo". Esto se hizo público horas después de que el juez rechazara el último recurso presentado por el delantero.

El fallo encuentra a Messi en el mejor momento deportivo en más de un año. Desde que empezó la temporada 2014/2015 suma 6 goles y 8 asistencias y acecha dos de los más míticos récords a su alcance: los de máximo goleador histórico de la Liga española (está a 3 de los 251 de Telmo Zarra) y de la Champions League (también está a 3 de los 71 de Raúl, aunque con Cristiano Ronaldo metido en la pelea).

Hoy, en Madrid y ante el Rayo Vallecano , tendrá la primera ocasión de demostrar si es capaz de abstraerse del martirio judicial y seguir escribiendo capítulos de la historia del fútbol..






0
0
0
0No comments yet