About Taringa!

Popular channels

Los 10 responsables del escándalo en La Bombonera




Como dice el colega Lionel Pastiloff, los hinchas y socios de Boca tuvimos que bancarnos colas el lunes en un Pago Fácil (¿para qué tenemos 51 ventanillas?) para que la inmensa mayoría no consiga entradas. Es que ya estaban reservadas para la reventa y para los lúmpenes que terminaron arruinando el partido. Por eso la suspensión de este jueves fue la crónica de una tragedia anunciada, que tiene responsables.

1. Los dirigentes empresarios de Boca, hijos del macrismo, expertos en el arte de administrar el fútbol negocio y convertir sus cargos en catapultas al mundo de la política. El clásico para los hinchas es una pasión única; en cambio para los empresarios y dirigentes es un negocio único que hay que continuar a como dé lugar. Son también responsables los directivos de River, que se robaron hasta las medias sucias durante dos décadas y bancaron una guerra de barras que dejó una decena de muertos, y que ayer fueron actores de reparto.

2. Sergio Berni y sus fuerzas de seguridad. Desde el lunes la Boca fue militarizada, por el temor a los reclamos de los hinchas que se quedaron sin entradas. Prefectura, Policía Federal, Gendarmería Nacional y seguridad privada, para apretar a los hinchas, custodiar el negocio...y hacer el suyo. Son los que se reparten con la barra las ganancias de la reventa y los puestos de comida aledaños. Los que detienen al hincha que se acercó sin entradas, y abren el molinete a los lúmpenes dispuestos a todo. O, como asegura una noticia de último momento, son los policías que tiraron el gas "por error".

3. Las internas de Boca, a pocas semanas de la elección a Presidente. El empresario camionero Beraldi (Oficialismo-PRO) y el burócrata sindical Santamaría (Oposición-FPV) se disputan el cargo con millonarias campañas, de carteles costos, promotoras sonrientes y fuerzas de choque.

4.
La Conmebol, la AFA y los organizadores del fútbol negocio, que usufructuan la pasión de millones de hinchas para seguir convirtiendo al deporte más lindo del mundo en una transacción permanente, que terminan transformando el campo de juego en un campo de disputas de sus intereses políticos y comerciales. "Todo pasa" decía Grondona.

5. Las barras. Porque sin el permiso de la 12 no pasa nada en las tribunas de Casa Amarilla. Todos lo sabemos. Hay que arreglar para colgar una bandera o vender un pancho. Con el pacto entre Mauro y el Rafa, pacto entre fracciones del peronismo y pacto entre la Bonaerense y la Federal también, el control de la tribuna se profundiza. La barra de River, la más xenófoba de la Argentina ("en el barrio de la Boca viven todos bolivianos, que cagan en la vereda y se limpian con la mano" es su himno), sabe tanto como la 12 de territorios liberados y crímenes dentro del propio estadio.

6. La burocracia sindical de la UTEDyC, que tranza con la policía, los directivos y los barras las zonas liberadas para que las fuerzas de choque aprieten a los hinchas comunes, resuelvan sus internas, o hagan agresiones como la de ayer.

7. Las grandes cadenas de televisión deportiva, amplificadores de todos estos sujetos y del fútbol negocio. Cadena Fox y Fútbol Para Todos , en un fútbol con cada vez menos hinchas y sin visitantes, no solo monopolizan el relato de cada partido, sino también el discurso sobre qué es el fútbol hoy. El fútbol de los grandes sponsors, de los deportistas como héroes individuales que pueden llegar del potrero a la riqueza más obscena, el fútbol de los relatores millonarios que también son operadores. Anoche el análisis quedó en manos de Fernando Niembro, un operador capaz de promocionar un candidato oficialista y reunir al peronismo opositor sin contradicciones.

8. Los esponsors, que imponen calendarios y horarios, que compran jugadores para terminar de convertirlos en mercancías, y pagan jugosos contratos para popularizar los mismos bancos o aseguradoras que te roban todos los meses. Las que copan las comisiones directivas de los clubes, que parecen gerencias de empresa.

9. La mayoría de los jugadores profesionales, que ganan millones de pesos y terminan olvidando su origen y la búsqueda de la belleza en el verde césped, para convertirse en parte de un espectáculo cada vez más decadente. Los de Boca, apañando el escándalo y la agresión de ayer; los de River, por decisión de su dirigencia, especulando con ganar la serie sin terminar de jugarla y que se resuelva con duras sanciones. Algunos habían sido cuestionados por lesionar arteramente a varios jugadores de Boca en los últimos superclásicos.

10. Los hinchas que producto del patriotismo del equipo y la pasión, no deparamos en la decadencia en que los empresarios, barras y policías van sumergiendo el "11 contra 11", y terminamos siendo coro de estos escandaletes.

Pero no nos equivoquemos, detrás del lumpen o el policía que tiraron el gas sobre los jugadores, los grandes responsables son los promotores y beneficiarios del fútbol negocio.


El Boca-River se tiene que terminar en una cancha, 11 contra 11. Al espectáculo más impactante del mundo, según medios europeos especializados, primero le sacaron la hinchada visitante. Ahora le sacan la hinchada local. Que por lo menos el duelo se defina en el verde césped. Sino le estaremos haciendo un enorme homenaje a los Grondona, los Tinelli, los Angelici, los Santamaría, los Di Zeo, los Berni, y todos los que quieren seguir siendo los dueños de la pelota.



0No comments yet